Associated Press 29 febrero 2016

Zika plantea serios desafíos a Hawai

HONOLULU (AP) — En una granja en el corazón de un brote de dengue en Hawai, el café crece entre helechos y la plantas de vainilla trepan los árboles de guayaba. Cuesta distinguir donde termina naturaleza y empieza la granja, algo que complace a los granjeros que producen alimentos orgánicos.

Pero los esfuerzos del gobierno por combatir el brote --y evitar de paso que el virus del zika invada la isla-- puede hundir a esos granjeros, que colocan carteles que dicen "no usar pesticidas" en sus campos, interfiriendo con la campaña de las autoridades para erradicar el mosquito que transmite ambas infecciones.

Las autoridades sanitarias dicen que la erradicación del mosquito es vital para combatir la llegada del zika, que está causando estragos en América Latina y que podría estar vinculado a un incremento en los defectos de nacimiento en Brasil.

"Donde hay dengue, puede haber zika", dice Lyle Peterson, director de la división de enfermedades transmitidas por portadores de los Centros para el Control de Enfermedades. "Dado que muchos viajeros infectados pueden venir a Hawai, siempre existirá la posibilidad de que se infecten los mosquitos", agregó en declaraciones a la Associated Press.

La lucha contra los mosquitos portadores de estas enfermedades es despareja en Estados Unidos. "Hay muchos huecos", admitió la portavoz de los Centros (conocidos por sus siglas en inglés, CDC) Anne Schucha ante una comisión del Senado la semana pasada.

Este tipo de mosquito, por otro lado, es difícil de combatir. Es agresivo, pica de día y puede vivir no solo en los jardines sino también adentro de las casas. Un poco de agua en el plato de una maceta basta para que sus huevos se reproduzcan. Y pueden sobrevivir a las sequías, a la espera de que llueva de nuevo.

Hawai ha registrado cuatro casos de zika, todos en personas que viajaron a países donde hay brotes de ese virus, de acuerdo con los CDC. Pero los mosquitos han infectado a 260 personas con dengue en la Isla Grande. Y los CDC dicen que se está propagando el zika en islas del Pacífico que tienen abundante tráfico hacia Hawai, como Samoa, la Samoa Americana, las Islas Marshal y Tonga.

Peterson destacó en un informe que el Departamento de Salud no dispone del personal necesario y que las condiciones en la isla hacen que sea difícil combatir las enfermedades propagadas por mosquitos. El informe dice que hay muchos sitios donde los mosquitos se reproducen, una vegetación densa, casas desocupadas y abundante uso de aljibes para suministrar agua a las viviendas.

En la granja Old Ways Farm, que produce cultivos orgánicos, el agricultor Steve Mann atiende sus plantas usando un sombrero del que cuelga una red para mosquitos. Algunos vecinos contrajeron dengue, pero Mann no permite que su campo sea regado con pesticidas.

"No es orgánico y haría que nos retiren la certificación de productos orgánicos por tres años", explicó Mann. "Eso puede llevarnos a la quiebra".

Los agricultores de productos orgánicos no son los únicos que resisten el uso de pesticidas. Cientos de agricultores se presentan todos los años en la legislatura para condenar ese método.

Steve Okoji, del Departamento de Salud, dice que sus equipos solicitan la autorización de los agricultores antes de rociar sus campos y buscan con ellos otras alternativas. Pero han llegado a apenas una cuarta parte de las viviendas de zonas con brotes de dengue, en lugar del 90% que recomiendan las autoridades, de acuerdo con el informe de los CDC. Okoji dice que reiteradas visitas a un mismo sitio ayudan a inflar esa cifra.

Hawai despidió a más de la mitad del personal de su unidad de control de mosquitos y entomología y cuenta hoy con 25 personas, comparado con las 56 de hace siete años. El estado está asignando tareas relacionadas con la lucha contra los mosquitos a empleados de otros departamentos.

"Tenemos una cantidad de gente y de recursos adecuada. Pero no estamos haciendo progresos", sostuvo Okoji.

Cuando surgieron nuevos casos de dengue en la turística isla de Kailua-Kona, voluntarios trataron de educar a la comunidad y personal sanitario. Personal sanitario recorrió el Courtyard Marriott King Kamehameha's Kona Beach Hotel en busca de sitios donde se pueda reproducir el mosquito.

"El tema no es si el zika va a llegar a la isla, sino cuando va a venir. Tenemos la oportunidad de frenar su ingreso en seco", dijo Karen Anderson, residente de la Isla Grande que inició una página de Facebook en la que se difunde información sobre el brote.

El estado ha recomendado a los residentes que eliminen toda acumulación de agua, arreglen los grifos que gotean y se aseguren de que los mosquiteros de sus ventanas no tienen roturas.

"Si no nos movilizamos para evitar que el zika llegue a la isla, vamos a perder turistas y esos será devastador no solo para la salud pública, sino también para la economía de Hawai", declaró Lowen.

BreeLyn DuPertuis, agricultor orgánico que también da masajes coreanos, permitió que las autoridades rocíen sus campos con pesticidas.

"Este es el momento de actuar y hay que hacerlo agresivamente", opinó.

___

Cathy Bussewitz está en https://twitter.com/cbussewitz y en http://bigstory.ap.org/journalist/cathy-bussewitz

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario