Vargas se impuso en la final de los 100 metros con vallas de Lima 2019, donde un día antes había logrado la marca para competir en sus primeros Juegos Olímpicos, en Tokio 2020. Es al mismo tiempo la primera mujer que alcanza para Costa Rica lo más alto del podio del atletismo en la historia de las justas continentales.

El presidente de su país, Carlos Alvarado, la felicitó mediante una llamada que le pasaron en la sala de prensa. “¡Bien hecho! ¡Mucha emoción! ¡Qué bárbara!”, señaló Alvarado a una pregunta sobre cómo se sentía con el triunfo de Vargas.

La llamada del mandatario fue una muestra de lo que representaba este oro para una nación que antes había festejado los logros panamericanos y olímpicos de su nadadora Claudia Poll. Ya un atleta costarricense había subido a lo más alto del podio en el atletismo panamericano masculino, Nery Brenes, con su oro en los 400 metros en Guadalajara 2011.

“Sé que todavía falta mucho más camino, pero estoy muy feliz”, dijo Vargas. “Es lo máximo a lo que se puede llegar a nivel americano”.

Aunque la tica llegó con esperanzas, la competencia se avizoraba difícil antes las atletas de Estados Unidos y Jamaica.

“Jamás pensé que podría lograr la medalla”, señaló. “Pero traté de hacerlo lo mejor que podía”.

El oro también es un podio para la madre de Andrea, Dixiana Mena.

Andrea, al igual que su hermana --la marchista Noelia Vargas-- son entrenadas por Mena, quien aprendió obligada y sobre la marcha el trabajo de ser preparadora en el atletismo.

Desde niñas las Vargas practicaron el deporte, aunque Andrea inicialmente hizo intentos en otras facetas del atletismo.

“Me acordé de mamá”, dijo. “Ella es mi entrenadora y sé lo feliz que está ella. Este es el resultado de todo el sacrificio que ha hecho ella, yo y mi hermana”.

“Ella sueña mucho, es demasiado emprendedora, me motiva mucho, muy fuerte y por eso la que me ha criado y la que me entiende en los entrenamientos”, subrayó sobre su mamá.

¿Qué le dijo su madre antes de la prueba?

“Que creyera en mí, que siguiera adelante, que no importaban los resultados y que me concentrara”, respondió.

“También pensé en mi esposo y mi hija, de cuatro años, que también se sacrifican mucho para yo poder seguir adelante”, destacó.

Mena era un ama de casa y desconocía del deporte, pero se vio en la necesidad de aprenderlo poco a poco debido a que sus hijas no contaban con un entrenador todo el tiempo. La mujer las acompañó a las primeras competencias a nivel centroamericano.

“Este oro significa mucho, es mucho trabajo, mucha dedicación, mucha disciplina”, dijo Mena a los periodistas. “Preparamos una buena temporada, sabíamos que iba a ser muy dura aquí porque estamos en América, América es demasiado fuerte en vallas y ella tenía que prepararse demasiado”.

“Teníamos que venir y enfrentarnos a la realidad que son gente demasiado buena”, agregó.

El miércoles, la tica de 23 años festejó en grande. Ganó su heat con tiempo de 12.75, una marca para su país en la modalidad y que le dio el pasaje a Tokio, para el día siguiente bañarse con el oro.

Cruzó primera con tiempo de 12.82, superando a la estadounidense Chanel Brissett, quien se quedó con la plata al cronometrar 12.99 y la jamaiquina Megan Simmonds que aseguró el bronce con 13.01.

Vargas cuenta también con un oro en los Centroamericanos y del Caribe.

Noelia, de 19 años, fue sexta en la marcha femenina disputada el domingo y en la que también impuso una marca nacional para su país. Aseguró también el pasaje a Tokio.

----

Corrige en este despacho que presidente costarricense felicitó a Vargas a través de una llamada telefónica.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario