EEUU14 octubre 2019

Crisis en Ecuador reedita debate sobre rol de FMI

WASHINGTON (AP) — La decisión del presidente Lenín Moreno de desistir de reformas económicas sumamente impopulares respaldadas por el Fondo Monetario Internacional reedita un viejo debate sobre el rol de ese organismo en América Latina.

Las instituciones con sede en Washington se mantuvieron prácticamente en silencio durante los 10 días que manifestantes paralizaron a la nación sudamericana en protestas contra un importante alza a los precios de los combustibles.

El FMI rehusó efectuar comentarios el lunes, un día antes de presentar su pronóstico global de crecimiento económico como parte de la reunión otoñal que celebrará esta semana en la capital estadounidense.

Por su parte, el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos se disponía a celebrar una sesión extraordinaria la tarde del martes para recibir al canciller ecuatoriano José Valencia.

El canciller someterá a consideración de los países miembros de la OEA un proyecto de declaración, en la que OEA respalda la decisión de Moreno de derogar el decreto, condena los actos de violencia en los últimos días y rechaza acciones destinadas a desestabilizar al gobierno y “cualquier interferencia extranjera”.

El secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, se pronunció la semana pasada condenando el destrozo y saqueo de bienes públicos y el secuestro de policías y militares, y al mismo tiempo llamó al gobierno ecuatoriano a garantizar los derechos a la libertad de expresión y a la protesta pacífica.

También exhortó a los actores políticos a respetar el término constitucional por el que fue electo el presidente Moreno.

Sectores izquierdistas acusan al Fondo de impulsar ajustes draconianos en los países sin darle importancia al impacto en los grupos más vulnerables de la población.

Y el Fondo ha buscado recientemente acoger esas críticas. El préstamo por 57.000 millones de dólares que acordó el año pasado con Argentina incluyó medidas para proteger a ciertos grupos de los recortes, los cuales no impidieron que el candidato opositor Alberto Fernández luzca favorito para impedir la reelección de Mauricio Macri a fines de este mes.

Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, señaló que los ajustes recetados por el FMI suelen ser necesarios pero advirtió que “hay que medir las consecuencias políticas y hay que priorizar la gobernabilidad del país. Si es un país que con las medidas aplicadas se convierte en país ingobernable, no es un éxito”.

Otros expertos consultados por The Associated Press coincidieron en que no es correcto responsabilizar al FMI por la conmoción sufrida en Ecuador.

Moisés Naím, experto del Carnegie Endowment for International Peace, indicó que culpar al Fondo de los problemas en los países “es culpar a los bomberos de los incendios” porque “muchas veces llegan cuando ya el fuego está prendido”.

Moreno obtuvo más de 4.000 millones de dólares en financiamiento de emergencia del FMI y decidió aumentar impuestos, flexibilizar leyes laborales y recortar el gasto público para hacer frente a una abultada deuda de 64.000 millones de dólares y un recurrente déficit anual de 10.000 millones.

Naím, quien integraba el gabinete económico de presidente venezolano Carlos Andrés Pérez cuando protestas callejeras contra ajustes recomendados por el FMI degeneraron en saqueos y decenas de muertes en 1989, calificó como “intelectualmente débil” el criticar a los gobiernos por no dialogar lo suficiente con sectores adversos.

Es cierto que siempre es mejor incluir a otros actores en el diálogo pero “no hay ninguna evidencia de que haciendo eso reduces el rechazo”, indicó.

Gabriela Calderón de Burgos, investigadora del Cato Institute, señaló que Moreno ha podido atacar la crisis fiscal recortando el gasto corriente y sin necesidad de acudir al FMI.

“Parece que el gobierno no tenía idea acerca de lo que tocaba hacer, creo que han estado mal asesorados”, indicó desde Guayaquil.

Calderón también criticó al gobierno de Moreno por no haber previsto la magnitud y la intensidad de las protestas.

“Son cosas que no deberían haber sorprendido a un gobierno que tiene un servicio de inteligencia pero que pareciera que sí ha sido sorpresa también para ellos”, señaló.

-------

Luis Alonso Lugo está en Twitter como: http://www.twitter.com/luisalonsolugo

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario