La Cuba del recuerdo| Los Reyes Magos

.Debido a nuestras fuertes raíces de la madre patria, los cubanos celebrábamos el día 6 de Enero como el día que vinieron los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltazar, a entregarnos regalos.

Celebrábamos el hecho de los Reyes del Medio Oriente cuando vinieron con sus camellos a entregarle regalos al niño Jesús nacido. Eso trae una ventaja sobre la celebración de Santa Claus el 25 de Diciembre, y es que las fiestas continuaban hasta pasado el seis de Enero, incluso las vacaciones de Navidad duraban hasta esa fecha incluyendo los colegios.

Yo esperaba ese día con gran alegría, pues como me portaba bien los Reyes Magos siempre me traían muchos juguetes. Había que acostarse temprano y dormir profundamente con mucho cuidado para dejar que los Reyes Magos pudieran venir y dejarnos los juguetes, la costumbre de ellos era dejarlos alrededor de tu cama para cuando te despertaras los vieras, era una sensación maravillosa, despertar y ver tu cama con muchos juguetes alrededor; un día, teniendo yo seis años, me desperté mucho antes, como a las seis de la mañana y los Reyes no habían terminado de poner mis juguetes y yo me asusté, pensé que los Reyes me estaban mirando y entonces dije con voz alta “como me han traído cosas buenas, me voy a dormir para que terminen los Reyes en su entrega de mis juguetes” para que me oyeran y así fue, me dormí otra vez y cuando me desperté mi cuarto estaba inundado de juguetes, me acuerdo que había un carro de bomberos de madera roja de dos pies de largo con una escalera blanca, todavía olía a pintura fresca. También tenía un proyector de películas de 35 mms. con muchos rollos de películas, se le daba con una manivela para que la película pasara, desde pequeño yo tuve un enorme amor y atracción por los equipos de cine.

En los portales de la calle Monte se ponían los vendedores de juguetes en ese tiempo para que los Reyes adquirieran los juguetes para los niños.

También había una tremenda juguetería llamada así: Los Reyes Magos en la calle Galiano entre Concordia y San Rafael. Muchas veces los Reyes iban allí a oír lo que los niños pedían, siempre mis padres, Ramón y Caridad me llevaban por ese tiempo para que yo hablara con ellos y yo lo hacía con bastante respeto y miedo.

El día seis de Enero

las calles de mi Habana

se llenaban de niños estrenando juguetes

que los Reyes les trajeron,

bicicletas, patines, carriolas, guantes pelota y bate, patines por doquier.

La obligada pregunta era

Que te trajeron a ti?

La obligada respuesta era

A mi, un juego de monopolio

Un traje de indio

Y una bicicleta

Era un día divertido,

Incansablemente Jugábamos

con nuestros juguetes

Y con los de otro amiguito.

Mi abuelo materno se llamaba Melchor Sánchez , asturiano, me quería mucho, todo lo que le pedía me lo daba, yo lo quería mucho también, y le tenía una atracción especial por llamarse como uno de los Reyes Magos.

Inmediatamente que Fidel Castro tomó el poder, le prohibió la entrada a los Reyes Magos a Cuba salvo pena de fusilamiento, y cambió la fecha para entrega de los juguetes para el 26 de Julio y de una manera repugnante y mentirosa le decía a los niños que era Fidel quien traía los poquitos juguetes que habían a los niños.

Fuente:

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario