Estados Unidos 11 mayo 2022

Inflación en Estados Unidos baja ligeramente al 8.3% en abril

La tasa interanual de inflación en Estados Unidos bajó ligeramente en abril hasta el 8.3 %, dos décimas porcentuales por debajo de marzo, según datos de la Oficina de Estadísticas Laborales

La leve baja fue motivada por una caída del 6.1% en los precios de la gasolina, que han vuelto a dispararse en el principio de mayo.

No obstante, pese a esa disminución, los costos de la energía aumentaron 30.3% en los últimos 12 meses, y el costo de la gasolina es 43.6% más elevado que hace un año.

Los precios continuaron su aumento para una variedad de rubros, incluidos vivienda, alimentos, tarifas aéreas y vehículos nuevos, por lo que la inflación se mantiene en su mayor nivel desde 1982.

Los precios de los alimentos, por su parte, subieron un 9.4% en un año, especialmente los relativos a compras en el supermercado, que aumentaron un 10.8%, mientras que los de la comida en restaurantes se incrementaron en un 7.2%.

El precio de la vivienda, uno de los que más peso tiene en el cálculo de la inflación subyacente, subió un 5.1% en un año y su incremento mensual fue del 0.5.

En el sector automotor, los precios de los vehículos nuevos subieron un 13.2% de abril del 2021 a abril del 2022, mientras que los usados se incrementaron en un 22.7.

En todo el país, el precio del galón (3,8 litros) de gasolina aumentó a 4,40 dólares, un récord, según la American Automobile Association (AAA), cifra no ajustada para la inflación. El principal factor es el alto precio del petróleo. El precio del crudo referente en Estados Unidos fue de 100 dólares por barril el martes. La gasolina había caído a 4,10 dólares el galón en abril comparado con 4,32 en marzo.

Más allá de la economía hogareña, la inflación le crea un problema político grave al presidente Joe Biden y los legisladores demócratas en año de elecciones intermedias. Los republicanos sostienen que el paquete de apoyo financiero de 1,9 billones de dólares en marzo recalentó la economía, elevó la ayuda por desempleo y los pagos de créditos impositivos por hijo.

El martes, Biden trató de tomar la iniciativa y dijo que la inflación es “el problema número uno que enfrentan las familias” y “mi primera prioridad en lo interno”.

Biden atribuyó la alta inflación a los trastornos crónicos de las cadenas de suministro relacionados con el veloz rebote económico luego de la pandemia y la invasión rusa de Ucrania. Dijo que su gobierno ayudará a aliviar los aumentos de precios al reducir el déficit fiscal y fomentar la competencia en industrias como las empacadoras de carne, dominadas por unas pocas empresas gigantescas.

Fuente: Redacción de www.americateve.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario