Deportes 24 noviembre 2016

Verstappen prefiere ser cauteloso sobre expectativas en 2017

ABU DABI, Emiratos Arabes Unidos (AP) — Aunque a Max Verstappen ya se le menciona como un futuro campeón de la Fórmula Uno, el adolescente holandés se muestra ambivalente sobre cuán competitivo será la próxima temporada.

El holandés de 19 años de la escudería de Red Bull ha sido la revelación de la F1 esta temporada, el piloto más joven en la historia en ganar una carrera. Hace dos semanas, Verstappen ofreció una formidable exhibición al volante, con una serie de audaces rebasamientos en un Gran Premio de Brasil que se disputó bajo la lluvia.

Todas las miradas estarán puestas en Verstappen el año próximo, cuando una serie de cambios en el reglamento que permiten tener monoplazas más rápidos podrían alterar el orden establecido — potencialmente a su favor. Pero se mostró cauteloso sobre si Red Bull podrá romper la hegemonía que Mercedes ha ejercido en las últimas tres temporadas.

"Ahora mismo es un poquito difícil tener una idea sobre lo que exactamente puedo aspirar el año próximo, porque no se sabe el producto que vamos a tener", dujo Verstappen el jueves. "Todos nos sentimos muy optimistas con respecto al año próximo, pero creo que es importante esperar el momento cuando ese monoplaza ruede en la pista".

Pese a su precoz edad, Verstappen ya cuenta con siete podios. Cuando tenía 18 años, ganó el Gran Premio de España en mayo — su primera carrera con Red Bull tras el cambio con Toro Rosso al inicio de la temporada.

Verstappen confirmó que eso no fue casualidad con convertirse en el piloto más joven en situarse en la hilera delantera de una largada al clasificarse segundo para el GP de Bélgica en agosto.

Su estilo agresivo en los rebasamientos es lo que ha captado la atención de fanáticos y rivales por igual. Esa forma de conducir le ganado la antipatía de otros pilotos, como es el caso del dúo de Ferrari conformado por Sebastian Vettel y Kimi Raikkonen.

Verstappen ha protagonizado entredichos con ambos este año.

Durante el GP de México, Vettel se enojó por una maniobra ilegal de Verstappen. Red Bull le aconsejó a Verstappen — pero no le dio una orden expresa — de cederle posición a Vetell en un gesto de deportividad.

Verstappen no les hizo caso.

Vettel despotricó a través de la radio de su monoplaza y, tras la bandera de cuadros, se acercó a Verstappen para enseñarle un dedo. Verstappen respondió haciendo un gesto con el puño y luego calificó de "tipo muy frustrado, que se puso a gritar por la radio" al cuatro veces campeón.

Pero fue elogiado tras su actuación en Brasil. Rezagado en el 16to puesto tras una mala estrategia de neumáticos, el holandés remontó posiciones para entrar tercero.

"Fuimos testigos de algo muy especial", dijo el director de Red Bull Christian Horner. "Lo suyo al volante fue brillante. Me hizo recordar a Ayrton Senna en Mónaco y otras grandes actuaciones en la historia".

Pero Verstappen se lo toma todo con normalidad.

"Disfruté Brasil", reconoció. "Pero no estoy seguro si cambió algo en cuanto a mi reputación".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario