Australia 08 marzo 2021

La llaman "la peor asesina serial de Australia", fue condenada por matar a sus 4 bebés pero ahora expertos científicos aseguran que es inocente

Recolectaron evidencia de que sería portadora de una mutación genética que habría causado la muerte súbita de sus hijos. Más de 90 especialistas piden que la mujer que sea liberada

Una serie de informes de la principal publicación científica COSMOS analiza los avances que los científicos dicen que cambian el peso de la evidencia en el caso, lo que los lleva a enviar una petición a la gobernadora de Nueva Gales del Sur, Margaret Beazley, pidiendo el perdón de Folbigg.

La acusación argumentó que Folbigg asfixió a sus hijos, pero los descubrimientos científicos han puesto en duda esa conclusión.

Ian Connellan, editor en jefe de la Royal Institution of Australia y editor de COSMOS, dijo: “El factor clave es que la ciencia ha cambiado en este caso, a través de nuevos conocimientos. Esta larga lista de australianos increíblemente eruditos y eminentes exige que se haga justicia”, dijo en un comunicado el jueves pasado.

“También puede resultar fundamental, en la forma en que nuestros tribunales están preparados para aceptar evidencia científica respaldada por pares, incluidos descubrimientos relativamente nuevos, especialmente cuando se enfrentan a detalles circunstanciales”, agregó.

Folbigg fue condenada por pruebas circunstanciales y pruebas de sus diarios, y la fiscalía argumentó que era poco probable que cuatro de sus hijos pudieran morir repentina e inesperadamente mientras dormían.

Esos diarios incluyen entradas de 1997, después del nacimiento de Laura, que dicen: “No hubiera soportado a otra como Sarah. Ella le salvó la vida al ser diferente”. Y: “Es una bebé bastante bondadosa, gracias a Dios, la salvará del destino de sus hermanos. Creo que fue advertida”.

Otra entrada decía: “Con Sarah todo lo que quería era que se callara. Y un día lo hizo”.

Pero los patólogos forenses expresaron su preocupación por las pruebas médicas proporcionadas en el juicio y, en marzo de 2019, se llevó a cabo una investigación judicial sobre las condenas de Folbigg.

Según los registros médicos, los cuatro niños padecían una serie de condiciones antes de morir: el primer niño, Caleb, tenía dificultades para respirar desde que nació; el segundo, Patrick, sufrió ataques epilépticos; y las niñas Sarah y Laura tuvieron infecciones respiratorias solo unos días antes de su muerte.

Los científicos dicen que estas condiciones sugieren que si existía una sola causa natural subyacente, era probable que fuera genética, con un amplio espectro de manifestaciones y desencadenantes letales.

Un equipo internacional multidisciplinario de científicos se embarcó en un estudio para encontrar al culpable y planteó la hipótesis de que variantes genéticas hereditarias raras podrían ser responsables de los trastornos cardíacos o respiratorios detrás de las muertes súbitas de los niños.

La profesora Carola Vinuesa, de la Universidad Nacional de Australia, dijo que el equipo comenzó secuenciando todo el genoma de Kathleen Folbigg.

“Dado que era mucho más complicado extraer el genoma de los niños, existía la posibilidad de que la propia Kathleen pudiera ser portadora de una de estas variantes, porque tienden a ser heredadas”, dijo Vinuesa en un comunicado.

No es raro que algunas variantes que causan muerte súbita en los niños permanezcan en silencio en algunas personas; algunas pueden portar la mutación pero crecer como un adulto sano.

“Así que Folbigg podría haber estado portando estas mutaciones y se las transmitió a sus hijos. Fue un poco arriesgado”, dijo Vinuesa.

Descubrieron que todos sus hijos tenían una afección subyacente o un gen mutado que significaba que todos podrían haber muerto por causas naturales.

Folbigg tenía una mutación no informada previamente en el gen CALM2 designado G114R. El gen CALM2 codifica la calmodulina, una proteína modificada con calcio, y las mutaciones de este gen se han relacionado con la muerte cardíaca súbita. La mutación estuvo presente en Sarah y Laura. Laura mostró signos de miocarditis en la autopsia.

Los genomas de Caleb y Patrick mostraron una variante genética rara separada en el gen BSN, que en estudios en ratones se había relacionado con ataques epilépticos letales tempranos. A Patrick le habían diagnosticado epilepsia cuatro meses antes de su nacimiento y Caleb tenía la laringe flácida y dificultad para respirar.

“Si no se tiene en cuenta la genética, parecería un escenario excepcionalmente raro tener cuatro muertes naturales en una familia. En realidad no lo es”, dijo Vinuesa.

La sentencia de Folbigg se redujo en apelación en 2005, de 40 años a 30, con un período sin libertad condicional de 25 años. Si no se concede la petición de indulto, la mujer de 53 años será elegible para libertad condicional, con tiempo cumplido, en 2028.

El tribunal de apelación penal de Nueva Gales del Sur ha desestimado dos veces una apelación contra las condenas. También se desestimó una solicitud de apelación ante el tribunal superior.

Incluso ante la nueva evidencia el juez jefe de la corte de distrito Reginald Blanch QC afirmó: “Incluso sobre la base de aceptar la opinión del profesor Vinuesa de que ahora es plausible que Sarah y Laura Folbigg puedan haber tenido una afección cardíaca, y que eso plantea la posibilidad de que haya causado sus muertes, no considero que la investigación deba reabrirse con el propósito de celebrar más audiencias sobre la variante CALM2 identificada en Sarah y Laura. Por las razones anteriores, la información adicional recibida desde el cierre de las pruebas y presentaciones no suscita en mi mente ninguna duda razonable sobre la culpabilidad de la Sra. Folbigg por estos delitos”.

El equipo legal de Folbigg impugnó la investigación en la corte suprema, diciendo que Blanch había demostrado “prejuicio aprehendido” y no examinó adecuadamente la evidencia genética. El tribunal reservó su decisión el mes pasado.

Fuente: Infobae.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario