Entretenimiento 08 agosto 2022

Fallece historiador ganador del Pulitzer David McCullough

NUEVA YORK (AP) — David McCullough, autor galardonado con el premio Pulitzer cuyas narraciones cuidadosamente elaboradas sobre temas que van desde el Puente de Brooklyn hasta los presidentes John Adams y Harry Truman lo convirtieron en uno de los historiadores más populares e influyentes de su época, falleció. Tenía 89 años.

McCullough murió el domingo en Hingham, Massachusetts, dijo su editorial Simon & Schuster. Falleció menos de dos meses después que su amada esposa, Rosalee.

“David McCullough era un tesoro nacional. Sus libros hicieron vívida la historia para millones de personas. A través de sus biografías, ilustró dramáticamente las partes más ennoblecedoras del carácter estadounidense”, dijo el director general de Simon & Schuster, Jonathan Karp, en un comunicado.

Como un estudiante alegre e incansable del pasado, McCullough se dedicó a compartir su propia pasión por la historia con el público general. Se veía a sí mismo como un hombre común, bendecido con una curiosidad de por vida y la oportunidad de abordar los temas que más le importaban. Su fascinación por la arquitectura y la construcción inspiró sus primeras obras sobre el Canal de Panamá y el Puente de Brooklyn, mientras que su admiración por los líderes que creía que eran buenos hombres lo atrajo a Adams y Truman. Cuando ya tenía más de 70 años, complació su afecto por París con la publicación de “The Greater Journey” de 2011 y por la aviación con un éxito editorial sobre los hermanos Wright publicado en 2015.

Más allá de sus libros, el apuesto y canoso McCullough pudo haber sido el historiador más reconocible; su voz de barítono era conocida para los fans de “The American Experience” de PBS y el documental épico de Ken Burns “Civil War”. El autor de “Hamilton”, Ron Chernow, alguna vez calificó a McCullough como “el nombre y la voz de la historia estadounidense”.

La celebración de McCullough del pasado de la nación también generó duras críticas de que su afecto se volvía con facilidad idealización. Su libro de 2019 “The Pioneers” fue criticado por minimizar las atrocidades cometidas contra los indígenas estadounidenses cuando los colonos del siglo XIX se trasladaron al oeste. En sus primeras obras, se le acusó de evitar las verdades más duras sobre Truman, Adams y otros y de anteponer la narración al análisis.

“La contribución específica de McCullough ha sido tratar la biografía de gran escala como otro género de apreciación del espectador, un ejercicio de reconocimiento de personajes, una fuente confiable de edificación y agradable elevación”, escribió Sean Wilentz en The New Republic en 2001. Al ser entrevistado ese mismo año por The Associated Press, McCullough respondió a las críticas de que era demasiado complaciente diciendo que “algunas personas no solo quieren que sus líderes tengan pies de barro, sino que sean todos de barro”.

Pero incluso aquellos que encontraban errores en su trabajo elogiaban su amabilidad y generosidad, además de reconocer su talento. Millones de lectores y el pequeño círculo de personas encargadas de otorgar premios se sentían conmovidos por sus historias. Por años, desde una cabaña sin conexión a internet en los terrenos de su casa en Martha’s Vineyard en Massachusetts, McCullough redactaba sus obras en una máquina de escribir Royal Standard que cambió opiniones y dio forma al mercado. Ayudó a enaltecer la reputación de Truman y Adams, y comenzó toda una ola de libros populares sobre la revolución estadounidense, incluyendo su propio “1776”.

McCullough recibió el Premio Nacional del Libro por “The Path Between the Seas”, sobre la construcción del Canal de Panamá; y por “Mornings on Horseback”, una biografía sobre Theodore Roosevelt. También ganó premios Pulitzer por “Truman” en 1992, y por “John Adams” en 2002. “The Great Bridge”, una larga exploración sobre la construcción del Puente de Brooklyn, alcanzó el puesto 48 de la lista de Modern Library de los mejores 100 libros de no-ficción del siglo XX y todavía es considerado por muchos como un texto definitivo sobre el gran proyecto del siglo XIX. En su cumpleaños 80, su natal Pittsburgh cambió el nombre del Puente de la Calle 16 por Puente David McCullough.

También fue un favorito en Washington. Dio un discurso en una sesión conjunta del Congreso en 1989 y, en 2006, recibió la Medalla Presidencial de la Libertad. Los políticos solían decir que habían leído sus libros, especialmente sus biografías de Truman y Adams. Jimmy Carter citó “The Path Between the Seas” como un factor para buscar los tratados de 1977 que devolvieron el control del Canal de Panamá a Panamá, y políticos en ambos bandos del asunto citaron su libro durante el debate. Barack Obama incluyó a McCullough en una reunión de académicos convocados a la Casa Blanca poco después de que fue electo.

El historiador no fue partidista por gran parte de su vida, pero se pronunció contra Donald Trump en 2016, encabezando a un grupo de historiadores que incluyeron a Burns y Chernow, quienes denunciaron al entonces nominado republicano como un “payaso monstruoso con un ego monstruoso”. McCullough también tenía una causa empática: la educación. Le preocupaba que los estadounidenses supieran tan poco de historia y no apreciaran los sacrificios de la época revolución. Habló a menudo en universidades y ante el Congreso, y una vez le dijo a un comité del Senado que debido a la ley No Child Left Behind “la historia se está poniendo en un segundo plano o se está retirando del fogón por completo en muchas o la mayoría de las escuelas, a favor de las matemáticas y la lectura”.

Era activo en la preservación de regiones históricas. Se opuso a la construcción de una torre de apartamentos cerca del Puente de Brooklyn y fue uno de los historiadores y autores en la década de 1990 que criticaron los planes de Walt Disney Company para un parque temático inspirado en la Guerra Civil en una región del norte de Virginia con valor histórico.

“Nos queda tan poco que sea auténtico y real”, dijo McCullough en ese entonces. “Reemplazar lo que tenemos con historia artificial y plástica, historia mecánica, es casi un sacrilegio”.

McCullough se enfrentó a algunos sinvergüenzas en sus libros, en particular a los intrigantes políticos de Nueva York involucrados en el Puente de Brooklyn, pero prefería escribir sobre las personas que le gustaban, comparándolo con la elección de un compañero de cuarto. La repulsión por la vida privada de Pablo Picasso lo llevó a abandonar un libro planeado sobre el artista, mientras que originalmente se suponía que su biografía sobre Adams sería sobre Adams y Thomas Jefferson, cuyo personaje también resultó demasiado defectuoso para su gusto.

McCullough, cuyo padre y abuelo fundaron la McCullough Electric Company, nació en Pittsburgh en 1933. Amaba la historia desde niño, y recordaba animadas conversaciones durante la cena, retratos de Washington y Lincoln que parecían colgar en cada hogar y la excursión a un sitio donde Washington peleó una de sus primeras batallas. Estudió literatura inglesa en la Universidad de Yale y conoció al dramaturgo Thornton Wilder, quien lo animó a escribir. Trabajó en la Agencia de Información de los Estados Unidos, en Sports Illustrated y en la American Heritage Publishing Company antes de decidir que quería escribir un libro sobre un suceso que tuvo lugar en su estado natal en 1889: la inundación de Johnstown, que mató a más de 2.000 personas y fue un desastre tan grave en su época como lo fue el huracán Katrina más de un siglo después.

McCullough investigó para su libro en su tiempo libre y suplicó en vano a Little, Brown and Company que lo publicara. Terminó con Simon & Schuster, que lo publicó en 1968 por un anticipo de 5.000 dólares y siguió siendo su editorial por el resto de su carrera. Sus libros también incluyen “Truman” de 1992 y “John Adams” de 2001, con millones de ejemplares vendidos. El segundo inspiró una miniserie de HBO protagonizada por Paul Giamatti y Laura Linney.

McCullough tuvo cinco hijos y una afinidad por políticos felizmente casados ​​como Truman y Adams que resonaba con su esposa, Rosalee Barnes, con quien se casó en 1954 y quien murió en junio. Ella fue su editora, musa y amiga más cercana. En su casa en Martha’s Vineyard, McCullough mostraba con orgullo a los periodistas visitantes una fotografía de su primer encuentro, en un baile de primavera, en la que los dos se miran uno al otro.

Fuente: Associated Press

Notas Relacionadas

Deja tu comentario