Mundo 06 octubre 2016

Uribe, de opositor a protagonista de la paz en Colombia

BOGOTA, Colombia (AP) — El sorpresivo rechazo a los acuerdos de paz con las FARC le dio también un inesperado impulso.

El ex presidente Álvaro Uribe repudió por meses un acuerdo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), obstaculizó las negociaciones de su sucesor Juan Manuel Santos y acusó a los rebeldes y al mandatario de ser los sepultureros de la democracia en el país sudamericano.

Pero el domingo, con la votación contraria a los convenios en un plebiscito se volvió protagonista, una especie de dueño de la llave que abrirá o cerrará la puerta a una nueva realidad a una Colombia marcada por medio siglo de conflicto armado.

Con una retórica inflamada y extrema, de Uribe fue el principal impulsor del "no" que ganó sorpresivamente por menos del 1% de los sufragios, con una diferencia de menos de 60.000 votos. Y entonces su actitud cambió.

El también senador Uribe reaccionó magnánimo e incluso llamó, en un tono conciliador, a un pacto nacional.

Cualquiera sea la solución para sacar adelante la crisis provocada por el rechazo a los acuerdos en el marco de una abstención de más del 60%, Uribe tienen un nuevo capital político que será determinante para el futuro de Colombia.

"¿Uribe el ganador de este plebiscito? Sí lo es. ¿Está gestionando correctamente ese triunfo? Vamos a ver, él no tenía claro un plan si ganaba", dijo a The Associated Press, Eduardo Bueno, experto en estudios latinoamericanos de la Universidad Iberoamericana en México. "En cuanto a la paz, sabe que no puede quedar como el villano de la película si se desata de nuevo la violencia", añadió.

Por ahora, Uribe se pronunció por ajustar el acuerdo que logró el gobierno con las FARC y para el que todas las encuestas precedentes daban como vencedor al "sí" por amplio margen.

"Uribe es en el buen sentido de la palabra un animal político, es un político las 24 horas del día. Es de una capacidad de trabajo impresionante, recorrió al país", dijo el ex alcalde de Bogotá, Jaime Castro, otro de los impulsores de la campaña del "no" y quien sin embargo se define como independiente al ex mandatario.

"Uribe es un señor que lee el alma de los colombianos y tiene el lenguaje para llegarle", añadió Castro.

A lo largo de la campaña por el "no", Uribe argumentó que los acuerdos favorecían a las FARC y desprotegían a los militares, y que dejaría impunes actos cometidos por la guerrilla abriéndoles la puerta a la participación política, también que los convenios atacaban principios de propiedad privada o que convertirían a Colombia en un país comunista.

Los críticos sostienen que muchos de los alegatos de Uribe en sus mítines eran simplificaciones o de plano no se condecían realmente con los densos textos de 297 páginas del acuerdo que poca gente leyó.

La desconfianza mutua entre Uribe y las FARC que viene de larga data.

La ofensiva antiguerrillera durante su mandato (2002-2010) no les dio tregua y muchos rebeldes acusan al ex mandatario de haber usado los métodos más atroces para perseguirlos, incluido el hostigamiento a las familias. Bombardeos en los campamentos, infiltraciones y operativos rodeados de propaganda caracterizaron aquellos años.

Mayor de cinco hermanos, hijos de un ranchero de Antioquía, Uribe nació el 4 de julio de 1952. En 1977 terminó su carrera de abogado y comenzó una como político. Fue alcalde y en 2002 llegó a la presidencia con la promesa de "mano dura", luego de un fallido intento de paz.

Se lo vinculó a sectores paramilitares y al narcotráfico, sin que prosperaran investigaciones contra él.

Para algunos su animadversión a la guerrilla tiene que ver también con un incidente personal.

El 14 de junio de 1983 un grupo armado, al parecer de las FARC en un aparente intento de secuestro, atacó la finca "Guacharacas", en Antioquia a unos 250 kilómetros al norte de Bogotá. Los atacantes asesinaron a Alberto Uribe, su padre, e hirieron a su hermano menor Santiago, quien falleció después.

Un negociador de las FARC, que habló con la AP con la condición de no usar su nombre para no afectar los intentos de diálogo tras el plebiscito, no ocultó sus discrepancias con Uribe y consideró que el ex mandatario busca una paz no inclusiva, sino mediante el exterminio, incluso físico, de los rebeldes.

Pese a sus diferencias, el líder de las FARC, Rodrigo Londoño conocido como "Timochenko", intentó hace unos meses un acercamiento con Uribe en busca de paz.

"Timochenko" reconoció que fueron enemigos, pero lo exhortó a "conversar tranquilamente...sobre el futuro de nuestra nación".

Uribe nunca respondió a ese llamado.

-----------

Andrea Rodríguez está en: www.twitter.com/ARodriguezAP

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario