Ayuda económica 20 enero 2021

Comienzan a llegar los $600

Esta asistencia monetaria le inyecta $1,700 millones a la economía local

Desde ayer, cientos de puertorriqueños comenzaron a recibir los $600 de la segunda ronda del Pago de Impacto Económico, dinero que representa un respiro para muchas familias que han sido impactadas por la emergencia del Covid-19.

El dinero —que es parte del paquete de asistencia federal de la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica del Coronavirus (Cares)— se desembolsará en el menor tiempo posible, según el gobernador Pedro Pierluisi.

“Ya contamos con la autorización del gobierno federal para implantar el plan de distribución de pago de $600 y hoy mismo (ayer) se están realizando los primeros pagos que se reflejarán en las cuentas de banco de miles de ciudadanos”, afirmó el primer mandatario. “Debo reconocer la labor del secretario del Departamento de Hacienda, Francisco Parés Alicea, y su equipo de trabajo, quienes pudieron formalizar los acuerdos con el Servicio de Rentas Internas (IRS, por sus siglas en inglés), y lograr la aprobación en un periodo de 23 días luego de la firma de la legislación a nivel federal”.

El secretario de Hacienda aseguró que en tres o cuatro semanas la mayoría de las personas tendrá el dinero depositado en su cuenta o un cheque en trámite.

“A solo horas de haber recibido la autorización, comenzamos el envío de los pagos de $600. Como adelantamos, este proceso de los desembolsos será mucho más rápido porque en el 95% de los casos, el Departamento tiene la información bancaria necesaria para realizar el depósito directo. Hemos establecido un plan de trabajo que contempla cientos de miles de pagos consecutivos, casi a diario, durante las próximas semanas”, explicó Parés.

La ayuda federal alcanzará a cerca de 2.8 millones de personas, ya sea como individuos, parejas o dependientes, lo que representa un total aproximado de $1.7 billones.

Revelan cómo utilizarán el dinero

Una encuesta relámpago realizada por EL VOCERO, reveló que la llegada de los $600 servirá —principalmente entre los más jóvenes— para saldar deudas y hacer crecer los ahorros.

“Yo voy a usar este dinero, los $600, para saldar mis tarjetas de crédito o para arreglar algunas cosas de mi casa que compré hace algunos meses. Si llegara otro cheque más adelante, entonces podría hacer ambas cosas”, indicó Jaimarie Corales, de 27 años.

Lo mismo indicó José Rodríguez, de 25 años, quien tiene varias tarjetas de crédito con balances a los que quiere abonar con el dinero del incentivo federal. “El dinero de ese cheque lo voy a usar para pagar mis tarjetas de crédito. Si aumentaran la ayuda económica federal con $1,400 adicionales, también usaría ese dinero para tratar de cancelar el balance de mis tarjetas”, apuntó.

Sin embargo, a medida que incrementa la edad, la intención de ahorro se hace más palpable. Jaime Collazo, de 56 años, aseguró que no tiene muchas deudas y que prefiere no gastar el dinero que le llegará próximamente para usarlo en sus prioridades, que son adquirir una vivienda y conocer diferentes destinos. “Yo voy a guardar ese dinero para el pronto de una casa que quiero comprar o para viajar tan pronto se pueda. No tengo muchas deudas, por lo que, por el momento, prefiero depositarlo en mi cuenta de ahorro”, señaló.

En un sentido muy similar se expresó Amanda Colón, de 52 años, quien usará el incentivo económico federal para juntarlo con sus ahorros y completar para los gastos de su vivienda. “Mi esposo y yo tenemos una cuenta de ahorro para saldar nuestra casa en unos años y utilizaré toda la ayuda adicional que nos envíen para este propósito”, aseguró.

Para Carmen Colón, de 80 años, la prioridad es depositar el cheque en su cuenta de ahorro para futuras emergencias y utilizar otra parte para sus gastos actuales. “Tan pronto reciba ese cheque, voy a depositar $200 en la cooperativa, $200 en otra cuenta de ahorro que tengo y los otros $200 para gastarlos en algunas cosas que necesite. Si llega más dinero después, haré lo mismo”, detalló.

Beneficio de pagar y saldar

El ahorro y el pago de deudas son alternativas beneficiosas tanto para el sector económico como para el ciudadano que utilice esta ayuda para disminuir su carga financiera o para comenzar a guardar para cualquier otra situación de emergencia que pueda ocurrir en el futuro.

El asesor financiero de Primerica, Juan Carlos Quiles, considera que no malgastar ese dinero “es la mejor opción y que se use para establecer un fondo de emergencia con entre tres y seis meses de los gastos mensuales. Hay mucha gente que si hubiera tenido ese dinero ahorrado, no tuviera las situaciones difíciles que está enfrentando. Esto va a ayudar mucho a quien aproveche el dinero adicional para ahorrar”.

Por su parte, el economista Joaquín Villamil indicó que este comportamiento es el que ocurre normalmente cuando la persona recibe dinero inesperado o adicional a su fuente de ingreso.

“No es sorpresa que hayan contestado que vayan a saldar deudas y ahorrar, ha pasado en otras ocasiones. Es bueno que lleguen estos fondos que se va a sentir en el consumo, pero el efecto sigue siendo temporero. Si llegan los $1,400 adicionales, serán un respiro como los $600, pero no la solución. Hay que pensar en cómo generamos capacidad de crecimiento económico”, puntualizó Villamil.

Fuente: elvocero.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario