EEUU 22 julio 2021

Cacatúas aprenden a levantar las tapas de botes de basura

WASHINGTON (AP) — Hace algunos años, un científico de Sydney se percató de que una cacatúa de cresta amarilla –Cacatua galerita– abría su bote de basura. Aunque no todos los residentes estarían entusiasmados, el ornitólogo Richard Major quedó impresionado por la muestra de ingenio.

Para un ave es toda una hazaña agarrar la tapa de un basurero con su pico, hacer palanca para abrirla y luego desplazarse lo suficiente a lo largo del borde del bote como para que la tapa caiga hacia atrás, dejando al descubierto los tesoros comestibles de la basura.

Intrigado, Major hizo equipo con investigadores de Alemania para estudiar cuántas cacatúas aprendieron este truco. A principios de 2018, descubrieron, a partir de una encuesta a los residentes, que las aves de tres suburbios de Sydney habían dominado la novedosa técnica para hurgar. A finales de 2019, las aves levantaban las tapas de los contenedores en 44 suburbios.

“De tres suburbios a 44 en dos años es una propagación bastante rápida”, dijo Major, que tiene su oficina en el Museo Australiano.

La siguiente pregunta que plantearon los investigadores era si las cacatúas habían descubierto cómo hacer esto solas, o si copiaron la estrategia de aves experimentadas. Su investigación, publicada el jueves en la revista Science, concluyó que las aves aprendieron sobre todo al observar a sus compañeras.

“Esa propagación no se dio al azar. Comenzó en los suburbios del sur y se extendió hacia el exterior”, afirma Major. Básicamente, se puso de moda como un paso de baile.

Los científicos han documentado otros casos de aprendizaje social en las aves. Un ejemplo clásico es el de los herrerillos, unos pequeños pájaros que aprendieron a perforar las tapas de las botellas de leche en el Reino Unido a partir de la década de 1920, un movimiento ingenioso, aunque más sencillo y físicamente menos exigente que abrir los cubos de basura.

Sin embargo, observar una nueva “tendencia cultural” que se extiende en la naturaleza -o en los suburbios- en tiempo real ofreció a los investigadores de la cacatúa una oportunidad especial, dijo Lucy Aplin, ecóloga cognitiva del Instituto Max Planck de Comportamiento Animal en Alemania y coautora del estudio. “Este es el sueño de un científico”, dijo.

Durante el verano austral de 2019, el día de recolección de basura en los suburbios de Sydney era el día de investigación del equipo. Mientras los camiones de la basura recorrían sus rutas y la gente empujaba los contenedores a la acera, la ecóloga conductual del Instituto Max Planck Barbara Klump conducía y se detenía para grabar a las cacatúas que se posaban en los botes. No todas las cacatúas lograban abrirlos, pero registró unos 160 videos de intentos exitosos.

Al analizar las imágenes, Klump se dio cuenta de que la gran mayoría de las aves que abrían contenedores eran machos, que suelen ser más grandes que las hembras. Las aves que dominaban el truco también tendían a ser dominantes en las jerarquías sociales.

“Esto indica que si uno está más conectado socialmente, tiene más oportunidades de observar y adquirir un nuevo comportamiento, y también de replicarlo”, dijo.

Las cacatúas son aves muy gregarias, se alimentan en pequeños grupos, descansan en grupos grandes y rara vez se las ve solas en Sydney. Aunque muchas especies han disminuido con la expansión de las ciudades australianas, estas audaces y extravagantes aves han prosperado en general.

“En un entorno imprevisible y rápidamente cambiante, con fuentes de alimento imprevisibles, los animales más oportunistas prosperan”, afirma Isabelle Laumer, investigadora del comportamiento de la Universidad de California, campus Los Ángeles, que no participó en la investigación.

En la última década, las investigaciones han demostrado que “la adaptabilidad urbana está relacionada con rasgos como la capacidad de innovación, la flexibilidad conductual y la exploración”, afirma Aplin, del Instituto Max Planck. Lo que la nueva investigación añade a esa conclusión es que las criaturas que transmiten los conocimientos y las nuevas habilidades sociales también tienen una ventaja.

Los loros -entre los que se encuentran las cacatúas- son conocidos por estar entre las aves más inteligentes. Tienen un cerebro del tamaño de una nuez, pero la densidad de neuronas que albergan sus prosencéfalos confiere a muchas especies capacidades cognitivas similares a las de los grandes simios, afirma Irene Pepperberg, investigadora de cognición animal en Harvard, que ha estudiado a los loros grises africanos y no participó en el nuevo trabajo.

Mientras que los loros grises africanos son conocidos por su capacidad para imitar y, a veces, comprender el habla humana, las cacatúas son famosas por su habilidad para utilizar y manipular nuevas herramientas, como rompecabezas en el laboratorio o tapas de basureros en la naturaleza, dijo.

“Todo el mundo en Sydney tiene una opinión sobre las cacatúas”, dijo Major, el ornitólogo del Museo Australiano. “Tanto si te gusta ver a estas grandes y extravagantes aves sociales como si crees que son una plaga, tienes que respetarlas. Se han adaptado de forma brillante a vivir con los humanos, a la dominación humana del entorno”.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario