Mundo 21 julio 2021

Gran Bretaña busca cambios en Brexit pese a recelo de la UE

LONDRES (AP) — Las tensas relaciones entre Gran Bretaña y la Unión Europea afrontaban el miércoles nuevas complicaciones, ya que Londres tenía previsto pedir cambios importantes en las normas comerciales acordadas por ambas partes.

El ministro del Brexit, David Frost, propondría agilizar los términos del comercio para Irlanda del Norte, la única parte de Reino Unido que tiene una frontera terrestre con el bloque de 27 naciones. El acuerdo de divorcio alcanzado antes de la salida británica del bloque establece que deben realizarse controles aduaneros y de frontera sobre algunos productos antes de que moverlos entre Irlanda del Norte y el resto de Reino Unido.

La norma pretende mantener una frontera abierta entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda, un pilar clave del proceso de paz de Irlanda del Norte. Pero han molestado a unionistas británicos en Irlanda del Norte, que consideran que supone introducir una frontera en el Mar de Irlanda y debilita los lazos con el resto de Reino Unido.

Gran Bretaña acusa a la UE de adoptar una estrategia “purista” que causa complicaciones burocráticas innecesarias para las empresas y ha pedido al bloque que muestre algo de “pragmatismo”.

Gran Bretaña ha amenazado con suspender partes del acuerdo de forma unilateral si no se hacen cambios, lo que podría ser una gran escalada en la disputa. Sin embargo, no se espera que tome esa medida esta semana.

Frost dijo el lunes que el acuerdo “no es sostenible en la forma en la que funciona en este momento”.

“Todas las opciones están sobre la mesa”, dijo.

La UE dijo que el gobierno del primer ministro, Boris Johnson, sabía de sobra que habría controles cuando firmó el acuerdo de Brexit.

“La propia Gran Bretaña decidió salir del mercado único de la Unión Europea, aplicar normas comerciales, aplicar trabas burocráticas a sus productos que salen de Gran Bretaña, a los productos que llegan a Gran bretaña”, dijo el ministro irlandés de Asuntos Europeos, Thomas Byrne.

Los dos bandos se dieron algo de margen el mes pasado al demorar hasta finales de septiembre la prohibición a los productos cárnicos refrigerados como salchichas que llegan a Irlanda del Norte desde Inglaterra, Escocia y Gales.

La “guerra de las salchichas” ha sido el capítulo más sonado de la disputa entre Gran Bretaña y la Unión Europea, y ha planteado el temor a que los supermercados de Irlanda del Norte no puedan vender salchichas británicas, un ingrediente básico del desayuno norirlandés.

Archie Norman, presidente de la cadena de tiendas de alimentación y moda Marks and Spencer, dijo que las nuevas normas harán que haya “huecos en las estanterías” en Irlanda del Norte por Navidad.

“Esta Navidad, puedo decírselo ya, tendremos que tomar decisiones para retirar productos para Irlanda del Norte porque sencillamente no merece la pena el riesgo de intentar llevarlos”, dijo a la BBC.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario