Entretenimiento 22 marzo 2016

Veredicto por video sexual de Hogan no tendría mucho impacto

ST. PETERSBURG, Florida, EE.UU. (AP) — La victoria de 140 millones de dólares de Hulk Hogan en la corte contra Gawker por publicar un video sexual del ex luchador profesional representa muchas cosas, incluyendo una visión sensacionalista al negocio de los chismes sobre celebridades y una disputa sobre lo que constituye un material de interés público.

Pero según expertos legales no es una amenaza seria a la Primera Enmienda constitucional estadounidense, la cual contempla la libertad de expresión.

Hasta ahora es sólo un veredicto de un jurado, y una corte de apelaciones podría reducirlo o incluso anularlo. Incluso si se ratifica sus efectos podrían ser limitados, porque al publicar el video, el sitio de farándula hizo algo que la mayoría de los medios de comunicación ni siquiera habrían considerado, según expertos.

Hogan demandó a Gawker por invasión a la privacidad después de que publicó un video en que él aparece teniendo sexo con la esposa de su entonces mejor amigo. El ex luchador de 62 años dijo que desconocía que lo estuvieran grabando. Gawker argumentó que el video era información con valor noticioso sobre una figura pública y que por lo tanto estaba protegido por la primera enmienda.

El jurado no estuvo de acuerdo con el medio y aprobó que Hogan reciba una compensación de 115 millones de dólares por los perjuicios sufridos y una indemnización punitiva por 25 millones.

El fundador de Gawker, Nick Denton, dijo que apelará el fallo y se mostró confiando en que el veredicto sea revertido. A pesar de esto, todavía tiene que pagar una fianza y quizá decenas de millones de dólares mientras lucha contra la decisión.

En un mensaje en Gawker emitido la tarde del martes, Denton afirmó que "la enorme suma del veredicto es pavorosa para Gawker Media y otras casas editoriales con una tendencia de tabloide, pero también es una llamada de atención para las cortes superiores de que este caso se descarriló totalmente".

Denton agregó que el juez no permitió que el jurado escuchara información crucial, incluyendo evidencia de que Hogan sabía que había cámaras ocultas en la habitación y que la verdadera razón por la que demandó es evitar que el público se enterara de los insultos raciales que usó en otro video.

En cuanto al futuro de Gawker Media, su abogado Michael Sullivan dijo al jurado que tan sólo la compensación para Hogan podría "debilitarlo", y advirtió que "hará temblar a escritores, productores y editores" en los medios.

Pero algunos expertos legales dudan que sea así.

Gawker hizo su fortuna con información mordaz y procaz, lo que lo vuelve diferente de los medios tradicionales, dijo Benjamin Mullin, director editorial de Poynter.org, el sitio de internet de la escuela de ética en los medios The Poynter Institute, con sede en St. Petersburg.

"Pocas organizaciones noticiosas enfrentan la decisión de publicar un video sexual editado", dijo.

Mary Anne Franks, profesora de Derecho de la Universidad de Miami, estuvo de acuerdo en que el veredicto "hará que los medios y el público en general sean más cuidadosos al involucrarse en violaciones descaradas a la privacidad, lo cual es probablemente positivo". Pero añadió que la decisión del jurado no era distinta a la de casos anteriores que involucran el derecho a la privacidad y la libertad de prensa, como la disputa por un video sexual de Pamela Anderson de la década de 1990.

Jeremiah Reynolds, un abogado especializado en espectáculos en Santa Mónica, California, siguió el caso y dijo que Gawker trató de redefinir el concepto de interés público. Pero señaló, al igual que los abogados de Hogan, que otros sitios de chismes como TMZ tenían en video, pero no lo publicaron.

"Creo que todos prefirieron respetar el límite y sabían que no podían publicar un video de contenido sexual para el que la persona no dio su aprobación de ser filmado", dijo Reynolds. "Gawker trataba de fijar un nuevo estándar en un universo más amplio sobre lo que puede ser considerado información de interés público. Y fracasaron al hacerlo".

Pero otros expertos coincidieron en que el caso de Gawker tendrá un efecto disuasivo para el periodismo.

Scott Greenfield, un abogado de Nueva York quien es el director editorial de la revista legal Fault Lines, señaló que Hogan primero presentó el caso en un corte federal, donde un juez consideró que el video era de interés público. Después presentó su demanda en una corte estatal.

"La próxima vez no será un video sexual. En esta ocasión es Gawker, la próxima podría ser el New York Times," dijo Greenfield. "Si se crea un escenario en el que los editores tienen que tomar decisiones difíciles sobre cuáles historias cubrir y cuáles historias son demasiado riesgosas, ciertas cosas dejarán de ser cubiertas".

___

Tamara Lush está en Twitter como http://twitter.com/tamaralus

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario