Entretenimiento 31 mayo 2016

Vásquez ve en García Márquez un clásico, no una influencia

CIUDAD DE MEXICO (AP) — En "La forma de las ruinas", el escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez hace varias menciones a su laureado compatriota Gabriel García Márquez. Sin embargo, dice que considera al maestro más como un clásico que como una influencia personal.

Es "el autor del libro que me metió en la cabeza la idea de ser novelista", dijo Vásquez en una entrevista reciente con The Associated Press en la Ciudad de México en referencia a "Cien años de soledad", que leyó a los 16 años.

"Ha sido una especie de clásico vivo que yo releo constantemente con el mismo placer, siempre tratando de entender cómo hace para construir sus párrafos maravillosos, para pasar de uno a otro", continuó. "Pero lo que nunca ha sido ni es es una influencia en términos estrictamente literarios, ni una sombra".

En cambio, mencionó a Philip Roth, Don DeLillo y Mario Vargas Llosa como los autores que han influido de manera más profunda su manera de escribir.

"Siempre he creído que el escritor escoge sus influencias basándose en su instinto de cuáles son los maestros que le van a enseñar lo necesario para transformar sus obsesiones en literatura", dijo Vásquez. "Mis obsesiones no se podrían transformar en literatura mediante los recursos del realismo mágico, ni mediante esa prosa exuberante de García Márquez".

El también autor de "Los informantes" y "El ruido de las cosas al caer", laureado con el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, presenta una reacción en cadena detonada por la muerte del político Jorge Eliécer Gaitán en "La forma de las ruinas", que se mantiene entre las novelas más vendidas desde que se publicó a principios de año.

Gaitán fue un líder político liberal con gran impacto entre el pueblo. Un día, cuando iba a almorzar acompañado por unos amigos, un hombre le pegó tres tiros y lo asesinó, el 9 de abril de 1948.

"Lo que siguió a eso es lo que los colombianos llamamos como el Bogotazo", dijo Vásquez. "Tres días de disturbios, una ciudad completamente destruida, los locales saqueados, los periódicos conservadores incendiados, 3.000 muertos".

Tras esos fatídicos días comenzó el periodo conocido como La Violencia, de ocho años de guerra partidista entre liberales y conservadores, que llevó a casi 300.000 muertos.

"Ese crimen tiene la característica curiosa de que, aunque todo mundo vio al asesino Juan Roa Sierra disparar los tres tiros y fue de día, todos hemos sabido siempre que esa versión es solo parte de la historia", expresó el autor.

Vázquez propone su propia visión de los hechos y de las repercusiones en su libro, cuyo detonante llegó en 2005 por un médico amigo de su familia.

"Me dice, 'Yo sé que a ti te interesa mucho el crimen de Gaitán, tengo algo que mostrarte'. Y lo que me mostró, lo que me puso en las manos, fue una vértebra de Gaitán con un orificio de bala, que él había recibido de su padre, un profesor de ciencias forenses muy fuerte de los años 60", relató.

Ese médico de la vida real inspiró al doctor Francisco Benavides de "La forma de las ruinas", pero otro personaje importante para la trama, Carlos Carballo, es ficticio. Carballo es un amigo del doctor Benavides obsesionado con la muerte de Gaitán, y para quien todo está conectado y no existen coincidencias.

"Son sus obsesiones y su convicción de que hay una teoría de la conspiración que explica los crímenes grandes de la historia colombiana lo que lleva a la novela adelante", dijo Vásquez sobre Carballo.

El momento en que Vásquez decidió sumergirse en la intriga por el pasado de Gaitán, e incluso de figuras anteriores como el general colombiano Rafael Uribe Uribe asesinado en 1914, coincidió con el nacimiento de sus hijas mellizas, ahora de 10 años.

"Empecé a pensar a qué país estaban llegando estas niñas y comencé a preguntarme cómo sus vidas iban a recibir las consecuencias o el impacto remoto de esos crímenes del pasado, si los iban a heredar como de alguna manera siento que los he heredado yo", dijo.

De acuerdo con su propia teoría, "es muy probable" que Colombia se hubiese ahorrado una década de violencia de haber evitado la muerte de Gaitán, aunque no se atrevería a afirmarlo.

"Me fui dando cuenta que las teorías de la conspiración son mecanismos de defensa que utilizamos los seres humanos cuando nos damos cuenta que nuestra historia está contada con mentiras", manifestó. "Las novelas son también teorías de la conspiración muy elaboradas".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario