Cuba 09 agosto 2021

La Cuba del Recuerdo / Los Circos en Cuba.

Que yo recuerde, en la Cuba hasta el 1958 hubo muchos circos. En la primera mitad del siglo XX habian a un tiempo 42 circos, exhibiendo los actos circenses más novedosos del mundo. Entre los más importantes estaban:

Santos y Artigas.

Pubillones.

El Montalvo

La Rosa

El Nelson

Razzore

Gaby, Fofó y Miliki

El Pirulí

El Choricito

Los Moralitos

Hermanos Mondéjar

Ringling Brothers.

El Ringling fue un circo americano que iba a Cuba en la temporada invernal y se acomodaba en el palacio de convenciones y deportes antiguo que estaba en Calzada y Malecón. Mis padres me llevaron muchas veces y me gustaba mucho ver a un payaso que antes de empezar la función hacía reír al público acompañando a una persona de una pareja sin que ella se diera cuenta, lo hacía así: cuando entraba un matrimonio unidos de brazo, el le hacía señas al miembro de la pareja que iba detrás y se enganchaba del brazo del que iba delante y así iban caminando hasta que se sentaban y cual era la sorpresa de la persona al ver que iba acompañado de un payaso y el público reía a carcajadas.

El Pubillones nunca lo vi, me contaba mi mamá que era un circo antiguo muy famoso. En realidad fue fundado por un asturiano, Óscar Piedras, que llegó a Cuba en la segunda mitad del siglo XIX y murió en La Habana en la primera mitad del siglo XX después de muchos triunfos. Este circo se exhibía en La Habana en importantes teatros como Tacón, Yrioja y Payret; recorría la isla con su famosa carpa circense, después viajaba a los Estados Unidos y Méjico con exitosas temporadas. Fue el circo más importante de fines del siglo XIX en Cuba.

El Circo Montalvo de los hermanos voladores Hernández Padrón, se llamó así en honor a la abuela materna. Tenía todo lo que debe de tener un gran circo, pero su especialidad eran precisamente los hermanos voladores, hacían vuelos en el trapecio nunca visto antes, fueron reconocidos en el mundo como uno de los mejores actos de vuelo de pájaro. De una curiosa manera este circo fue el primero en presentar los cantantes de circo, el primero fue Orlando Contreras, también Ñico Membiela, Orestes Isidrón y el Indio Araucano, de nacionalidad Chilena, este último lo vi con un taparrabo y un tamborcito en televisión, en el canal 6 CMQ, cantando:

Soy marinero

Me gusta el mar

Cuanta estrellas

Hay en el cielo

Tanto amor yo te daría

Una sólo ya bastaría

Para yo

Casarme contigo

.

El gran circo Razzore, llega a Cuba en el 1946, considerado internacional, trajo alegría con sus presentaciones, Emilio Razzore, su dueño había continuado la labor de su abuelo que en 1836 lo fundó en Río de Janeiro, Brazil; estaba formado por una amplia representación de la familia Razzore, su bella esposa Estrellita, llena de amabilidad, sus hijos en el acto del trapecio con la escalera voladora, también estaban sobrinos y hermanos. Terminada su temporada en Cuba, el circo entero con todos los animales y pertenencias se embarca el 10 de Agosto de 1948, del puerto del Mariel en el velero Euskera, yate presidencial convertido en buque de carga y pasajeros, rumbo a Cartagena Colombia, para representaciones allí y una gran gira por America Latina, a los pocos días una gran tragedia golpea sin misericordia el circo Razzore cuando el buque se hunde en medio del mar pereciendo el circo entero, con excepción de Emilio Razzore que había volado antes a Cartagena para hacer todos los trámites de la llegada del circo; el señor Razzore nunca más pudo sobrepasar la inmensa tragedia de la pérdida de su familia, esa fue una noticia muy dolorosa para el pueblo cubano pues habíamos empezado a querer esa familia con su circo; yo tenía diez años y me acuerdo muy bien cuando mi padre me dio la noticia, curiosamente me acuerdo de la ropa que tenía puesta y donde me encontraba yo en mi casa en ese momento.

Los hermanos Aragón: Gaby, Fofó y Miliki llegaron a Cuba procedentes de Sevilla, España, en el 1947, rápidamente se ganaron el cariño de los cubanos y con el comienzo de la televisión empezaron con su programa infantil en Unión Radio televisión. Transmitían desde un estudio al aire libre en Masón y San Miguel, cuando llovía había que guarecerse, me era muy fácil asistir a sus shows pues quedaban los estudios muy cerca de mi casa. Gaby era el payaso mejor vestido con un traje ajustado de “polka dots” y tocaba un pequeño y brilloso saxofón, Fofó y Miliki usaban trajes de payaso más holgados, con una nariz de bola roja artificial y zapatos súper anchos. Fofó tocaba la guitarra y un saxofón enorme que se lo amarraba con una soga al cuello; Miliki siempre tocó el acordeón. Ellos cantaban, hacían chistes, bailaban; me acuerdo de una comedia donde Fofó le repetía a Miliki “el mar, idiota, el mar”. Después cambiaron para CMQ televisión y el show se transmitía a las seis de la tarde, yo llegaba del colegio Baldor, me bañaba rápidamente y corría al televisor a ver el show de ellos. Fofó y Miliki se casaron con cubanitas, y tuvieron par de hijos, por supuesto se llamaron Fofito y Milikito. El trío formó un circo que se ubicaba a una cuadra de mi casa, en el solar del Montañé, y curiosamente la pista redonda estaba alta como un escenario. Cuando llegó el ladrón, sanguinario y asesino de Fidel Castro, lo perdieron todo y se fueron a su España natal.

El circo Santos y Artigas comienza de casualidad y de soberbia. El tranquilo Pablo Santos y el impulsivo Jesús Artigas eran grandes productores de cine, tenían arrendado el viejo teatro Payret entre otros negocios; el circo Pubillones venía todos los años y le alquilaba el Payret a ellos para poner sus funciones, y le daban al señor Pubillones todo lo que el pedía. En la temporada del 1915, Artigas le pide un palco a el para invitar a una familia que había sido muy generosa con el y Pubillones se lo negó, Artigas subió en cólera y le dijo a Pubillones que el año siguiente no se molestara en venir porque ellos tendrían su circo; pidieron un préstamo por $30,000 y con el mismo productor de Pubillones se aprestaron a formar el circo Santos y Artigas; vinieron a entrevistarse con el señor Ringling el cual les enseñó mucho sobre cómo administrar un circo, recorrieron Europa entrevistándose con muchos actos de circo y al año siguiente, el circo Santos y Artigas abría sus puertas convirtiéndose en uno de los más grandes de Cuba. Con este circo en particular yo tuve una gran relación física y sentimental. Pues el lugar donde levantaban su carpa en La Habana era a una cuadra de mi casa, en el solar del Montañé, nunca supe la razón del nombre del lugar, pero era un lugar de esparcimiento mío en mi juventud, pues allí jugábamos pelota (base ball) y también “al taco”. Este último es un juego parecido al primero pero se juega sin guante y en vez de bate usábamos un palo de escoba sin la escoba y de pelota usábamos lo que llamábamos “taco” que era un corcho de botella el cual lo envolvíamos con tape eléctrico negro de una manera especial. Las reglas eran sencillas:

Te lanzaban el taco si le tirabas y no le dabas era out, si le dabas entonces tenía que pasar por una marca en el terreno para que fuera una carrera, si no pasaba era out, si dabas un fly y lo cogían eran los tres outs, si caía en el suelo era home run y valía cuatro Carreras. Parece complicado pero no lo era.

Pues en ese solar yermo rodeado por las calles:

San Lázaro

Infanta

Jovellar

Y San Francisco

En el inicio del invierno levantaban las carpas para beneplácito de todos los niños de mi barrio. Me fascinaba ver cómo traían todo el equipo de la carpa. Primero ponían los dos palos mayores en el piso y entonces ayudados por los elefantes levantaban la carpa principal, ponían luces y llenaban todo el terreno debajo de la carpa de raspaduras de madera lo cual le daba un rico olor inconfundible a circo; entonces ponían las sillas: palco, luneta y después las gradas, que eran más baratas.

Y llegaba el día de la inauguración cuando el maestro del ring tocaba el silbato y empezaba la orquesta a tocar estridentemente marchas circenses.

Que alegría me inundaba

Las luces brillaban

Señoras y señores

El circo Santos y Artigas

Se complace en presentarles

Su edición de este año

Y salían elefantes

Con Bellas muchachas

Luciendo lindos vestidos

Montadas sobre ellos.

Y en jaulas por ahí vienen

Tigres, leones y panteras

Rugiendo a toda voz,

Con su domador

Con resonante látigo

Y revolver al cinto

Caballos percherones

Bonitamente ataviados

Con lindas amazonas

Y entrenador con larga fusta.

Monos, camellos, perros,

Magos, malabaristas,

Caminantes de cuerda floja

Y los maravillosos voladores

De altos y peligrosos

colgantes trapecios.

Y al final,

que contenida alegria,

Salían los payasos.

Cuando yo era pequeño

Mucho miedo me daban,

después eran mis amigos,

Sobre todo Polidor

Mi payasito lindo

Debajo de su alegre

Pintada y roja sonrisa

una infinita tristeza

Marcada en sus labios

Convexos a la nariz

Mi querido Polidor

Porqué estas triste

Que te aflije

Que yo puedo hacer

Para que la alegría

Que a todos transmites

La sientas tú también.

Y empezaba la función.

Una noche mi papá nos llevó hermanita con cuatro años y yo con unos más, y en medio de un acto de un caminante por la cuerda a gran altura, el circo en tensión, el publico callado mi hermanita exclama: “ay que che cae, que che cae” y el público explotó en risas, ah y el caminante no se cayó.

Siempre había un acto que se realizaba fuera del circo y yo lo veía sentado en la sala de mi casa, unas veces era un hombre bala que lo disparaba un cañón y otras era una bailarina que hacía acrobacias en un palo flexible de más de 60 pies de alto, era como a las once de la noche, mi casa se llenaba de mis amiguitos a verlo y la pasábamos muy bien.

Y llegó el final de la temporada del circo, hombres y elefantes desarmando la carpa, se van hasta el año que viene

Y Ramoncito y su pandilla vuelven a solar del Montañé a jugar taco y pelota.

Y el circo quedó como un elemento muy importante en la cultura cubana, hasta el 1959, donde de un zarpazo, Fidel Castro terminó con el circo cubano.

Una de las cosas surrealistas y no entendibles en el comunismo opresor de Cuba es que hay escuela de circo pero sus graduados no tienen donde ejercer la profesión.

de2a5a47-d1f5-49f8-bb0e-930cad428f6f.jpeg
5e62a2ef-0233-4717-abbb-1f9aee86d3db.jpeg

Fuente: Ramoncito 8-1-2021

Notas Relacionadas

Deja tu comentario