Mundo 21 junio 2022

Brasil: Lula lanza campaña ambientalista y centrista

SAO PAULO (AP) — El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva presentó el martes su plan de gobierno, el cual incluye iniciativas de cero deforestación y propuestas para atraer a los votantes moderados con el propósito de vencer al mandatario actual, Jair Bolsonaro, en los comicios de octubre.

El izquierdista de 76 años, quien gobernó a la nación sudamericana de 2003 a 2010, se ubica por delante del derechista Bolsonaro en todos los sondeos de intención de voto para la contienda presidencial.

Lula presentó su plan en un hotel de Sao Paulo acompañado del exgobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, un político de inclinación derechista que se convirtió en aliado y será su compañero de fórmula. Lula dijo que el documento de 34 páginas será actualizado más adelante, después de reuniones con otros aliados a nivel nacional.

“Todos los presentes, incluso aquellos que no son ingenieros, saben que la construcción de una casa inicia por tener buenos cimientos”, dijo a sus simpatizantes en un discurso televisado. “Estos son nuestros cimientos. Construiremos nuestra casa con el paso del tiempo”.

El plan de Lula incluye una promesa de “combatir los delitos ambientalistas promovidos por milicias, invasores de tierras, traficantes madereros y cualquier organización económica que actúe contra la ley”.

“Nuestro compromiso es con el incesante combate contra la deforestación ilegal y la promoción de una deforestación neta igual a cero, que significa la restauración de zonas degradadas y la reforestación de los biomas”, afirma el documento.

El plan también asegura que “deberá modernizarse el estándar para la regulación mineral, y se combatirá severamente la minería ilegal, particularmente en la Amazonía”.

Bolsonaro es un firme partidario de los mineros y asegura que deberían tener el derecho de operar en tierras indígenas, que son algunas de las más protegidas contra la deforestación en el país.

El plan también habla de empleos verdes en la paraestatal Petrobras. La compañía debería operar “en segmentos vinculados a la transición ambiental y energética, como el gas, fertilizantes, biocombustibles y energías renovables”, según el documento, en el que no se menciona el monto que se invertiría en esta iniciativa.

El plan de Lula, que fue redactado por integrantes de los siete partidos que lo respaldan, no incluye un llamado a desechar la reforma laboral que aprobó el Congreso en 2007, algo que se esperaba. Señala únicamente que Lula buscaría anular “las partes regresivas de las leyes laborales actuales”.

El documento tampoco menciona varios otros asuntos que se tenía previsto que atendiera, como la regulación de los medios de comunicación, políticas para la reforma de tierras y una clara defensa a los derechos al aborto.

Los aliados de Lula dijeron que los encargados de redactar el plan buscaron atraer a los líderes empresariales que han expresado preocupación por el intento de Lula de volver a la presidencia.

Dijeron que la postura en contra de la deforestación está dirigida a políticos como la ambientalista Marina Silva, una moderada que se ha postulado a la presidencia en las últimas tres elecciones y que aún no otorga su respaldo a ningún candidato actual.

“Hablar de una deforestación neta igual a cero es lo que hace Marina”, dijo el senador Randolfe Rodrigues, un aliado de Lula del partido Red de Sostenibilidad. “El resto de la redacción es para que los moderados pongan atención, que vean lo que estamos haciendo”.

Carlos Melo, profesor de ciencias políticas en la Universidad Insper de Sao Paulo, dijo que el plan es “adecuadamente amplio y superficial” para que los moderados se sientan atraídos a la candidatura de Lula.

“El desafío de Lula es no causar un impacto con este documento. No dice mucho de lo que hará, para que los temas divisivos no se conviertan en el centro de atención”, señaló Melo en entrevista telefónica.

Un simpatizante de Bolsonaro interrumpió brevemente la presentación del plan de gobierno para gritarle a Lula desde algunos metros de distancia, una falla de seguridad que dejó intranquilo al personal del exmandatario.

El alborotador, el político derechista Caique Mafra, es amigo del legislador Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente, y se postulará para legislador del estado de Sao Paulo este año.

“Vino, nos provocó, pero no hubo un ataque”, dijo Aloizio Mercadante, uno de los coordinadores del documento de campaña. “Este incidente únicamente subraya el cuidado que debemos tener con la seguridad en esta complicada campaña”.

En la pasada campaña presidencial, Bolsonaro fue apuñalado en la región abdominal durante un mitin. Los doctores dijeron que las heridas casi le costaron la vida, pero se recuperó a tiempo para vencer al izquierdista Fernando Haddad, aliado de Lula. Bolsonaro se ha sometido a seis cirugías debido al daño sufrido durante el ataque, la mayoría de ellas en los intestinos.

El agresor, Adelio Bispo, ha estado internado en una institución mental desde el incidente.

Fuente: Associated Press

Notas Relacionadas

Deja tu comentario