Mundo 25 noviembre 2021

Alcaldes brasileños indecisos sobre permitir festividades

RÍO DE JANEIRO (AP) — Los alcaldes a lo largo y ancho de Brasil están divididos en torno a si permitirán las festividades de fin de año y el Carnaval de febrero, que tradicionalmente se celebran de manera espléndida en todos los rincones de la inmensa nación sudamericana, mientras algunos temen que las tasas de infección por COVID-19, ahora bajas, puedan volver a dispararse.

Río de Janeiro está continuando con los preparativos para la celebración por el Año Nuevo y para su legendario Carnaval, eventos que atraen cada uno a millones de personas. Sin embargo, otras regiones han adoptado un enfoque más conservador: Varios municipios de Sao Paulo, Minas Gerais y otros estados han cancelado los carnavales, incluidas las fiestas callejeras conocidas como “blocos”.

El número de casos y muertes nuevas a causa del virus está en un nivel bajo actualmente y la tasa de vacunación es más alta que la de muchos países, incluso Estados Unidos, pero las autoridades temen que reunir a grandes multitudes pueda reavivar una enfermedad que ha matado a más de 600.000 personas en Brasil solamente.

Las autoridades que apoyan realizar los eventos destacaron la importancia del carnaval para las economías locales que sufrieron mucho durante la pandemia.

En Río de Janeiro, el alcalde Eduardo Pães ha prometido una importante celebración de Año Nuevo, con múltiples espectáculos de fuegos artificiales y artistas que actuarán en una decena de escenarios por toda la ciudad.

La preventa de boletos para el Carnaval, que se realizará dentro de unos meses, ya comenzó. Los ensayos en las escuelas de samba que competirán durante el desfile se han reanudado por primera vez desde el inicio de la pandemia, llenando las calles de la ciudad con ritmo y alegría.

Río tiene una de las tasas de vacunación más altas del país, con casi el 100% de su población adulta completamente vacunada.

En tanto, la ciudad de Sao Paulo no ha tomado una decisión al respecto, pero en octubre el alcalde Ricardo Nunes se mostró a favor de realizar el Carnaval, que se tiene previsto atraiga a unos 15 millones de visitantes.

Pero hasta 70 ciudades más en el interior del estado de Sao Paulo han elegido cancelar el festival, citando preocupaciones de salud o falta de presupuesto, de acuerdo con el sitio de noticias por internet G1.

El ministro de Turismo de Brasil, Gilson Machado Neto, rechazó tomar una postura el jueves, señalando que, legalmente, la decisión corresponde a los estados y municipios.

El Consejo Nacional de Secretarías de Salud de Brasil comentó a The Associated Press que las decisiones deberían tomarse con base en estudios científicos y en la situación de la pandemia en cada municipio.

Al no haber unas directrices a nivel nacional, muchos alcaldes siguen sin tomar una decisión, sobre todo desde que los casos de coronavirus y las hospitalizaciones por la enfermedad han ido al alza en países con tasas de vacunación similares a las de Brasil, como es el caso de Alemania.

Notas Relacionadas

Deja tu comentario