Cuba 21 diciembre 2021

La Cuba del Recuerdo / Guanabacoa, la Ciudad Industrial, antes del 1959.

Este lindo municipio de la ciudad de La Habana, tuvo un alcalde por muchos años, el cual, con sus ideas progresistas, la elevó a tal extremo económicamente que fue llamada "Ciudad Industrial".

Yo tuve el gusto y placer de conocerlo aquí en Miami, fue mi amigo y paciente, estoy hablando del alcalde José Dolores Calasán Villalobos, más conocido por José “Lolo” Villalobos.

El desarrolló un sistema por el cual si tu establecías una fábrica en Guanabacoa con empleados residentes de esa ciudad, tenias excepción de impuestos por cinco años, de ahí que muchas industrias nacieron allí.

Guanabacoa se fundó en el año 1545 y su nombre de origen indio significa “tierra de agua y lomas” por su gran cantidad de ríos y colinas que tiene la región. En el siglo XVIII, cuando la toma de La Habana por los ingleses, ellos desembarcaron por el castillo de Cojimar y los habitantes de Guanabacoa con Pepe Antonio como líder le pusieron frente estableciendo una encarnizada lucha contra ellos. Los soldados ingleses con uniformes rojos fueron llamados “mameyes” por los cubanos, de ahí el refrán para significar que hay un problema “llegó la hora de los mameyes”. También el gobierno de la ciudad de La Habana se trasladó allí durante el año que duró la ingerencia inglesa de ahí el refrán de “meter La Habana en Guanabacoa” cuando te refieres a meter algo grande en un lugar pequeño.

Pero volvamos a la Guanabacoa del alcalde Villalobos, entre las industrias fundadas estaba la de las camisetas Perro y las medias Once Once fundada por un señor de descendencia judía el cual después de ser arrebatada su fábrica por el asesino, ladrón, sátrapa y sanguinario Fidel Castro vino a Miami y se hizo Juez. El refrán publicitario que tenía sobre las medias Once Once era: “pruebe a romperlas a ver si puede” y aparecía Villar Kelly que tenía fama de “fuerte” en televisión tratando de romperlas después de haber roto él, una gruesa guía de teléfonos de La Habana. Villar Kelly tenía un famoso gimnasio en el Vedado al cual yo iba y el me ponía los ejercicios que yo tenía que hacer en una página preparada con figuras. Yo lo vi levantar “dumbles” ( pesas individuales) de 200 libras cada una.

La fábrica de camisetas y medias tenía un sistema para tu retiro que si tú ponías un peso, el dueño ponía otro y el dinero acumulado lo recibías al retirarte o si tú te ibas del trabajo.

Había en Guanabacoa el reparto Mañana donde tú podías comprar una parcela y edificar tu casa financiado por el FHA, Fondo de Hipotecas Aseguradas, el cual existía en Cuba mucho antes de que existiera aquí en USA, tengo un gran amigo el cual hizo su casa así y por supuesto le fue arrebatada cuando Fidel Castro estableció la fatídica reforma Urbana para robarse todas las propiedades en la isla de Cuba. Para financiar el desarrollo de industrias y desarrollo campesino estaba el Banfai, Banco de Fomento Agrícola e Industrial.

Guanabacoa y Cuba en general fue un ejemplo de leyes e ideas para ayudar al cubano a desarrollarse y hacer que tuviera la pujanza económica que se disfrutó hasta el año 1959.

Y para terminar voy a cantar las estrofas de “Anabacoa, “son” del cieguito Arsenio Rodríguez y cantada por Orlando Guerra mas conocido por “Cascarita”recordando a Guanabacoa

Guanabacoa coa coa

Guanabacoa coa ca

Abiri biri biri

Bibó

Abiri biri bivá

Sal de la cueva

Cuá Cuá

Notas Relacionadas

Deja tu comentario