Eduardo Antonio 12 diciembre 2015

Eduardo Antonio: "Yo no empecé esta historia, ni la voy a terminar"

El cantante, conocido como "El Divo de Placetas", se reinventa en la escena musical con su polémico sencillo Dónde está el pecado

Pasión, carisma y energía describen la trayectoria artística del músico y actor cubano Eduardo Antonio, quien se ha desempeñado en el ámbito de las artes desde muy pequeño. Su carrera comenzó en Cuba, y con mucho sacrificio llegó a otros lugares en donde es reconocido por su gran ímpetu cuando interpreta o actúa.

"Soy una persona que se entrega totalmente. A mí me fascina esta profesión. Me considero artista de los pies a la cabeza. Me creo el momento desde los ensayos, hasta que me maquillan para salir a escena. Lo disfruto muchísimo", expresó a DIARIO LAS AMÉRICAS.

Los seguidores del cantante podrán deleitarse este domingo a las 8 p.m., con su espectáculoDónde está el pecado, en el Teatro Trail, donde se presenta por segunda vez.

"Para mí es una manera de resumir todo lo que aconteció en el año, y que mejor forma de hacerlo que en una sala que me gusta y en un teatro que se ha ganado la credibilidad del público de Miami", aseguró.

El espectáculo está enfocado en recordar los éxitos del artista, así como también en estrenar algunos sencillos que aparecen en su próxima producción discográfica.

"Disfrutar al artista en vivo es de las cosas más gratificantes tanto para nosotros, como para los seguidores. Esta presentación es muy especial, porque tengo la posibilidad de interactuar con el público frente a frente, y además, estaré retomando los sencillos de mi disco Me juego la vida, el cual me ha traído muchas alegrías", agregó.

Asimismo, el concierto promete varias sorpresas durante la noche.

"Tendremos un momento mexicano con el mariachi Voces de América. Esta parte es una de mis favoritas, porque es como tener aquí en EEUU un pedacito de México, en donde he vivido por más de 20 años", expresó.

Dónde está el pecado, también es el título de su nuevo sencillo y videoclip. Cabe destacar que además de componer la letra, hizo los arreglos musicales.

"Esta canción se grabó para la producción de Me juego la vida, y que la retomo ahora en una nueva versión. En cuestión de arreglos musicales, ahora es más bailable, aunque mantiene un mensaje muy fuerte, y que en el video se expone abiertamente", señaló.

En esta grabación, el artista defiende la postura de la libertad y la educación, que debe empezar por el seno familiar.

"Ha sido muy gratificante poder decirle al mundo el error que se está cometiendo. Hay muchos niños que están atrapados en sus cuerpos, y lamentablemente empiezan a abusar de ellos desde sus casas con la poca tolerancia que reciben. Luego salen a la sociedad y se encuentran con el monstruo exterior que también los ataca y los censura. Esto produce que ocurran suicidios entre los jóvenes", defendió.

En este video, el artista se muestra más preocupado con los temas sociales, y dispuesto a ser la voz de aquellos que se sienten marginados.

"Siguiendo los cánones de la sociedad se hizo esta historia, para defender a ese grupo transgénero que aún es repudiado y criticado. Todavía hay muchas personas que no entienden que detrás de una peluca o unos tacones, hay un ser humano. Y esa persona es libre de amar a quien desee", opinó.

La fuerza con la que el cantante defiende su postura es fruto de que alguna vez se sintió discriminado por tener otras preferencias, ser auténtico y perseguir sus sueños.

"Desde niño sufrí acoso. Tal vez por haber sido muy carismático, porque hacía lo que sentía, desde cantar hasta actuar. Ahora que soy adulto, me doy cuenta que tenía una manera diferente de andar por la vida, quizás más apegada a lo que me gustaba, que era cantar, bailar, aunque también jugaba pelota. Muchas veces, por todo esto me costaba trabajo integrarme a los grupos", expresó.

Para Eduardo Antonio, estas cosas del pasado regresan frecuentemente. Muchas veces es objeto de interrogantes que nada tienen que ver con su carrera musical.

"Precisamente para alejar esto tuve la valentía de hacer el video Dónde está el pecado, para decirle al mundo que no me importa lo que piensen de mí. En éste se refleja lo que pienso que está mal en la sociedad, que miran a un lado cuando en realidad lo más importante es la aceptación y tolerancia", ratificó.

A través de la tolerancia y la libertad, que defiende firmemente, ha podido desarrollarse y hacer lo que le da alegría. Para el intérprete, el amor no necesariamente significa seguir los cánones establecidos, sino tener la satisfacción de sentirse plenamente realizado.

"Se ama a las personas por los valores. Tú decides en la vida a quien quieres amar. Si quieres a amar a un hombre, ámalo, y si quieres amar a una mujer, también. Primero debes creer en ti y sentirte satisfecho con lo que eres, para que luego puedas llevar una vida plena", afirmó.

Dónde está el pecado, fue filmado en su natal Cuba, lugar que el artista visita frecuentemente.

"Escogí mi país porque está más abierto, en el sentido de defender la orientación sexual. A diferencia del resto del mundo, en Cuba hay una apertura muy grande, a tal punto que cada año se celebra un festival en contra de la homofobia donde participan artistas muy importantes, y también asisten muchas personas, incluyendo niños", explicó.

Regresar a Cuba supone siempre una cierta nostalgia, que aunque acompañada de júbilo, no deja de estar presente en su vida.

"Es una mezcla de muchas cosas alegres llevo bastantes años fuera de Cuba, pero la he visitado en varias ocasiones porque allá tengo a mi familia. Una cosa muy gratificante para mí es que las generaciones más jóvenes que no me conocían, ya lo están haciendo a través del internet. Es maravilloso ver cuántos me escriben y me felicitan por mi trabajo", aseguró.

Fuente: diariodelasamericas.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario