Mundo 17 marzo 2016

UE conviene en plan de envío de migrantes a Turquía

BRUSELAS, Bélgica (AP) — Los líderes de la Unión Europea convinieron en un plan para enviar a decenas de miles de inmigrantes de regreso a Turquía, algo que propondrán el viernes al primer ministro turco Ahmet Davutoglu.

En una reunión nocturna en Bruselas el jueves, los líderes respaldaron un mandato de negociaciones con Turquía que, afirman, no causaría deportaciones masivas, y algunas diferencias fueron sorteadas con concesiones para tener algo que dar al gobierno turco a cambio de su ayuda.

"Los 28 han logrado un acuerdo sobre una propuesta", dijo el presidente francés Francois Hollande. "Era ya muy noche, pero se logró".

Sin embargo, el primer ministro holandés Mark Rutte indicó que lograr el acuerdo no ha sido fácil.

"Se trata de un proceso complicado", señaló. "Pienso que podemos obtener un acuerdo de esto, tenemos que lograr un acuerdo de todo esto. Pero la carrera no ha terminado aún".

En su desesperación por aliviar la presión de las fronteras europeas tras la llegada de más de un millón de inmigrantes en un año, la UE ha acudido a Turquía con la esperanza de frenar el flujo de refugiados a la sobrecargada Grecia.

El plan básicamente externalizaría a Turquía la mayor emergencia de refugiados que Europa ha tenido en décadas, pese a las preocupaciones sobre la falta de desarrollo en su sistema de asilo y a las violaciones a los derechos humanos.

Bajo el pacto, la UE pagaría por enviar a Turquía a los nuevos migrantes que lleguen a Grecia que no cumplan con los requisitos para recibir asilo. Por cada migrante devuelto, la UE aceptaría un refugiado sirio, hasta llegar a un total de 72.000 personas a ser distribuidas en naciones europeas.

A cambio de la ayuda de Turquía —hogar de 2,7 millones de refugiados sirios— la Unión Europea ofrecerá hasta 6.000 millones de euros (6.600 millones de dólares) en ayuda, menos restricciones de visa para los ciudadanos turcos y una aceleración en las pláticas sobre la incorporación a la UE.

Donald Tusk, presidente de la cumbre y presidente del Consejo de la Unión Europea, y Rutte tienen programado presentar a Davutoglu los términos de Europa para el acuerdo el viernes.

Si Davutoglu se opone, los jefes de Estado y de gobierno de las 28 naciones de la UE se reunirían de nuevo a fin de reconsiderar su postura.

Pero el primer ministro belga Charles Michel advirtió que Turquía no debe esperar nada gratis.

"Un acuerdo no puede ser un cheque en blanco", dijo después del primer día de la reunión. "Un acuerdo es posible pero no es algo seguro. Nosotros preferimos no tener un acuerdo que obtener un mal acuerdo".

Grupos defensores de los derechos humanos y legisladores de alto rango de la UE han censurado el plan al considerarlo una cesión cínica, que sacrifica los derechos universales para consentir a un impaciente electorado harto de recibir a gente que huye de la guerra y la pobreza.

Incluso algunos líderes reconocieron que la UE camina por la cuerda floja.

"Se encuentra en los límites del derecho internacional", aseguró la presidenta lituana Dalia Grybauskaite antes que los líderes firmaran el acuerdo tentativo.

___

Menelaos Hadjicostis en Bruselas y Costas Kantouris en Idomeni, Grecia, contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario