Carlos Lage 17 octubre 2021

Reaparece a sus 70 años el ex dirigente comunista, Carlos Lage

El que fuera uno de los hombres más poderosos de Cuba por más de 20 años reaparece y hace saltar las alarmas

Carlos Lage Dávila, el exsecretario del Consejo de Ministros y vicepresidente del Consejo de Estado por más de 20 años y al que Raúl Castro destituyera en 2009, reapareció en un mensaje de audio divulgado por su familia y allegados en las redes sociales.

En la grabación en soporte de video, ilustrada con fotos, que circula en las redes sociales y que sus hijos y amigos compartieron en sus muros de Facebook, el defenestrado dirigente asegura que confía "en la revolución y creo firmemente que el socialismo (...) aunque a ese socialismo solo se pueda llegar con cambios profundos, muchos más que en los últimos 20 años. Es ineludible traspasar supuestos límites y correr riesgos. Eso es ahora lo verdaderamente revolucionario".

Lage había permanecido fuera de la esfera pública desde su destitución, trabajando primero en el Hospital Julio Trigo y en el policlínico 19 de Abril de la capital, sin ofrecer declaraciones ni dar entrevistas. El audio ahora divulgado es una suerte de mensaje de agradecimiento a su familia y amigos en su 70 cumpleaños, aunque en él hace referencia a asuntos de su carrera política.

"Conocí a profundidad la grandeza revolucionaria, intelectual y humana de Fidel. Casi 20 de los 70 años de mi vida fueron junto a él, incluyendo las jornadas interminables de incertidumbres, optimismo y firmeza del 'Período Especial'. Lo sentí amigo y parte de la familia. Mi admiración y cariño hacia Fidel no es modificable", dice.

"A la revolución me dediqué con pasión y sin límites de tiempo, con desinterés y sin vivir de ella. Me enorgullece que así haya sido. La sustitución de mi cargo no me sorprendió; junto con Emma y los muchachos la habíamos anticipado. Ahí comenzó la segunda vida, muy diferente a la anterior", evoca.

Embed

"Ante cualquier disyuntiva que se presente en el futuro, cualesquiera que hayan sido las causas, estaré del lado que beneficie a la revolución", declara.

En 2009, tras la destitución de Lage y del entonces canciller Felipe Pérez Roque, Fidel Castro aseguró, sin mencionarlos por sus nombres, que "la miel del poder, por el cual no conocieron sacrificio alguno, despertó en ellos ambiciones que los condujeron a un papel indigno".

Además, el dictador escribió, en una de sus "Reflexiones" publicada en el diario oficial Granma, que ambos funcionarios había llenado de ilusiones al "enemigo externo" y que el cese de ministros que emprendió su hermano Raúl Castro tras su salida del poder le había sido consultado.

Tras su destitución, Lage y Pérez Roque firmaron sendas cartas autoinculpatorias, también publicadas en Granma. "Reconozco los errores cometidos y asumo la responsabilidad", aseguró entonces.

Nacido el 15 de octubre de 1951, Lage ocupó una de las vicepresidencias del Consejo de Estado de Cuba entre 1993 y 2009. Antes de eso había sido dirigente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

Desde 1986 hasta su destitución en 2009 fue secretario del Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros de Cuba, responsabilidad que durante su mandato fue prácticamente equiparable a la de un primer ministro en una República presidencial. Entre 1990 y 2006 se halló entre los impulsores de ligeras transformaciones económicas. De 1993 a 2009 fue vicepresidente del Consejo de Estado.

Fue elegido por Fidel Castro para representar al Estado en las Cumbres Iberoamericanas, reuniones de la ONU y actos de toma de posesión de presidentes de otros países. En esos días, los analistas lo consideraron la figura civil de mayor importancia en la Isla, y llegó a especularse que sería el primer vicepresidente del país.

Carlos Lage Fidel Castro.png

Tras esta reaparición, el periodista cubano José Raúl Gallego reflexionó: "El video que circula hoy de Carlos Lage no es casual ni se trata de una 'iniciativa'. En Cuba, nada a esos niveles lo es. Menos cuando hablamos de un hombre que durante más de diez años ha permanecido en silencio, obediente, cumpliendo las nuevas tareas que su condición de tronado le impuso, mientras que mantenía algunos privilegios materiales y sobre todo, el mayor de los privilegios: estar en 'libertad' y vivo después de tamaña caída y que su desgracia no se extendiera de manera implacable hacia su familia".

Para Gallego, se trata de un mensaje "autorizado y circulado por la Seguridad del Estado, con la venia de Raúl Castro, aún cuando no lo mencione en el video para rendirle pleitesía como le hizo al hermano y al sistema que lo destronó".

"La pregunta que queda pendiente es si el objetivo de esto es preparar el terreno para integrarlo al Gobierno de Canel (quizá en sustitución de Murillo) o 'llevarse' al propio Canel", especula en su muro de Facebook.

"El principal peligro aquí es que la gente caiga en la trampa de creer que esto significa algún indicio positivo, ya sea porque piensen que este hombre puede hacer alguna transformación o porque crean que podría hacerle alguna 'gorbachovsada' a los que están en el poder una vez que esté adentro y desaparezca Raúl Castro".

"Ninguna de las dos va a suceder. La primera, porque a ninguno de ellos les interesa el cambio que necesita Cuba, que es sobre todo político y no una transformación económica al estilo vietnamita o chino. (...) La segunda, porque si lo desentierran es porque saben que lo pueden controlar. (...) Estamos en un momento definitorio, en tiempos de Patria y Vida, de gente que salió a la calle por cientos de miles a gritar Abajo la dictadura y Libertad".

"Cualquier movimiento hacia atrás, aun cuando pudiera llevar la promesa de un posible cambio menos traumático, es ganancia para los que están en el poder, que siguen ganando tiempo y sacando la nariz del agua mientras miles de cubanos están en las cárceles por pensar diferente, muriendo en hospitales sin medicinas, gastando su vida en colas para intentar conseguir algo de comer, o mirando desde los cristales las vidrieras de tiendas que venden en una moneda en la que no les pagan por su trabajo", finaliza.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario