Deportes 12 septiembre 2016

Wimbledon, la próxima barrera para Stan Wawrinka

NUEVA YORK (AP) — Con el trofeo de campeón del Abierto de Estados Unidos a su lado, Stan Wawrinka tuvo que darle respuesta a una pregunta que hace apenas tres años era inconcebible: ¿Podrá completar la colección de títulos de Grand Slam?

El del US Open, conquistado el domingo tras vencer en cuatro sets a Novak Djokovic, se sumó a los que el suizo obtuvo en el Abierto de Australia en 2014 y el Abierto de Francia 2015. Al menos una corona de Grand Slam en los tres últimos años por parte de un tenista que por mucho tiempo había estado a la sombra de su compatriota Roger Federer.

Si gana en Wimbledon de 2017, Wawrinka podría convertirse en el octavo hombre en la historia en coronarse en las cuatro grandes citas.

¿Lo tuyo es un plan sistemático para ganar títulos de Grand Slam?

Wawrinka sonrió ante la interrogante.

"¿Y qué? ¿Me estás diciendo que el año próximo sólo tengo que enfocarme en Wimbledon? No existe un plan", declaró Wawrinka. "El único plan es tratar de exigirme al máximo para ser el mejor tenista posible. No soy tan bueno como para decir: 'ok, me propongo ganar un Grand Slam este año'. No".

Pero lo cierto es que a Wawrinka hay que tomarle en serio por ostentar un récord perfecto en sus últimas 11 finales disputadas en el circuito, con un 3-0 en las definiciones de Grand Slam. La última final que perdió fue en junio de 2013 en el torneo sobre césped en la ciudad holandesa de Hertogenbosch. Ese fue el mismo año en que empezó a trabajar con el entrenador Magnus Norman.

Y el césped de Wimbledon está en su mira. No por nada contrató a Richard Krajicek, el holandés que se coronó en el All England Club en 1996, como su asesor en la última temporada de torneos sobre césped. La idea es mejorar la volea, esencial para esa superficie, y así complementar su excepcional revés de una mano y su saque, cada vez más fiable.

Lo más lejos que Wawrinka ha llegado en el Grand Slam británico fueron los cuartos de final en 2014 y 2016, pero este año sucumbió en la segunda ronda al toparse con el argentino Juan Martín del Potro.

"Está muy lejos. Falta demasiado para ponerse a pensar sobre Wimbledon", afirmó Wawrinka cuando le consultaron sobre sus posibilidades. "Creo que soy capaz de desplegar mi mejor tenis en césped, pero hasta ahora no he superado los cuartos de final. Hay muchos otros jugadores superiores a mí en césped".

"Estoy intentándolo. Intento mejorar cada año. Intento cada año encontrar soluciones", añadió. "Este año tuve a alguien en mi equipo para que me ayudase a entender un poquito sobre el juego (en césped), pero aún no he mostrado mi mejor tenis ahí. Confío en que llegará".

En ese sentido, más vale no apostar en contra de un Wawrinka más avezado y calculador a sus 31 años.

Su curva ha sido ascendente, por más que no fue hasta su 35to Grand Slam en que logró acceder por primera vez a la ronda de semifinales de esos torneos.

Un dato relevante: A partir del Abierto de Francia de 2005, el cuarteto conformado por Roger Federer, Rafael Nadal, Djokovic y Andy Murray ha acaparado 42 de los 47 títulos de Grand Slam. Murray suma tres, cifra que Wawrinka alcanzó el domingo. Del Potro y Marin Cilic son los otros campeones.

Para Djokovic, no hay que darle muchas vueltas al asunto: Se debe hablar de un nuevo club de los "Cinco Grandes" para añadir a Wawrinka.

"Le pega muy pesado a la pelota, especialmente de la zurda. Su derecha es bien plana", analizó el serbio, que se quedó estancado con 12 títulos de Grand Slam tras su derrota 6-7 (1), 6-4, 7-5, 6-3 el domingo. "Físicamente es muy fuerte, y puede pelear hasta lo último".

Más importante, según el análisis de Djokovic, Wawrinka es un jugador de finales: "Se crece. Le fascina jugar en los partidos importantes. Es cuando su mejor juego aparece".

Falta por ver, si acudirá a la cita del próximo 16 de julio, día señalado para la final de Wimbledon de 2017.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario