Las autoridades de la zona de Cachemira controlada por la India han enviado a por lo menos 168 refugiados rohinya a albergues como parte de un proceso para deportar a miles de miembros de esa etnia, informan autoridades.

La medida comenzó el sábado a raíz de órdenes del departamento de seguridad de identificar a los rohinya en la ciudad de Jammu, informó el inspector general Mukesh Singh.

Añadió que unos 5.000 rohinya se han trasladado a Jammu en los últimos años.

“Todos están aquí ilegalmente y ya hemos comenzado a identificarlos”, expresó Singh. “Este proceso es para deportarlos de manera definitivamente a su país”.

Más de un millón de rohinya han huido de la represión y la violencia en Myanmar y subsisten en campamentos atestados e insalubres en la vecina Bangladesh.

Desde el sábado, las autoridades han convocado a cientos de rohinya al estadio deportivo de Jammu, donde los registran y les aplican la prueba del coronavirus. Una cárcel sirve actualmente de centro de confinamiento en las afueras de la ciudad, y por lo menos 168 rohinya han sido enviados allí, declaró Singh.

Los refugiados, que han sido recibidos con hostilidad por parte de los habitantes de la ciudad, no fueron informados de lo sucedido. Jammu es una zona de mayoría hindú dentro de la parte india de Cachemira, que es de mayoría musulmana.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario