Venezuela 23 junio 2021

Escasez de Gasoil tiene agonizando a las empresas en Venezuela

Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA.- De acuerdo a una encuesta publicada por el Observatorio Digital de la Productividad de Fedecámaras en Venezuela, nueve de cada 10 empresas registran dificultad para abastecerse de combustible desde que inició el año

Adán Celis, presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), indicó que en el caso de las empresas de manufactura, el gasoil es vital para funcionar. Actualmente registran limitaciones para utilizar los montacargas para trasladar la materia prima a las unidades de producción y para sacar los productos fabricados a los comercios por falta de combustible, pero más grave aún es para aquellas industrias que debido a los prolongados y continuos cortes eléctricos en algunas zonas del país, como en Maracaibo, decidieron cambiar su generación de energía a gasoil y ahora no lo consiguen.

"El tema del combustible nos afecta de forma transversal en las industrias. Es dramática la situación del gasoil. Las empresas pueden durar varios días paralizadas, hasta que logran abastecerse", exclamó, quien además aspira a la primera vicepresidencia de Fedecámaras nacional.

Según la encuesta publicada por Fedecámaras, de 246 empresas consultadas 220 respondieron tener problemas para adquirir el gasoil. En conjunto estas empresas necesitan nueve millones 259 mil 405 litros de combustible para producir cada mes. La gran mayoría (el 76,02 %), ha tenido que conseguir el combustible por medios no convencionales, como el mercado informal. Un 29,2 % que va a las estaciones de servicio tarda de uno a cinco días de espera para abastecerse, y un 10,57 % dura más de dos semanas esperando. Durante el primer trimestre de 2021, el 30 % de las empresas registró pérdidas económicas que oscilaron los 2000 y 3000 dólares por no conseguir combustible.

Las empresas más afectadas se ubican en las ciudades con mayor población, como Maracaibo, Barquisimeto, Valencia, Caracas, Maturín, Barcelona, San Cristóbal, Mérida, Trujillo y el estado Falcón.

Sin respuesta

Carlos Fernández, actual primer vicepresidente de Fedecámaras nacional, y aspirante a la presidencia, informó que desde marzo de 2021, cuando las reservas de gasoil se agotaron en el sector privado, formularon una serie de planteamientos al Gobierno en las mesas de diálogo que se mantienen activas. Entre las que destaca que el ejecutivo Nacional autorice que empresarios privados participen en la producción y distribución de gasolina y gasoil como una medida a mediano plazo para solucionar la crisis en el país, pero como solución inmediata plantearon la posibilidad de importar estos combustibles vía terrestre desde Colombia. Creen que a pesar de las sanciones que Estados Unidos (EE. UU.) impuso a Pdvsa desde 2018, esta alternativa es posible si se consiguen algunas aprobaciones de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros de Estados Unidos OFAC, por la emergencia humanitaria compleja que vive el país.

"La respuesta que hemos obtenido del Gobierno es que para que podamos importar y distribuir combustible es necesario una reforma de la ley que reserva al Estado la comercialización y distribución de los hidrocarburos líquidos", expresó Fernández.

Considera que si Pdvsa ya no está en la capacidad de producir el combustible que demanda el país, se pueda importar y comercializarse a los mismos precios que marque el mercado internacional. En la medida que el petróleo baje los precios de los derivados del petróleo deberán bajar, o viceversa.

Fedecámaras espera soluciones concretas a la crisis en materia de combustible, con el propósito que el sector privado pueda seguir generando empleos en el país.

De 2.121 industrias que quedan en el país, unas 424 (el 20 % del sector), podrían cerrar al finalizar el 2021 por la crisis económica, además de la pandemia y la escasez de combustible, por la falta de un plan de vacunación a gran escala, una hiperinflación galopante que ya registra cuatro años consecutivos, y la pérdida del poder adquisitivo de la familia venezolana.

"Los venezolanos perdieron su capacidad de compra, por eso hoy las industrias están cerrando, y las que operan lo hacen a un 20 % de capacidad instalada. Pero la manera de solucionar este problema no es aumentando sueldos y salarios de forma compulsiva como lo ha venido haciendo el Gobierno, porque eso hace que se disparen los precios en el mercado, la única solución clara es que haya más fuentes de empleo y eso sólo se consigue con inversión, esa inversión sólo viene generando confianza, y la única forma de generar confianza es que haya un marco jurídico lo suficientemente robusto que proteja las inversiones", expresó Adán Celis, presidente de Conindustria.

Según Carlos Fernández, primer vicepresidente de Fedecámaras, Venezuela registra siete años consecutivos de su economía, el Producto Interno Bruto (PIB) ha caído en los últimos cinco años dos dígitos, pero los años 2019 y 2020 la caída fue del 25 %, un resultado catastrófico para la actividad económica.

"Este año pensamos que la caída del PIB sea un poco menor, o quizás no haya más caída, porque una de las cosas que más afectó el año pasado fue la pandemia, pero también hubo un aprendizaje, y ya el aparato económico y estas regulaciones de cierta manera están permitiendo flexibilidad, aunque no absoluta para poder trabajar y yo creo que ese aprendizaje pudiera reflejarse en que la economía este año sea una economía muy pequeña y muy depauperada, pero no la que tuvimos el año pasado", resaltó.

Adán Celis sostiene que como factor determinante para que la economía crezca es que se elimine el esquema de cuarentena 7+7 que ha aplicado el Gobierno desde 2020. "Ese es un esquema fracasado, aquí el sistema para acabar con el coronavirus es vacunar a la gente, no seguir paralizando al país cada siete días que no ha logrado en lo más mínimo rebajar los contagios. Las vacunaciones en el mundo son responsabilidad del Estado, pero si el Estado no está en capacidad, deben dejar a los empresarios participar", refirió.

Comercio de manos atadas

Eldi Montero, presidente de la Cámara de Comercio del estado Lara, informó que debido a la escasez de combustible y los cortes eléctricos de hasta seis horas en turnos laborales en el municipio Iribarren, las empresas están laborando un 45 % en las semanas de flexibilización.

"Los días en que el Gobierno autoriza que todos los sectores económicos laboren, tenemos el problema que no conseguimos combustible para llegar a los centros de trabajo, o los trabajadores no pueden movilizarse por la falta de unidades de transporte público prestando servicio, o nos aplican largos cortes eléctricos. Consideramos que el esquema 7+7 de cuarentena debe ser evaluado y suspendido, porque una población que cumpla las medidas de bioseguridad puede trabajar a diario sin ningún problema", expresó.

Un 47 % de los comercios del estado Lara han bajado sus santamarías definitivamente en pandemia, y un 88 % se mantiene activo, pero porque ha migrado a otros sectores económicos, como las ferreterías que ahora venden víveres.

Fuente: Ana Uzcátegui | LA PRENSA DE LARA

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario