Mundo 17 junio 2016

Uruguay: Ex prisionero de Guantánamo no violó la ley al irse

MONTEVIDEO, Uruguay (AP) — El sirio Abu Wa'el Dhiab, uno de los seis ex prisioneros de Guantánamo que Uruguay recibió en 2014, no violó la ley al partir a Brasil porque Uruguay nunca aceptó el pedido de Estados Unidos de que estuvieran obligados a permanecer dos años en el país, dijo el ministro del Interior

"Cuando se negoció las condiciones en que venían, Estados Unidos planteaba que Uruguay tenía que asegurar que por dos años se quedaran en el país. Uruguay no aceptó esa condición, planteó que la única forma en que los recibía era en carácter de refugiados, con el estatuto de refugiados. Y el estatuto de refugiado le permite salir del país cuando quiera. Entonces Uruguay no le impide la salida del país", dijo el ministro Eduardo Bonomi.

Agregó que "salir del país, podía salir. Y fue lo que pasó, se fue del país".

Bonomi admitió que Brasil, donde se cree que está Dhiab, puede de todos modos devolverlo a Uruguay. "El está refugiado en Uruguay. Si las autoridades de Brasil no lo reciben legalmente, pueden devolverlo a Uruguay. Pero es un problema de Brasil", insistió.

La inserción en la sociedad uruguaya de Dhiab, que camina con muletas y padece problemas de salud como secuela de sus años de encarcelamiento, fue una de las más dificultosas.

En febrero de 2015, Dhiab viajó sorpresivamente a Buenos Aires, donde dio notas de prensa criticando la situación de los prisioneros en Guantánamo y pidió al gobierno argentino que los acoja.

En septiembre de 2015 aconsejó a los prisioneros que permanecen en Guantánamo que no acepten venir a Uruguay ya que, según sostuvo entonces, el gobierno uruguayo no cumple con sus promesas. Su principal reclamo era que su familia llegara a Uruguay.

En marzo, en otra entrevista, Dihab manifestó su simpatía por la red terrorista Al Qaeda. Su declaración motivó la respuesta del presidente del Comité Central Israelita, Sergio Gorzy, quien manifestó "me parece insólito que no haya sido detenido por esa declaración".

Seis ex presos de Guantánamo -cuatro sirios, un tunecino y un palestino- llegaron a Uruguay en diciembre de 2014 en un gesto que el entonces presidente José Mujica definió como un acto humanitario. Pero su presencia en el país generó múltiples problemas y al dejar la presidencia Mujica criticó a los seis ex prisioneros.

"La conducta de la gente que salió es pésima. De una absoluta falta de solidaridad con los que estaban allá. Porque si ellos hubieran cultivado otra imagen hubieran facilitado que otros pudieran salir. Lo único que hicieron fue que tres o cuatro gobiernos de América Latina que estaban por tomar una medida parecida se retrajeran, ¿a quién perjudicaron?, a los otros presos de Guantánamo", dijo Mujica al diario La República.

Estados Unidos ha usado su base en Guantánamo, Cuba, desde enero de 2002 para mantener a sospechosos de vínculos con Al Qaeda y el Talibán.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario