Economía 12 marzo 2015

Responsabilizan a los comisionados de Miami-Dade por alza de los peajes

Si bien es cierto que Giménez no tiene el poder para tomar decisiones sobre el precio de los peajes, si es claro que puede ejercer presión en Tallahassee para que se proteja el bolsillo de los contribuyentes, quienes, según García, están dejando de transitar por las vías con alto volumen de peajes, y ha significado un impacto muy fuerte para su economía.

El consejo directivo de la autoridad de autopistas del Condado Miami-Dade es el responsable por el incremento de los peajes que hubo el 19 de marzo de 2013, y ahora está proponiendo que haya un incremento automático anual, que dependa del índice de precios al consumidor, es decir, de la inflación.

"La mayoría de los 7 miembros del consejo que son nombrados a dedo por los comisionados del Condado Miami-Dade estuvo a favor de ese incremento", explicó Carlos García, director de la organización Roll Back Tolls, que se ha convertido en una interlocutora importante de los residentes con la administración condal.

Tanto así que ya han tenido reuniones con el alcalde Carlos Giménez. En la última de ellas, hace pocos días, supo que el 25% de la deuda que tiene el MDX, y que ha justificado la disparada de los precios en los peajes, tiene una tasa fija de interés. "Quieren aumentar el peaje del 100% cuando sabemos que el 75% no está sujeto a la inflación. Entonces por qué quieren hacer eso. Y nos respondieron que porque ya lo hizo el Turnpike. Esa fue una terrible decisión que no vamos a permitir", indicó García.

Si bien es cierto que Giménez no tiene el poder para tomar decisiones con respecto al precio de los peajes, si es claro que puede ejercer presión en Tallahassee para que se proteja el bolsillo de los contribuyentes, quienes, según García, están dejando de transitar por las vías con alto volumen de peajes, y ha significado un impacto muy fuerte para su economía.

"El Condado sigue teniendo el poder mayoritario en la junta del DMX", advirtió el director de Roll back tolls. Por lo tanto, según él, la única forma para hacerlos responsables de los aumentos, es que los residentes voten en contra de quienes los han respaldado, y que han sido nombrados por los comisionados.

El tren de la discordia

Hay sobre la mesa una resolución, que no está en la agenda de hoy de la comisión de la ciudad de Miami, pero de la que ya hay un borrador al que tuvo acceso DIARIO LAS AMÉRICAS, en la que se le pediría al administrador de la ciudad que inicie negociaciones con la Autoridad Regional de Transporte del Sur de la Florida, para financiar la extensión al downtown del Tri-Rail que pasa por Hialeah y el aeropuerto.

Esa extensión abarcaría el corredor que va desde el downtown hasta West Palm Beach, y la operaría All Board Florida, entidad que construirá el tren que irá hasta Orlando.

De acuerdo con uno de sus defensores, y patrocinador de la resolución, el comisionado Marc Sarnoff, "necesitamos un corredor de transporte masivo y la contribución de la ciudad a ese proyecto es muy pequeña, en comparación con la vitalidad económica que la autoridad de transporte del sur de la florida tendrá si se logra el acuerdo". Sarnoff apoyaría esta iniciativa si, entre otras cosas, la estación que se construyera lleva su nombre, como lo reconoció en comunicación con DIARIO LAS AMÉRICAS.

Para Francis Suárez, otro de los comisionados que apoya la resolución, "ahora tenemos una oportunidad, por muy poco dinero, para conectar a un sistema de tránsito masivo con el downtown. Además, los residentes más pobres de la ciudad de esa área van a montar en ese tren gratis".

Los dos comisionados están de acuerdo en que a estas alturas del crecimiento de la ciudad de Miami, con un metro-rail construido hace más de 35 años, es importante una solución de transporte masivo en el corredor norte-sur de la ciudad.

Ni un solo dolar de la ciudad

Según los defensores del proyecto, la ciudad no tendría que poner un solo dólar del fondo general. El dinero saldría de los impuestos generados por la empresa que construiría la extensión del Tri Rail en el downtown. Esos impuestos se reinvertirían en las llamadas agencias comunitarias de desarrollo (CRA, por sus siglas en inglés), un 70% quedaría en estas entidades para desarrollo comunitario y un 30% se invertiría en el corredor férreo del Tri-Rail del downtown.

La conexión tendría, en total, un costo de 90 millones de dólares. Tri-Rail quiere que la ciudad, a través de los CRS de Overtown y del Omni, aporte 48 millones de dólares. Pero es dinero tendría como prenda de garantía unos bonos que tendría que emitir la ciudad, es decir, deuda que tendrían que sufragar los contribuyentes.

Este último es el punto más polémico del proyecto y es lo que ha hecho que el alcalde de la ciudad de Miami, Tomas Regalado, amenace con vetar esa resolución si sale adelante en la Comisión del municipio.

"La ciudad, al emitir bonos, es una deuda que asumimos y aunque la va a pagar el CRA por estos dos años, la seguiría cubriendo después la ciudad. Y creo que es injusto que los residentes de la ciudad de Miami tengan que pagar por un plataforma de una entidad que es responsabilidad del estado de la Florida", aseveró Regalado.

El presidente de la Comisión de la ciudad de Miami, Willy Gort, tampoco está de acuerdo con esa idea de los bonos, y si bien apoya el concepto de transporte masivo, no respalda que esos fondos provengan de una deuda que contraiga el municipio.

Regalado consideró que emitir unos bonos que sirvan de garantía de unos dineros que saldrían del CRA, es "hipotecar a la ciudad con una deuda que no nos corresponde".

Fuente: diariolasamericas.com

Notas Relacionadas

Deja tu comentario