Mundo 27 marzo 2020

AP EXPLICA: EEUU arrecia acciones para deponer a Maduro

CARACAS (AP) — El gobierno del presidente Donald Trump ha formulado cargos contra el mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, y contra más de una docena de sus colaboradores más cercanos, redoblando sus esfuerzos para sacar del poder al gobernante socialista. Fiscales federales anunciaron el jueves las imputaciones de narcoterrorismo contra Maduro. Washington apoya al legislador opositor Juan Guaidó, que pretende derrocar a Maduro. Las acusaciones fueron anunciadas en momentos en que Maduro ha ordenado una cuarentena total en Venezuela para frenar la propagación del nuevo coronavirus y mientras la nación petrolera resiente la caída de los precios internacionales del crudo. A continuación, una perspectiva de las acusaciones estadounidenses en el tumultuoso panorama político, social y económico de Venezuela:

___

¿QUÉ DICEN LAS ACUSACIONES?

El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusa a Maduro y su círculo más cercano de convertir a Venezuela en una empresa criminal al servicio de narcotraficantes y grupos terroristas, ya que presuntamente él y sus aliados robaron miles de millones de dólares del país sudamericano rico en oro y petróleo.

Maduro, el jefe del partido socialista Diosdado Cabello y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, entre otros, están acusados de confabularse durante varios años con rebeldes colombianos y miembros de las fuerzas armadas venezolanas “para inundar a Estados Unidos con cocaína” y utilizar el tráfico de narcóticos como “arma contra Estados Unidos”.

Maduro arremetió contra las imputaciones y describió al presidente Donald Trump como un “cowboy racista” que maneja las relaciones internacionales como un “extorsionador de las mafias neoyorquinas”.

___

¿CÓMO SE LLEGÓ HASTA AQUÍ?

Estados Unidos y Venezuela han sido enemigos ideológicos durante dos décadas, desde que el fallecido presidente Hugo Chávez emprendió una revolución socialista en la nación sudamericana. Los detractores aseguran que las políticas mantenidas por Maduro han inmerso a la nación en su actual crisis política y económica.

El gobierno de Trump fue el primero entre más de 50 naciones que apoyaron a principios de 2019 a Guaidó, quien se adjudicó facultades presidenciales y se comprometió a sacar a Maduro del poder, así como a poner fin a la crisis en el país, la cual ha obligado a alrededor de 5 millones de venezolanos a abandonar su patria. Guaidó asegura que la reelección de Maduro en 2018 fue fraudulenta porque se impidió participar a la mayoría de los políticos populares de oposición.

Antes de la acusación formal, la Casa Blanca impuso sanciones financieras a Maduro, docenas de sus colaboradores y la firma petrolera estatal PDVSA.

Sin embargo, Maduro continúa afianzado en el poder porque conserva el control de las principales instituciones y de las fuerzas armadas de Venezuela. Los máximos militares del país reiteraron el viernes en la televisión estatal su apoyo a Maduro, que tiene el respaldo de China, Rusia y Cuba.

___

IMPLICACIONES PRACTICAS

Eric Farnsworth, vicepresidente del centro de investigación Council of the Americas and Americas Society (Consejo de las Américas y Sociedad de las Américas), dijo el viernes que las imputaciones aumentan el aislamiento a Maduro.

Farnsworth señaló que la acusación penal no inhibe la posibilidad de negociar la salida de Maduro a través de canales extraoficiales. Más bien, señaló, la recompensa de 15 millones para capturar a Maduro podría incentivarlo a que considere abandonar Venezuela y buscar una nueva vida en otra parte.

“Él tiene que estar cuidándose la espalda todo el tiempo”, declaró Farnsworth. “Hay una recompensa de 15 millones de dólares por tu cabeza en un país que está muriéndose de hambre y lleno de armas. Eso es algo a lo que debe estar todavía más atento”.

___

CONSECUENCIAS SOBRE GUAIDÓ

El mismo día del anuncio de las imputaciones estadounidenses, el fiscal general de Maduro abrió una investigación contra el dirigente opositor por presuntamente planear un golpe de Estado con un oficial retirado del ejército venezolano en la vecina Colombia.

Sin embargo, el gobierno de Maduro ha emprendido reiteradas investigaciones contra Guaidó y amenazado con ponerlo preso. Guaidó a menudo recibe amenazas de los simpatizantes de Maduro, pero no ha sido arrestado. Expertos han manifestado temor de que la captura de Guaidó pudiera provocar una intervención extranjera.

Maduro ha advertido que Guaidó pagará a la larga sus presuntos crímenes.

___

¿QUÉ SIGUE?

El futuro que depara a Venezuela divide a los expertos. El colapso podría continuar durante años a medida que aumenta la emigración de venezolanos, o los gobernantes de los estados fronterizos podrían escindirse para administrar sus regiones de manera independiente a medida que el gobierno central en Caracas pierda el control.

La caída internacional de los precios del petróleo y la incapacidad del gobierno para enfrentar el nuevo coronavirus podría causar una revuelta al interior del círculo más cercano de Maduro, posiblemente las fuerzas armadas, aseguran analistas.

“Venezuela va a ser un país muy diferente dentro de un año”, declaró Farnsworth.

___

Scott Smith está en Twitter como @ScottSmithAP

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario