Deportes 23 febrero 2020

Fury domina a Wilder y recupera el título de pesos pesados

LAS VEGAS (AP) — Tyson Fury volvía a ser campeón de pesos pesados tras dominar el sábado a Deontay Wilder en su revancha por el título, antes de que el equipo de Wilder arrojara la toalla en el séptimo asalto.

Fury salió al ataque y derribó a Wilder dos veces antes de que una avalancha de puñetazos en el séptimo hiciera que el equipo de su rival se rindiera, poniendo fin a la esperada pelea.

“El rey ha vuelto a su trono”, proclamó Wilder, que vio frenado su reinado anterior como campeón por las drogas y el alcohol.

Fury derribó a Wilder en el tercer asalto con un derechazo que pareció mermar el movimiento del campeón. Volvió a tumbarle en el quinto asalto, esta vez con un golpe de izquierda al cuerpo.

Wilder recibía una golpiza en una esquina neutral cuando su equipo arrojó la toalla y el árbitro Kenny Bayless puso fin al combate a los 1:39 del séptimo asalto. Wilder sangró por una oreja durante varios asaltos y, en una extraña escena, Fury pareció lamer algunas gotas de sangre del hombro de Wilder en el sexto asalto.

Fue la primera derrota de Wilder en 44 combates, en la 11ma defensa de un título que ganó en 2015.

“Incluso los más grandes han perdido y han vuelto”, dijo Wilder. “No pongo excusas. En esto consiste el boxeo de primer nivel”.

Fury acechó a Wilder casi desde la primera campana, utilizando su gancho para controlar las primeras rondas. Ganó todos los asaltos según el puntaje de Associated Press y dominaba por completo la pelea cuando terminó.

Wilder protestó brevemente por el fin del combate, mientras un público partidario de Fury vitoreaba entusiasmado en el hotel MGM Grand.

Dos jueces dieron a Fury como ganador en todos los asaltos, mientras que el tercero le dio un asalto a Wilder. A Fury se le descontó un punto en el quinto por agarrar y empujar.

“Aguantó y de verdad mostró el corazón de un campeón”, dijo Fury. “Es un guerrero, se recuperará, volverá a ser un campeón. Pero el rey ha vuelto”.

La revancha agotó todas las entradas disponibles y batió un récord con más de 17 dólares por ver el duelo en vivo. Se esperaba que también tuviera buenos resultados en video bajo demanda. Los dos boxeadores tenían una bolsa garantizada de 5 millones de dólares, pero podrían ganar hasta 40 millones de dólares cada uno.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario