Deportes 10 abril 2016

Willett gana el Masters, tras derrumbe de Spieth

AUGUSTA, Georgia, EE.UU. (AP) — Hace dos semanas, era muy difícil imaginar a Danny Willett ciñéndose la chaqueta verde. En aquel entonces, no era seguro siquiera que el golfista inglés pudiera participar en el Masters.

Pero más difícil de pronosticar era que Jordan Spieth se viniera abajo en la última media ronda del certamen.

A nueve hoyos de hacer historia, el campeón defensor del Masters se derrumbó estrepitosamente, lo que constituyó una sorpresa incluso para los estándares del Augusta National. Quedó en seis golpes arriba del par en los tres primeros hoyos de esa recta final, incluido un cuádruple bogey en el 12.

"Para mí, esos 30 minutos fueron algo que espero no experimentar jamás de nuevo", reconoció Spieth.

Willett, cinco golpes detrás cuando restaban seis hoyos, se anotó birdies en tres de los primeros, para asegurar un triunfo que no puede atribuirse sólo al colapso del texano Spieth. El inglés cerró con una tarjeta de 67 golpes, cinco debajo del par y sin bogey alguno, para igualar el mejor marcador del fin de semana.

En 17 años, ningún europeo se había coronado en este certamen.

El inglés de 28 años no tenía planeado siquiera jugar. Se contemplaba que su primer hijo naciera precisamente el domingo.

Pero la llegada de Zachariah James Willett se adelantó al 30 de marzo y su padre siguió una ruta por demás inesperada hacia la coronación en un major.

"Fue un día surrealista... y una semana muy, muy loca", afirmó Willett.

Ganó el Masters en su segunda participación y se convirtió en el primer golfista de Inglaterra en vestir el saco verde desde que Nick Faldo lo hizo en 1996.

Como dato curioso, Faldo también entregó una tarjeta de 67 en la última ronda, que se recuerda más por el hecho de que Greg Norman dilapidó una delantera de seis golpes.

Spieth, quien trataba de convertirse en el primer jugador en liderar ocho rondas seguidas para ganar dos veces seguidas en Augusta, se acreditó cuatro birdies en la conclusión de la primera mitad del recorrido. Construyó así una ventaja de cinco impactos que parecía cómoda.

Luego, simplemente se extravió.

"Es duro, realmente duro", dijo Spieth, quien visiblemente trató de contener las lágrimas. En su carácter de campeón anterior, le tocó a él ponerle la chaqueta a Willett.

Y eso seguramente volvió la experiencia incluso más dolorosa.

"Me siento muy afortunado por estar aquí y por el hecho de que no te pongas el saco verde tú solo", bromeó Willett en la ceremonia de premiación.

A la alegría del inglés por la conquista del torneo y por el nacimiento de su hijo se sumó otra. En Inglaterra, su triunfo llegó cuando era ya lunes, el día en que su esposa Nicole cumplió 28 años.

"Aquí hablamos del destino, de todo lo que eso implica", destacó Willett, quien se impuso por tres golpes de ventaja, con un acumulado de 283, cinco bajo par. Ha sido el peor marcador en los últimos nueve años para un golfista que gana el prestigiado torneo.

El argentino Emiliano Grillo fue el latinoamericano mejor ubicado, con una ronda de 72 golpes y un total de 292, cuatro encima del par. Su compatriota ángel Cabrera se ubicó a dos golpes, con una tarjeta de 75.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario