La medida afectó a 400,000 personas pero fue tomada por los gobernadores de los Estados -en su mayoría republicanos- para incentivar a la gente a trabajar.

Los estados que concluyeron con los $300 semanales por desempleo son: Alabama, Dakota del Norte, Idaho, Indiana, Nebraska, New Hampshire, West Virginia y Wyoming.

En Florida, como Arkansas, Carolina del Sur, Dakota del Sur, Georgia, Montana, Oklahoma, Ohio, Texas y Utah, los beneficios terminarán esta semana, antes de que acabe el mes de junio.

El Departamento de Oportunidades Económicas de Florida (DEO) dijo que a partir del 26 de junio el estado se retirará del Programa Federal de Compensación por Desempleo Pandémico. Es decir, sólo se entregarán los beneficios por desempleo estatal, pero no los $300 extra semanales.

El DEO añadió que a partir del 29 de mayo, quienes quieran recibir o reciban beneficios de desempleo deberán comprobar que se encuentran buscando empleo activamente. Sin la ayuda federal Florida pagará de $32 a $275 a los desempleados.

La administración de Joe Biden había pautado la ayuda federal adicional por desempleo hasta el 6 de septiembre, pero sus críticos dicen que mucha gente no desea trabajar porque ganan más desde la casa recibiendo beneficios por desempleo.

“Es increíble como hay personas que llevan todo un año recibiendo ayuda sin hacer nada por trabajar. La ayuda debería darse a quien la necesita y no ser un motivo para evitar salir de su casa”, dijo Ariel Hidalgo Alfonso, un enfermero cubanoamericano que reside en el área de Kendall.

Para Yanely Cruz, de 48 años, la ayuda por el desempleo le ha permitido lidiar con la pérdida de su empleo en un salón de belleza a inicios de la pandemia, en abril del pasado año.

“Las ayudas por desempleo son prácticamente lo mismo que ganaba yo en el salón. Ahora estoy buscando un trabajo mejor”, dijo la mujer, que reside en Hialeah.

Fuente: Redacción América TeVé

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario