Biden 25 enero 2022

Rusia envía ayuda a Cuba en su juego de presiones a Biden

El presidente ruso Vladimir Putin conversó este lunes con los gobernantes de Cuba y Venezuela sobre asuntos de "cooperación estratégica"

Rusia envió a Cuba un nuevo cargamento de ayuda humanitaria horas después de que el gobernante de la isla, Miguel Díaz-Canel anunciara que habló con su par ruso, Vladímir Putin sobre su “asociación estratégica”.

Se trata del quinto vuelo que llega a la isla desde diciembre y según expertos es una muestra de cuánto valora el Kremlin a su aliado caribeño. Todo esto mientras crecen las tensiones entre Rusia y Estados Unidos por la crisis en Ucrania, país que se cree pueda ser invadido en los próximos meses por Moscú.

“Esto es simplemente Putin jugando ajedrez con [el presidente Joe] Biden al que él percibe como una debilidad no sólo como presidente sino con una debilidad enorme en términos de correlación de fuerzas internas en Estados Unidos”, dijo Sebastián Arcos, subdirector del Instituto de Estudios Cubanos de la Universidad Internacional de la Florida.

Arcos considera que la relación entre ambos países “no es ni remotamente” la que había entre la URSS y Cuba. El imperio soviético entregó a Cuba $65,000 millones en treinta años en forma de préstamos y subsidios, de acuerdo a los cálculos del economista Carmelo Mesa Lago.

En medio de la crisis ucraniana, el viceministro de Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, había dicho que no descartaría el despliegue de tropas rusas en Cuba y Venezuela si continuaba escalando el conflicto con Ucrania.

Miguel Díaz-Canel, el gobernante de Cuba, recibió también una llamada de su homólogo ruso, Vladímir Putin, donde según el Kremlin “discutieron una mayor coordinación de las acciones de Rusia y Cuba en el ámbito internacional de acuerdo con los principios de asociación estratégica y las tradiciones de amistad y comprensión mutua”.

Díaz-Canel ha buscado el apoyo ruso con llamadas telefónicas y mensajes cordiales a su par ruso durante años. Pero eso no parece que el apoyo militar de Moscú vaya más allá de las palabras.

“Para Rusia sería demasiado caro establecer un contingente de tropas en Cuba. Es un lujo que no puede permitirse. La economía rusa es incluso menor que la de Italia. Los movimientos y amenazas, como esta de Cuba, son gestos simbólicos”, dijo Arcos.

El valor de los negocios entre Cuba y Rusia ha disminuído ostensiblemente. Las exportaciones rusas a Cuba cayeron en 2020 en más de 200 millones, mientras lo que vende Cuba al país euroasiático tiene apenas un valor de 7 millones de dólares.

“El impacto de esa ayuda humanitaria en Cuba es mínimo. Estados Unidos es hoy el principal proveedor de alimentos a Cuba”, dijo.

El experto de FIU cree que a pesar de la actitud de Cuba hacia Rusia, un país hostil, la Casa Blanca no cambiará la política hacia la isla de manera drástica.

“Biden tiene poco que hacer con Cuba considerando que cuando él llegó a la presidencia tenía un plan de regresar a la apertura de Barack Obama pero ese plan se frustró con los sucesos del 11 de julio en Cuba”, añadió el experto.

Embed

"Tuve una reunión muy, muy, muy buena. Hay total unanimidad con todos los líderes europeos", dijo Biden a la prensa después del video conferencia.

https://twitter.com/mae_rusia/status/1485639166343979015

El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, hizo comentarios similares después de sus conversaciones con Estados Unidos, Italia, Polonia, Francia, Alemania, el Consejo Europeo, la Comisión Europea y la OTAN, informó Radio Europa Libre.

El pasado 13 de enero, el vicecanciller ruso Sergei Ryabkov comentó, en medio de las disputas con Estados Unidos y la OTAN, que el Kremlin podría desplegar recursos militares a Cuba y Venezuela.

El gobierno de Estados Unidos calificó de “fanfarronada” dicha posibilidad, y acerca de una invasión rusa a Ucrania subrayó que respondería de forma rápida y masiva.

Entretanto, activistas y periodistas independientes en Cuba han criticado el silencio del régimen sobre las declaraciones de Ryabkov. Desde La Habana, el opositor Manuel Cuesta Morúa dijo que la actitud del gobierno es una “humillación nacional”, la cual "retoma aquella discusión vieja de que, en definitiva, aquí nunca se trató de soberanía nacional y sino de antinorteamericanismo, rampante y sonante”.

Fuente: Mario J. Pentón

Notas Relacionadas

Deja tu comentario