Negocios 17 marzo 2016

Y ahora en cartelera: una batalla sobre el futuro del cine

NUEVA YORK (AP) — Y ahora en la cartelera de Hollywood: una batalla sobre el futuro del negocio del cine, protagonizada por sus más famosos realizadores.

The Screening Room, una nueva empresa respaldada por el cofundador de Napster Sean Parker y Prem Akkaraju, estremeció a la industria del cine cuando sus ambiciones se reportaron el sábado. Parker y compañía buscan volcar el modelo de estrenos actual y llevar las nuevas películas directamente a los hogares a través de una caja convertidora de 150 dólares, y 50 dólares adicionales por filme.

El servicio cuenta con el apoyo de grandes cineastas, incluidos Steven Spielberg, Peter Jackson y J.J. Abrams, pero su existencia depende de la cooperación de los estudios y exhibidores, y eso parece poco probable.

El Screening Room ha llevado a Hollywood a una especie de crisis existencial, con debates sin fin sobre sus prospectos que han puesto en contra a personalidades del cine. ¿Es este un meteoro que viaja directo hacia la gran pantalla, o es una tormenta que pasará como otras?

"Me asusta", dijo Tim League, director ejecutivo de la cadena de cines con sede en Texas Alamo Drafthouse Cinema, sobre el Screening Room. "Lo que me da miedo es que buscar nuevas ganancias a corto plazo dé pie a una situación donde la piratería realmente lastime a toda la industria".

Y la industria, dice, está boyante. "Estamos en el negocio de salir de casa", dijo League.

Tenga el Screening Room éxito o no, está avivando la sensación de que el modelo de cine tradicional un día colapsará, sobre todo ahora que el mundo mediático es más digital e instantáneo.

Pero tal profecía no representa algunas realidades económicas: solo en Estados Unidos y Canadá, la taquilla tuvo una recaudación récord de 11.000 millones de dólares el año pasado. Pese a una creciente horda de bárbaros como Netflix y Amazon, el cine se ha mantenido a flote. La mercadotecnia de estrenos cinematográficos sigue generándole ganancias a la industria no solo en taquilla, sino a través de mercancía y de estrenos subsiguientes.

Algunos, sin embargo, ver la oportunidad de beneficiarse de aquellos que prefieren quedarse en casa. Según la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos, 11% de la población estadounidense clasifica como cinéfilos regulares que van al cine 18 veces al año y representan la mitad de los ingresos de taquilla. El Screening Room va dirigido al otro 89%.

Jackson dijo que el Screening Room, que propone repartir sus ganancias con los estudios y operadores de cines, está "diseñado para capturar una audiencia que actualmente no va al cine".

Muchos cineastas que están opinando sobre el servicio, entre ellos Ron Howard y Brian Grazer, son asesores o accionistas. Otros sin lazos financieros, como James Cameron y Christopher Nolan, lo han denunciado como un esfuerzo equivocado que devaluará la experiencia cinematográfica de la pantalla grande.

Los seis principales estudios declinaron hacer comentarios sobre el Screening Room. Pero numerosas entrevistas con ejecutivos de estudios, que solicitaron anonimato por no estar autorizados a hablar públicamente del asunto, describieron la presentación de Parker y Akkaraju (un exejecutivo de SFX Entertainment) como lo suficientemente pulida e interesante como para garantizar que se les tome en cuenta, pero dijeron que es dudoso que reciban el apoyo de los estudios.

Las principales cadenas de cine, que se dividen las ganancias de taquilla con los distribuidores, también fueron cortejadas por el Screening Room, el cual propone darles una porción considerable de cada alquiler de 50 dólares. Las dos cadenas más grandes, AMC Theaters y Regal Cinemas, se negaron a hacer comentarios. Mark Zoradi, director ejecutivo de la tercera cadena más grande, Cinemark, dijo que "cualquier propuesta debe ser evaluada de manera crítica para evitar la devaluación de la ventada de exhibición y todas las fuentes subsiguientes de ingresos de nuestros proveedores de contenido".

La Organización Nacional de Dueños de Salas de Cine, una organización comercial, reconoció que "un modelo más sofisticado de la ventada de estreno sería necesario para el crecimiento exitoso de una industria cinematográfica moderna". Pero agregó que tales cambios debían ser desarrollados por los distribuidores y exhibidores — los poderes tradicionales de la industria del cine —, y "no por terceros".

El revuelo causado por el Screening Room se perfila como un tema candente en la próxima convención anual de la organización, Cinema-Con, a realizarse en abril en Las Vegas.

___

Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario