Deportes 03 enero 2017

Una reforma podría reducir el número de tazones colegiales

Nunca ha habido más tazones del fútbol americano colegial. Y tres años después de que se adoptó el formato de playoffs con una final, surgen más preguntas que nunca acerca de por qué se realizan estos partidos, especialmente cuando jugadores destacados como Christian McCaffrey y Leonard Fournette prefieren ausentarse de la postemporada a fin de cuidarse para el draft de la NFL.

La NCAA, organismo regulador del deporte colegial, ha impedido la creación de nuevos tazones. Así, seguirán siendo 40 hasta 2019.

En los años siguientes, los involucrados con estos encuentros —comisionados, directores deportivos y ejecutivos de los tazones— contemplarán vías para mejorar el sistema.

Deberán responder una pregunta que suena complicada: ¿Qué debe ser un tazón colegial?

Existen posibilidades de que se reduzca el número de partidos, se impongan límites basados en estadísticas sobre cuántos tazones pueden realizarse en una conferencia. Existe también la posibilidad de que los partidos de postemporada se realicen en el campus de la universidad cuyo equipo sea local, y no en sedes predefinidas.

Pero, ¿qué hay para aquellos que añoran los días en que había una docena de tazones que recompensaban sólo a los mejores equipos del fútbol americano colegial? Sólo eso, nostalgia. Su retorno luce más difícil que el de los cascos de cuero para proteger la cabeza de los jugadores.

Todos parecen coincidir en que, si bien el sistema de tazones es imperfecto, no debe eliminarse por completo.

Andy Bagnato fue periodista deportivo y trabajó cuatro años como ejecutivo de relaciones públicas para el Fiesta Bowl. Dirige ahora Bagnato Pflipsen Communications, una consultoría que ayudó a que Phoenix consiguiera la sede de las semifinales del básquetbol colegial de este año y la final del fútbol americano universitario de 2016.

"La pregunta para la gente en el fútbol (americano) colegial es '¿cuál es la utilidad del tazón?''', explicó Bagnato. "¿Es un gran viaje para los alumnos, para los atletas-estudiantes? ¿Es para exponer tu programa ante la televisión durante cuatro horas? ¿Es un ejercicio de promoción de marca para la escuela y su conferencia? Para las comunidades, creo que las preguntas son: ¿se convierten en imanes para el turismo? ¿Un tazón es útil para atraer turistas? Hay que analizar todos esos factores. No sé que haya una razón para realizar los tazones".

El motivo es quizás que se han realizado durante años.

"Lo primero que queremos es que esto sea una recompensa para los jugadores", comentó Bob Bowlsby, comisionado de la conferencia Big 12 y jefe del comité de supervisión de fútbol americano para la NCAA.

El problema es que los tazones recompensan también la competencia, no la excelencia.

Cuando la temporada regular se expandió a 12 partidos, se estableció que los equipos con foja de 6-6 eran elegibles para ir a un tazón. Y los dirigentes se sintieron presionados para colocar a cada equipo elegible en un tazón.

Los entrenadores quieren las prácticas adicionales para el tazón a fin de desarrollar jugadores y ofrecer la posibilidad de disputar ese partido a los estudiantes reclutados.

"Señor comisionado, si mi equipo tiene un récord de 6-6 y no va a un tazón, voy a ser su peor enemigo", recordó Wright Waters que le había dicho el rector de una universidad. Wright, actual director general de la Asociación de Tazones de Fútbol americano, fue comisionado de la Conferencia Sun Belt.

Los tazones aumentaron a 40 cuando las conferencias integrantes del grupo Power Five aseguraron su lugar en buena parte de los partidos existentes. Otras conferencias, como la American Athletic, la Sun Belt y la Mountain West trabajaron para crear nuevos tazones, frecuentemente con la ayuda dela cadena ESPN.

El resultado es que, durante los últimos dos años, hubo equipos con récord de 5-7 que disputaron un tazón.

"A partir de 2020, dudo de verdad que haya 40 tazones", consideró Karl Benson, comisionado de Sun Belt y quien ha fungido al frente de las conferencias Western Athletic y Mid-American.

Pero ninguna conferencia suprimirá voluntariamente alguno de sus tazones.

Y será entonces cuando el comité de supervisión debería intervenir. Bowlsby dijo que el grupo ha analizado datos para determinar cuántos lugares puede ocupar en un tazón cada conferencia. Los tazones deberán redefinirse a partir de 2020, y es probable que las conferencias queden limitadas a un número que corresponda al promedio de equipos elegibles que hayan generado en los últimos cinco años.

Benson dijo que en 2013, Texas State tuvo una foja de 6-6, pero quedó fuera de la postemporada. Fue entonces cuando la conferencia tuvo la idea de que los Bobcats jugaran un 13er encuentro en su campus.

"Podría ser una forma de resolver esto cuando tengamos demasiados equipos para el número de tazones disponibles", sugirió Benson.

Tal vez ello mejore los niveles de asistencia, que cayeron 4,94% esta temporada, respecto de la anterior, de acuerdo con datos compilados por la Asociación de Tazones de Fútbol Americano. La asistencia promedio fue de 43.018 espectadores en 2015-16 a 40.893 en esta campaña.

___

Ralph D. Russo está en Twitter como www.Twitter.com/ralphDrussoAP

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario