La cuba del recuerdo | El cañonazo de las nueve

Debido a la excelente posición geográfica de la isla de Cuba y su capital en La Habana en su relación con el golfo de México, era un lugar donde se reunían todos los barcos españoles con las riquezas obtenidas en las indias occidentales para de ahí navegar en grupo hacia España y así protegerse de los ataques de piratas y corsarios.

En muchas ocasiones La Habana era atacada y saqueada por ellos, por lo tanto, por decreto real se procedió a la construcción de una muralla que rodeara la ciudad para hacer más fácil su defensa. Las paredes de la muralla tenían metro y medio de ancho y una altura de diez metros y cinco kilómetros de largo. Una dotación de más de 3,500 hombres y 180 piezas de artillería.

Duró construirla desde la segunda mitad de siglo XVII hasta la primera mitad del siglo XVIII. Al principio tuvo dos puertas, pero después fue necesario abrir más y llegó a tener siete en total. Las puertas se cerraban a las nueve de la noche y se abrían a las cuatro de la mañana. En muchas ocasiones habaneros se quedaban fuera de la muralla al ser cerradas las puertas, así que se procedió a detonar un cañón de los de la defensa solo con pólvora a las nueve en punto para que se apurasen en entrar los que estaban fuera de la muralla. Esa costumbre siguió sin interrupciones hasta el año 1942 por motivo de la Segunda Guerra Mundial, pues había que ahorrar pólvora y también no dar la posición de noche al enemigo; en 1945, al final de la guerra se volvió a continuar la costumbre y los habaneros poníamos en hora nuestros relojes.

El cañonazo siempre se ha oído en toda La Habana.

Hoy se ha anunciado que cuando suene el “cañonazo de las nueve”, se implementará un toque de queda en La Habana y el que encuentren en la calle será multado y encarcelado; y yo pienso:

Que ambigüedad, el cañonazo de las nueve que se hizo para proteger a los Habaneros del peligro de afuera, ahora el peligro está adentro, con la policía castrista que es la que te roba y encarcela, ya no son piratas y corsarios, pero el fin es el mismo.

Esto pasa en la vida surrealista del cubano!

Fuente:

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario