COVID-19 16 diciembre 2020

Expertos hacen llamado a no bajar la guardia: "Estamos felices con la vacuna, pero esto no es el fin de la pandemia"

Las cifras de hospitalizaciones y muertes continúan altas en Puerto Rico, mientras que los efectos de la nueva orden ejecutiva no se verían hasta en dos semanas

Las próximas dos semanas serán determinantes para saber si los conglomerados prenavideños tendrán un efecto de repunte adicional sobre la pandemia en Puerto Rico, así como para conocer si la última orden ejecutiva vigente desde el 7 de diciembre ha ayudado a modificar, en algo, el curso del COVID-19 en la isla.

Así lo anticipó la demógrafa Judith Rodríguez, quien en un análisis realizado junto al doctor Ibrahim Pérez encontró que, desde que la pandemia de este virus aterrizó en Puerto Rico en marzo, no se habían visto tantos casos ni muertes por este virus como las ocurridas en noviembre. Ese mes cerró con 17,794 casos o un promedio de 593 al día, así como 305 muertes o una media de 10.2 diarios, cifras récords dentro del registro de contagios que lleva el Departamento de Salud desde marzo.

“No podemos bajar la guardia aunque esté la vacuna por ahí”, dijo Rodríguez.

Según el análisis de ambos, el repunte de noviembre fue el saldo de las elecciones y eventos relacionados de cierres de campaña. A finales del mes pasado, sin embargo, hubo una baja que, entre otros factores, Rodríguez y Pérez se la achacan a la limitación de pruebas disponibles el fin de semana de Acción de Gracias, así como a insuficiencia de reactivos, entre otros problemas de reportes. Según su análisis, mientras del 16 al 22 de noviembre se registraron 5,142 casos, en la semana del 23 al 29 de noviembre se reportaron 3,180.

“Pero llevamos 40 días consecutivos con un promedio diario de diez muertes (por COVID-19), que es alto”, subrayó Rodríguez, quien insistió que la transmisión comunitaria del virus está muy alta.

Mientras, el doctor José Rodríguez Orengo, director del Fideicomiso de Salud Público, advirtió que Puerto Rico está a punto de alcanzar las 1,300 muertes por este virus. Ayer la cifra estaba en 1,294. Durante este mes de diciembre se han reportado 112 fatalidades por esta causa.

“La data dice que los casos están “in crescendo” (aumentando). Las hospitalizaciones están altas. Ese es el precio de Acción de Gracias. La curva no está bajando. Las acciones gubernamentales (incluidas en la última orden ejecutiva para el control del virus) tardan dos a tres semanas en tener efecto”, indicó el doctor Lemuel Martínez, presidente de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas.

Según el infectólogo, es importante que en esta época festiva las personas mantengan las medidas de prevención del virus hasta ahora recomendadas, incluyendo el uso de mascarillas, distanciamiento social y lavado frecuente de manos. Descansar en la ilusión de que la vacuna llegó y va a proteger a todos, dijo, es peligroso pues se estima que la vacunación para la población en general podría ocurrir para marzo o abril.

“No es correcto que llegó la vacuna y tenemos la victoria en las manos. Es una salida (de esperanza), pero hay que mantenernos firmes y disciplinados”, dijo.

El galeno enfatizó que urge, sobre todo, que se eviten los conglomerados y fiestas familiares en esta época festiva.

“Ya la ciencia está haciendo su labor y el gobierno puso sus restricciones. La gente tiene que tomar conciencia. Están llegando familias contagiadas a los hospitales. Sí, estamos felices con la vacuna, pero esto no es el fin de la pandemia todavía. Mientras hayan más de 500 hospitalizaciones (diarias por COVID-19) hay que guardarse”, insistió Martínez.

Agregó que cuando la vacuna de Moderna reciba la autorización de uso de emergencia, lo que podría ocurrir en los próximos días pues la evaluación final del gobierno federal será esta semana, la disponibilidad de este producto aumentará, así como a medida que entren más vacunas relacionadas al mercado.

Según Salud, el martes habían 60,668 casos confirmados y 583 personas hospitalizadas por esta enfermedad, incluyendo 96 en unidades de cuidado intensivo y 101 conectados a ventiladores. Mientras, del 10 de noviembre al 10 de diciembre se registraron 458 brotes de este virus, de los cuales 358 se mantenían abiertos hasta hace seis días. La mayoría de estos brotes han ocurrido en Bayamón (98), seguido de Ponce (83) y Arecibo (80). La población de 20 a 29 años sigue liderando los contagios, aunque hay casos confirmados en todas las edades.

Fuente: elnueeevodia.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario