Departamento de Estado 13 octubre 2021

El Gobierno de EEUU arremete contra el régimen de La Habana por prohibir marcha del 15N

El gobierno de los Estados Unidos ha criticado este martes al régimen de La Habana por prohibirle a su pueblo realizar una marcha pacífica el próximo 15 de noviembre, y le ha exigido que respete la "libertades fundamentales" del pueblo cubano

“Es la libertad de expresión, es la libertad de reunirse pacíficamente lo que el gobierno cubano le ha negado a su pueblo”, expresó el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, quien ha remarcado que las protestas populares que ocurrieron el pasado 11 de julio “no tuvieron que ver con los Estados Unidos”.

Según Price, lo ocurrido el 11J tiene como motivo la conducta del régimen cubano ejercida hacia su pueblo y la prohibición de los valores de la libertad, dignidad y prosperidad por más de 62 años.

También agregó que, el mundo fue testigo de como las autoridades represivas cubanas arrestaron y golpearon a manifestantes pacíficos, periodistas y voces independientes.

“Ha habido muchas detenciones arbitrarias, muchos están desaparecidos. Sabemos que el Gobierno ha llevado a cabo juicios sumarios secretos de los detenidos. Y nos unimos a sus familias, nos unimos a los defensores de los derechos humanos de Cuba, a las personas de todo el mundo para pedir la liberación inmediata de todos los detenidos, todos los que están detenidos o desaparecidos simplemente por ejercer sus Derechos Humanos fundamentales”, subrayó el mandatario.

“Todo esto nos recuerda que es el pueblo cubano el que está pagando caro su lucha por la libertad, su lucha por la dignidad. Pedimos su liberación. Pedimos que el gobierno de La Habana respete las libertades fundamentales y los derechos fundamentales del pueblo cubano”, agregó.

La organización no gubernamental del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) también condenó el accionar del régimen cubano de calificar las convocatorias pacíficas como una “acción ejercida en su contra”, “desestabilizadoras” y por tanto “ilícitas”.

“Estamos ante una flagrante vulneración de los derechos humanos. De manera formal, aunque en un clima de amenazas, detenciones arbitrarias y retenciones en casas de los promotores de la iniciativa, el gobierno cubano una vez más cierra las puertas a la participación ciudadana, mediante la criminalización del ejercicio de un derecho”, comentó el OCDH.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario