Fue inventado y escrito por el músico matancero Miguel Failde y fue interpretado por primera vez en el liceo matancero en 1878, el se lo dedicó a un lugar geográfico de la ciudad de Matanzas llamado Alturas de Simpson, el cual fue donado a la ciudad por la familia Simpson, siendo una colina donde se jugó base ball después. El danzón tiene una fuerte influencia del minuet y contradanza francesa.

Los instrumentos fundamentales son los violines, la flauta y los cimbals con el gorgogeo del piano por detrás. A principios del siglo veinte fue refinado y se le añadieron otros segmentos que lo hicieron muy popular.

Antonio María Romeu con su piano y orquesta fue uno de sus impulsores. Otro fue Arcaño y sus maravillas con el empezar famoso:

“listo Arcaño, dale Dermos,”donde Arcaño es el pinanista y Dermos el percusionista.

Entre los danzones famosos tenemos:

El cadete constitucional.

Nereidas

Almendra

La Mora

Lágrimas negras

Los sitios llaman

Y muchos más.

El danzón se baila unida la pareja sin que una pierna esté entre las piernas de la otra pareja, y tiene una etiqueta que hay que seguir. Cuando empieza la orquesta es la introducción, para que el caballero le pida a la dama la pieza y caminen al centro del salón, allí tienen un tiempo para saludarse sin empezar a bailar, entonces viene el “tema” donde empiezan a bailar, después de veinte compases cuatro por cuatro viene el “cedazo” donde paran de bailar momentáneamente, hablan, la dama se abanica o aplauden la orquesta, yo lo aprovechaba para enamorar a la dama, en el segmento siguiente viene el “escobilleo”, donde la pareja baila con ritmo de dos por cuatro arrastrando suavemente los pies girando si moverse lateralmente, los cubanos decimos:

“ bailando en un ladrillo”

Apuntando a que no nos movemos en más del área que cubre un ladrillo.

A continuación viene el mambo o montuno donde el ritmo cambia a cuatro por cuatro agilizándose y girando la pareja con movimientos laterales llegando al final de la pieza con la epinefrina a millón.

Como toda música cubana lleva la clave cubana incrustada en el ritmo con síncope entre el tercer y cuarto tiempo.

1-2-3——1-2

En ese síncope es donde hay una pequeña caída bailando, lo que le da el sabor a la melodía.

Hijo del Danzón es el Danzonete, ritmo del danzón pero más apurado e incorporando letra a la música,

Uno de los primeros decía así:

Danzonete

Prueba y vete

Yo quiero bailar contigo

Al compás del danzonete.

En la provincia de Oriente había un conjunto que tenía un órgano enorme manejado con una manigueta y acompañado con güiros, y todo tipo de percusión, famoso por los danzones y danzonetes que interpretaban, se llamaba: la orquesta de los hermanos Ajo con su órgano oriental.

Muy rico que tocaban.

Por los años cincuenta, Enrique Jorrín inventó el cha cha cha, tomando el danzón agilizándolo y le dio la célula musical la cual lo nombró.

El nombre cha cha cha viene de una onomatopeya del paso bailable que se da arrastrando los pies tres veces, descansa un dos y se arrastran los pies tres veces otra vez.

El primero fue :

La engañadora

Seguido de

El túnel

Este ritmo de Jorrín venido del danzón, tomó fuerza en la década de los cincuenta y se hizo famoso en el mundo entero.

Vemos que el danzón es un género musical cubano con identidad propia y que de el han salido otros géneros musicales cubanos que han sido famosos en el mundo entero.

Yo tengo una especial atracción al danzón, me acuerdo una vez estando yo con nueve o diez años, mis padres me llevaron a un baile en el teatro nacional, en el centro gallego, encima de las butacas pusieron un resplandeciente piso de tabloncillo que abarcaba toda la platea, al fondo estaba Antonio María Romeu con su orquesta y piano mágico, y cuando empezó

mis oídos se llenaron de esa inigualable y divertida música y aquel inmenso salón se iluminó con las parejas bailando ese cubanísimo ritmo.

Que viva el danzón!

Fuente:

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario