Mundo 23 agosto 2016

Turquía lanza ataques contra el Estado Islámico en Siria

ANKARA, Turquía (AP) — Turquía atacó con artillería objetivos del Estado Islámico al otro lado de la frontera con Siria el martes por segundo día consecutivo, en medio de noticias sobre que los rebeldes sirios respaldados por Ankara preparan una ofensiva contra una ciudad fronteriza controlada por el grupo extremista en el norte sirio.

La ofensiva se produce tras dos rondas de mortero, que se cree fueron lanzadas por los radicales, a suelo turco desde la localidad siria de Jarablus. La fuente, que habló bajo condición de anonimato en línea con las regulaciones del gobierno, no dio más detalles.

Turquía ha redoblado las medidas de seguridad en su frontera ante Jarablus, controlada por el grupo extremista, desplegando tanques y vehículos blindados de transporte de personal en los últimos días. Cientos de combatientes sirios de oposición respaldados por Turquía se han reunido en la zona fronteriza turca de Karkamis, según activistas sirios, con vistas a un ataque sobre Jarablus.

A Ankara le preocupa el creciente poder de las fuerzas curdas sirias respaldadas por Estados Unidos, que considera vinculadas a grupos curdos que libran una insurgencia en el sureste de Turquía.

En Siria, un grupo de liderazgo curdo conocido como las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF, por sus siglas en inglés) liberó este mes la cercana localidad de Manbij de manos del Estado Islámico, agravando los temores en Ankara a que puedan controlar toda la franja en la frontera turca.

La localidad está en una línea crucial de suministros y es el último punto de frontera que conecta directamente al Estado Islámico con Turquía y el mundo exterior, además de separar zonas bajo control curdo en el norte de Siria.

Por otro lado, un comandante rebelde afiliado a las SDF murió poco después de emitir un comunicado anunciando la formación del llamado Consejo Militar de Jarablus y en el que se prometía proteger a los civiles de la ciudad de la "agresión" turca.

Abdel-Sattar al-Jader fue abatido por hombres armados desconocidos el lunes por la noche, una hora después de leer un comunicado difundido en internet en el que también acusó a Turquía de movilizar combatientes y "terroristas" a través de la frontera hacia Jarablus. Al-Jader prometió resistir los esfuerzos turcos por tomar la ciudad y advirtió a Ankara que evitara nuevas agresiones. Las SDF también emitieron un comunicado en el que declararon su pleno apoyo al consejo.

En un comunicado publicado tras la muerte del comandante, el consejo atribuyó el asesinato a agentes turcos de seguridad. Turquía no hizo comentarios sobre el tema en un primer momento.

Las rondas de mortero, disparadas el martes por la mañana desde Jarablus alcanzaron la localidad Karkamis, en la provincia turca de Gaziantep, según reportes del periódico The Hurriyet y otros. Uno de ellos explotó en el jardín de una casa sin causar heridos.

El ejército turco respondió lanzando 40 proyectiles que alcanzaron cuatro objetivos del grupo Estado Islámico, dijo según la agencia estatal de noticias Anadolu, después de que tres cohetes disparados desde Siria aterrizaron en un solar vacío en la ciudad de Kilis. Las fuerzas aéreas turcas "cubrieron la zona con fuego", indicó la agencia estatal sin dar más detalles. Nadie resultó herido por los cohetes.

El lunes, Turquía atacó con artillería a una milicia curda respaldada por Estados Unidos, además de posiciones del grupo islamista, en Siria.

___

La periodista de Associated Press Zeina Karam en Beirut contribuyó a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario