Mundo06 septiembre 2019

Análisis AP: Controversia revela forma de pensar de Trump

NUEVA YORK (AP) — El presidente Donald Trump nunca se equivoca, al menos según él. Las incesantes explicaciones que dio a sus erróneas advertencias del domingo de que el huracán Dorian amenazaba a Alabama, y que causaron días de burla y escepticismo, son sólo el ejemplo más reciente de la eterna renuencia del presidente a reconocer un error, por inofensivo que sea.

Su ferviente defensa durante días, no solo ha prolongado la atención a su capricho personal, sino también su voluntad, nuevamente en manifiesto la noche del jueves, a desplegar a personal y recursos del gobierno para justificar una aseveración imprecisa. Las declaraciones presidenciales pueden influir en los mercados, inquietar a los capitales en el mundo y, en este caso, alarmar innecesariamente a los habitantes de un estado. Sin embargo, la relación de Trump con la verdad y la responsabilidad amenazó de nuevo con socavar el peso de las palabras de un presidente.

"Los grandes presidentes reconocen cuando cometen un error, lo arreglan, y siguen adelante", dijo el historiador presidencial Jon Meacham. "En este momento, se trata de una equivocación de que un huracán va a azotar un estado. Pero también puede derivar en un problema mayor, costar vidas humanas y contribuir a crear un ambiente en el que las personas no puedan confiar en el gobierno".

No es la primera vez que Trump se rehúsa a admitir que cometió una equivocación. Los ejemplos van desde lo inofensivo, como su declaración de su envestidura presidencial contó con la mayor multitud de la historia, hasta lo más grave, como su aseveración sobre un fraude electoral generalizado en 2016 que propició la creación de una comisión electoral para que demostrara y apoyara su aseveración.

Esta tempestad en particular de Trump, como suele ser el caso, comenzó con un tuit.

El domingo, el presidente advirtió que Alabama y otros estados "muy probablemente serían impactados con (mucha) más fuerza de lo anticipado". Sin embargo, para entonces, Alabama no enfrentaba ningún peligro, como lo aclaró rápidamente el Servicio Nacional de Meteorología.

En lugar de retractarse, Trump arreció la defensa de su alerta y continuaba haciéndolo cuatro días después.

El miércoles, Trump mostró un mapa del curso proyectado de Dorian en el que se mostraba el cono de incertidumbre que abarcaba gran parte de Florida pero que no rebasaba al estado. Sin embargo, una extensión estaba agregada con un marcador negro que llegaba hasta una zona de Alabama.

El presidente, conocido por su amor a los rotuladores de la marca Sharpie, alegó ignorancia sobre la alteración. "No sé, no sé, no sé, no sé", respondió cuando se le preguntó.

Esa noche y al día siguiente, acudió a Twitter para insistir de nuevo en que ciertos modelos de seguimiento de tormentas demostraban que él tenía razón. Tuiteó mapas obsoletos, presionó al personal de la Casa Blanca para que apoyara sus afirmaciones y duplicó su pronóstico erróneo, ocho veces más.

"En el modelo de Florida, el Gran Estado de Alabama habría sido golpeado o rozado", dijo en uno de sus tuits. "¡Lo que dije fue correcto! ¡Todas las Noticias Falsas son para humillarme!", agregó.

Luego, a última hora del jueves, la Casa Blanca emitió una declaración oficial del contraalmirante Peter J. Brown, asesor del presidente en materia de seguridad nacional y antiterrorismo.

Fue él, escribió Brown bajo el membrete de la Casa Blanca, quien informó a Trump el domingo, mostrándole el pronóstico oficial del Centro Nacional de Huracanes, pero también una serie de otros modelos, que "mostraban posibles impactos de tormentas fuera del cono de pronóstico oficial".

La polémica actual, atizada a diario por el presidente, encendió las redes sociales. El hashtag "Sharpie" fue tendencia en Twitter y las bromas abundaron. Sin embargo, para algunos, se trató de un nuevo referendo sobre Trump y su aptitud para la presidencia.

"Estoy preocupado. Siento pena por el presidente", dijo el demócrata Pete Buttigieg, quien espera medirse contra Trump en la elección de 2020. "Y eso no es lo que debemos de sentir hacia el personaje más poderoso del país. Nuestras vidas dependen literalmente de su sabiduría y juicio".

No obstante, varios aliados de la Casa Blanca defendieron al presidente y acusaron a los medios de preferir reaccionar exageradamente a la metida de pata en vez de enfocarse en las vidas que siguen en peligro por la tormenta.

"Este presidente recibe la peor cobertura que haya recibido presidente alguno en la histórica de la república", dijo Geraldo Rivera, reportero y confidente de Trump. "Todo lo que dice y hace es cotejado y revisado para mostrarlo como estúpido, desinformado o mentiroso".

Aun cuando el huracán azotaba la costa este, la atención de Trump estaba en Alabama. Tuiteó varias veces pronósticos desactualizados que indicaban que Alabama podría ser azotado por la tormenta.

"Los estadounidenses están en medio del peligro y el presidente pone todo su enfoque en... encubrir un pequeño error que cometió", tuiteó el exdirector del FBI James Comey, conocido crítico de Trump. "Narcisismo no es liderazgo. Estados Unidos merece algo mejor".

Trump es conocido por no reconocer sus errores, arremetiendo a todo vapor aun cuando su error o su mentira salen a relucir.

"Creo que disculparse es algo bueno, pero uno tiene que estar equivocado", dijo en una entrevista en 2016. "Me disculparé por supuesto, espero que algún día en un futuro distante, si alguna vez me equivoco", agregó Trump.

Esa estrategia a veces le ha funcionado bien, permitiéndole arremeter contra las polémicas, confiado en que muchos de sus seguidores optan por creer en su palabra en vez de la de los medios, pero los críticos dicen que una cosa es decir que la Torre Trump tiene 68 pisos aunque todas las medidas indican que tiene 58, y otra es usar los recursos del gobierno y a su personal para tratar de revertir algo con el fin de indicar que él estuvo en lo correcto todo el tiempo.

Después de que él advirtió sobre los peligros de una caravana de migrantes en 2018, varios funcionarios del gobierno citaron estadísticas de arrestos sobre terrorismo que resultaron ser falsos.

Cuando Trump dijo que ya tenía listo un plan de recortes de impuestos para la clase media antes de las elecciones de medio período presidencial, aunque nada se ha había discutido, varios funcionarios se apresuraron a desarrollar un plan.

Cuando Trump echó humo porque se reportó que el total de gente que fue a ver su juramentación presidencial fue menor a la de sus antecesores, el portavoz de la Casa Blanca Sean Spicer fue obligado a defender la mentira.

Incluso cuando Trump tuiteó una noche por error la palabra sin sentido "covfefe", en vez de decir que tuvo una errata o que se le escapó un mensaje, envió a Spicer a decir: "Creo que el presidente y un pequeño grupo de gente sabe exactamente lo que él quería decir".

Trump sí se ha disculpado por algunos errores. Se disculpó, una vez, por la grabación de Access Hollywood que lo mostró jactándose de manosear mujeres, pero después indicó que la grabación podría ser falsa. Y los errores que ha cometido durante la presidencia, según él, han sido los nombramientos de funcionarios que le han defraudado, como el jefe de la Reserva Federal Jerome Powell y el secretario de Justicia Jeff Sessions.

Su actitud no es broma para quienes se preocupan sobre posibles consecuencias que podrían haber cuando el error sea algo más grave que un mapa meteorológico.

"La Constitución, con sus controles y equilibrios, fue escrita sobre la base intelectual de que todos cometemos errores todo el tiempo: un presidente comete errores, al igual que el Congreso, los tribunales y el pueblo", dijo Meacham. "Es increíble que esto no haya causado más daño. Sería gracioso si no fuera tan serio".

___

Lemire está en http://twitter.com/@JonLemire

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario