Díaz-Canel 20 septiembre 2021

La dictadura ataca al presidente uruguayo tras encarar a Díaz-Canel

Organismos oficialistas como el Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) han usado todas sus cuentas disponibles en Twitter para atacar al mandatario de Uruguay

Luego de que el presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, dejara en ridículo al dictador designado de Cuba, Miguel Díaz-Canel, durante la cumbre de la CELAC en México, el régimen contraataca con los mismos viejos métodos de siempre.

Organismos oficialistas como el Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) han usado todas sus cuentas disponibles en Twitter para atacar al mandatario de Uruguay, a quien deliberada e irrespetuosamente le cambiaron el apellido Lacalle por Lacayo.

Es la misma costumbre de siempre de tratar de desvirtuar el discurso de quien se le opone con la sempiterna etiqueta de “lacayo del imperialismo yanqui”, como si nadie más tuviera cabeza para pensar por sí mismo.

Desde Ernesto Soberón, director de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior del MINREX, hasta el bloguero oficialista Iroel Sánchez y el diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular Raúl Palmero, todos repitieron como papagayos la balbuceante respuesta de Díaz-Canel a Lacalle, cuando sólo atinó a decir que el mandatario uruguayo tenía más gusto musical.

Les dolió, durísimo que les dolió, la referencia de Lacalle Pou al tema Patria y Vida, convertido en himno y consigna de quienes buscan una Cuba mejor.

Embed

El sitio Cubadebate no se quedó atrás y a los consabidos insultos de lacayo y entreguista, le sumó el de malagradecido, por haber olvidado el presidente Lacalle “todo lo que la revolución cubana ha ayudado a ese país con vacunas para sus niños antes”, al tiempo que se dedica a escudriñar cifras de la nación sudamericana como quien ve la paja en el ojo ajeno.

Se le olvidó al autor de la nota en Cubadebate que entre “la ayuda de Cuba a Uruguay” estuvo el financiamiento y preparación de la guerrilla urbana conocida como Tupamaros, terroristas y asaltantes de bancos, que sumieron a “la Suiza de Sudamérica” en un caos que desembocó en un golpe militar.

Quizás nunca se esperaron Díaz-Canel y comparsa que alguien pudiera echar a perder la fiesta que con tanto esmero preparó el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador para tratar de darle legitimidad a la dictadura frente al concierto de naciones democráticas de Latinoamérica y el Caribe.

No se lo esperaban, como no se esperaban la explosión popular espontánea del 11 de julio.

Van a tener que empezar a aprender, aunque sea a palos.

Fuente: redacción de americateve.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario