Chile podría alcanzar 7.000 casos nuevos diarios de coronavirus la próxima semana si las autoridades no logran romper la cadena de contagios que mantiene al borde del colapso al sistema hospitalario de la capital y sus alrededores.

La Facultad de Medicina de la Universidad de Chile estimó que, según la actual dinámica de contagios, el lunes la cifra pasaría de los actuales 4.500 casos nuevos en una jornada a 7.000, y que la mortalidad, que en los últimos tres días superó los 80 decesos diarios, se elevará hacia fines de junio.

En el gran Santiago, que concentra la mayoría de los infectados y muertos, las autoridades no han logrado disminuir la movilidad de las personas pese a la vigencia de una cuarentena total desde hace tres semanas. Decenas de miles de vendedores ambulantes salen a diario a las calles para intentar comercializar algún producto que les permita llevar comida a sus hogares.

Además, el Ministerio de Salud perdió la trazabilidad de los contagiados diarios y sus contactos, una tarea encargada a una pequeña central telefónica que hacia fines de mes será asumida por miles de funcionarios públicos municipales.

La Sociedad Chilena de Medicina Intensiva señaló que, debido a la enorme demanda, el sistema hospitalario debería sumar de 320 a 350 camas de uso crítico el lunes, pero las autoridades sólo añaden unas 50 por día.

Tan sólo en la última semana hubo más de 31.000 contagiados adicionales, totalizando 122.000 y 1.448 fallecidos.

En Argentina, donde hay más de 19.500 infectados y 615 muertos, las autoridades dieron algunas precisiones sobre cómo será la prórroga de la cuarentena desde el lunes y hasta el 28 de junio, especialmente en la ciudad de Buenos Aires, uno de los principales focos de infección.

El gobierno capitalino puntualizó que los habitantes de la ciudad podrán salir a correr para hacer ejercicio sin usar mascarilla.

“Nos les vamos a pedir que usen tapabocas porque puede ser perjudicial para la salud en actividades aeróbicas más intensas”, señaló el ministro de Salud de Buenos Aires, Fernán Quirós.

Para las actividades físicas de menor exigencia, como caminar, andar en bicicleta o patinar, se mantendrá el uso obligatorio de la mascarilla.

En la capital argentina también se permitirá desde el lunes la apertura de comercios de ropa y calzado en zonas de moderada circulación, con estándares muy estrictos de distanciamiento e higiene que incluyen la prohibición de usar probadores. Esos locales estaban exceptuados de la flexibilización de la cuarentena permitida a la mayoría de los negocios semanas atrás.

En tanto, los paseos de adultos con niños se ampliarán durante los fines de semana y las instituciones religiosas podrán transmitir sus oficios vía internet.

Las autoridades también precisaron que en el resto del país, donde la propagación del coronavirus está mucho más acotada, se reanudarán distintas actividades industriales y se permitirá la apertura de locales gastronómicos, gimnasios, piscinas, centros de yoga y bibliotecas populares con el debido distanciamiento social.

Sin embargo, el presidente Alberto Fernández dijo a medios de prensa que no se debe bajar la guardia. Señaló que el país está en el “peor momento” y que la posibilidad de frenar la actual cantidad de 900 contagios diarios “depende de la actitud” de los ciudadanos.

En Bolivia, en la primera semana de la reapertura de las actividades en la mayoría del país se incrementaron los casos, por lo que las autoridades regionales analizan si se debe volver a implementar el confinamiento.

El Ministerio de Salud reportó que las ciudades más pobladas como Santa Cruz, Beni y Cochabamba continúan con el mayor riesgo, al tiempo que en diez ciudades intermedias bajó la incidencia de contagios. A la par, las autoridades han señalado que muchas personas ocultan sus síntomas para no ser aislados y sólo acuden a los hospitales cuando la enfermedad ya está muy desarrollada.

Entre tanto, la presidenta interina Jeanine Áñez fue blanco de críticas después de que dispuso que los ministerios de Culturas, Deportes y Comunicación se eliminaran y pasaran a ser parte de otras carteras de Estado con el fin de ahorrar costos y usar dichos fondos para combatir el coronavirus.

Hasta el jueves por la noche se reportaban 12.245 contagios y 415 decesos.

En Colombia se informó que los protocolos de bioseguridad acordados entre el gobierno y la Iglesia católica estarían listos antes del 1 de julio, cuando termine la cuarentena. Se adelantó que se habilitaría sólo el ingreso del 30% de los feligreses a las más de 5.700 iglesias en todo el país y en horarios diferentes para evitar aglomeraciones, además de un distanciamiento de dos metros y con mascarillas sin excepción de personas.

Colombia tiene mas de 45 millones de católicos. Actualmente las misas se transmiten vía internet.

Por otra parte, el Ministerio de Salud señaló que el viernes ha sido el segundo día consecutivo en que han aumentado más los contagios, con 1.515, luego de que la víspera se detectaron más de 1.700. El total asciende a 36.635 infectados y 1.145 fallecidos.

En Guatemala, el ministro de Salud Hugo Monroy indicó que los casos positivos de contagios en el país llegaron a 6.269, más 216 fallecidos. De los 340 municipios del país, 146 están libres del virus, agregó.

Por otro lado, después de cinco días de iniciadas en México las medidas de la vuelta a la nueva normalidad, el ritmo de contagiados confirmados sigue creciendo, al igual que el de sospechosos, y el país se mantiene en semáforo rojo -máxima alerta- luego de que la semana pasada estaba en naranja.

El viernes se anunció que hay más de 4.300 nuevos casos en el país, con lo que el total de infectados supera los 110.000 y hay al menos 13.170 muertos.

Con la regionalización de las medidas de aislamiento esta semana ya comenzaron a operar algunas empresas de construcción, automotrices y mineras, y se permitió abrir parques y hoteles al 25% de su capacidad si las autoridades locales lo consideran conveniente. El resultado es que se ha incrementado la movilidad en casi todo el país, aunque muchos gobiernos siguen apostando por el aislamiento social preventivo.

Lo que también aumentó fueron las tensiones entre varios gobernadores y el gobierno federal.

Ocho mandatarios estatales enviaron el viernes una carta al presidente Andrés Manuel López Obrador en la que exigen “un diálogo urgente, franco, real y abierto” para coordinar políticas ante la pandemia porque, según denuncian, las reuniones mantenidas hasta ahora “no han sido útiles”, ya que “sólo han servido para anunciar lineamientos y decisiones unilaterales ya tomadas” y los mensajes a la ciudadanía han sido imprecisos y contradictorios.

“Nos resistimos a las políticas federales impuestas, porque consideramos que no atienden con recursos y solidaridad el fondo de las crisis de salud y económica”, dice la misiva firmada por los gobernadores de Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León y Tamaulipas.

En Venezuela se extendió por dos días más la reactivación de algunas actividades económicas como parte del esquema de flexibilización de la cuarentena que está vigente desde hace dos meses y medio, anunció la vicepresidenta Delcy Rodríguez.

Inicialmente el gobierno impuso desde el 1 de junio un plan de reactivación de diez sectores por cinco días para luego cerrar por diez días.

Rodríguez dijo en una transmisión televisiva que, ante el “buen desarrollo” del esquema, el presidente Nicolás Maduro decidió modificar el plan y fijar siete días de apertura parcial por siete días de cierre.

Dentro del proceso de flexibilización entraron los sectores de la construcción, la banca, las industrias química, textil y de calzado, el transporte y algunas actividades comerciales y de servicios.

La vicepresidenta indicó que Maduro está sopesando incorporar otros sectores al plan de flexibilización de actividades económicas.

La cifra de contagios subió a 2.145 con el reporte de 58 nuevos casos, de los cuales 48 están relacionados con viajeros provenientes de los países vecinos, tres son indígenas de la etnia pemón y siete son habitantes de los estados Aragua, Mérida y Miranda, informó Rodríguez.

En América Latina se han registrado más de 1,1 millones de contagios y más de 58.900 muertos.

A nivel mundial, el coronavirus ha infectado a más de 6,6 millones de personas y causado la muerte a más de 392.900, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario