Derechos humanos 30 junio 2019

Un militar venezolano fue torturado y asesinado por agentes de la Contrainteligencia chavista

La muerte del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo cuando se encontraba detenido y bajo custodia del régimen de Nicolás Maduro en la Dirección de Contrainteligencia Militar desde el 21 de junio sigue generando la condena internacional.

El Departamento de Estado norteamericano, a través de un duro mensaje en Tweeter, condenó la muerte del militar y manifestó que Arévalo murió en custodia de los matones de Maduro y sus asesores cubanos.

La Unión Europea también condenó la muerte del capitán y solicitó una investigación completa e independiente para señalar a los responsables.

Embed

El capitán Acosta Arévalo tuvo su primera comparecencia en corte el viernes en la noche, a donde, según su abogado Alonso Medina Roa, llegó en silla de ruedas, con sangre en las uñas y los ojos morados.

La jueza que lleva su causa pidió que lo enviaran a un hospital, donde falleció.

El presidente interino Juan Guaidó condenó la muerte del capitán y suspendió las conversaciones que un equipo suyo mantiene con el régimen de Maduro.

La esposa del fallecido, Waleska Parez, quien se encuentra en Colombia, pidió a las autoridades que entreguen el cuerpo de su esposo.

El régimen de Maduro reconoció el hecho y aseguró que ordenó una investigación, aunque para el general Antonio Rivero, no podrá taparse este escándalo.

Rivero cree que la fuerza armada está dividida entre los que justifican las torturas en contra de militares detenidos y otro que rechazan este tipo de prácticas.

Fuente: americateve.com / AP

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario