Mundo 22 agosto 2016

Trump promete ser "justo pero firme" en inmigración

AKRON, Ohio, EE.UU. (AP) — El candidato presidencial republicano Donald Trump prometió el lunes ser "justo pero firme" con los casi 11 millones de inmigrantes que viven en Estados Unidos de manera ilegal, un cambio de tono que generado cuestionamientos sobre si se está retractando de sus promesas previas de efectuar deportaciones masivas.

El multimillonario empresario, cuya retórica y enfoque intransigente hacia la inmigración lo impulsaron hasta la nominación presidencial republicana, insiste en que no "está dando bandazos" en el polémico tema, mientras trabaja para ganar apoyo a dos meses y medio de que se realicen las elecciones.

Pero en un encuentro el sábado con activistas hispanos, Trump indicó que estaba abierto a considerar a aquellos que no han cometido crímenes, más allá de las faltas migratorias, para que obtengan alguna forma de estatus legal, aunque los asistentes le pidieron aclarar las cosas aún más.

"La impresión que me dio es que la campaña está trabajando en políticas sustanciales para ayudar a los indocumentados que están aquí, incluyendo algún tipo de estatus para que no puedan ser deportados", dijo el pastor Mario Bramnick, presidente de la Coalición de Liderazgo Hispano Israelí, quien estuvo entre la audiencia del sábado.

Cualquier cambio de tono sería algo drástico para Trump, cuyas posturas en el tema migratorio han sido una piedra angular de su campaña. Durante la elección primaria, el magnate prometió usar una "fuerza de deportación" para sacar del país a millones de personas que viven en Estados Unidos sin permiso legal, una propuesta que animó a muchos de sus partidarios más fieles, pero ahuyentó a electores hispanos que podrían ser determinantes en estados clave.

Trump dijo el lunes en una entrevista con el programa "Fox & Friends" que él estaba trabajando "con mucha gente de la comunidad hispana" para intentar dar con una solución.

"Queremos tener una respuesta realmente justa, pero firme. Tiene que ser muy firme. Pero queremos algo justo", afirmó.

Después, el candidato republicano dijo a Bill O'Reilly, de Fox News Channel, "yo simplemente quiero respetar la ley".

"Lo primero que vamos a hacer, si gano y cuando gane, es deshacernos de los malos. Hemos tenido miembros de pandillas, homicidas, tenemos mucha gente mala que tiene que irse de este país. Los vamos a sacar", apuntó.

"En cuanto a los demás, nos iremos por el proceso", afirmó Trump, quien puso como ejemplos las políticas del presidente Barack Obama y del ex mandatario George W. Bush.

Cuando le preguntaron a Kellyanne Conway, la nueva gerente de campaña de Trump, si el plan seguía incluyendo una fuerza de deportación, ella dijo el domingo que eso todavía "está por determinarse".

"Incluso el senador Jeff Sessions", un radical en asuntos de inmigración, "no deporta en su plan a 11 millones de personas", afirmó Conway el lunes a la CNBC.

Trump tenía previsto para el jueves pronunciar un discurso sobre el tema en Colorado, pero lo ha aplazado.

Desde hace semanas hay indicios de que Trump había comenzado un cambio. Líderes empresariales y religiosos de la comunidad hispana, quienes desean ver una postura más incluyente de Trump, han informado de las conversaciones a puerta cerrada sostenidas con el magnate y afirman que éste ha dejado entrever la posibilidad de que adopte una política de inmigración menos punitiva centrada en la "compasión" y el respeto a la ley al mismo tiempo.

En la convención republicana del mes pasado, la directora de comunicaciones hispanas del Comité Nacional Republicano, Helen Aguirre Ferre, dijo a los reporteros en una conferencia en español que Trump ya había dicho "que no haría deportaciones masivas", a pesar de que él no ha dicho eso en público.

En su lugar, agregó Aguirre, "él se enfocará en deshacerse de los indocumentados violentos que tienen antecedentes penales y viven en el país".

De hecho, el primer anuncio de televisión de Trump para la elección general menciona específicamente la expulsión de inmigrantes sin permiso de residencia que tengan antecedentes criminales, y agrega que si Clinton resulta electa, "los inmigrantes ilegales hallados culpables de cometer crímenes, se van a quedar".

Pero la campaña de Trump rechaza la idea de que él esté cambiando de curso. "El señor Trump no dijo hoy nada que no haya dicho ya varias veces antes, incluido su discurso en la convención", dijo el director de respuesta rápida Steven Cheung.

Durante un mitin efectuado el lunes en la noche en Akron, Ohio, muchos simpatizantes de Trump parecían desconcertados ante el posible cambio del candidato.

"El señor Trump es un hombre inteligente que aprovecha el sentido común", dijo Jennifer Carter, dueña de un negocio pequeño y quien es de Barberton, Ohio. "Sabe que no puede destrozar familias y cargar autobuses de personas para expulsarlas".

Sin embargo, Robin Luich, de 52 años, dijo que las personas que hayan infringido la ley deben ser vedadas permanentemente. "No puede haber excepciones. Quien esté aquí ilegalmente, ya no tiene que volver", afirmó Robin, de Medina, Ohio, quien es madre y se dedica al hogar.

Cuando le preguntaron cómo se sentiría si Trump suaviza su postura para permitir la permanencia de algunos inmigrantes sin permiso, ella contestó: "Causaría decepción. No es lo que se supone que haría".

En medio del debate, Trump dejó claro que no estaba interesado en ceder sobre otra parte de su plan de inmigración: un muro a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos.

"Vamos a construir el muro", dijo Trump en el mitin. "Ese muro se levantará tan rápido que hará girar su cabeza".

En tanto, Clinton pasará los siguientes tres días en actos de recaudación de fondos en California. Hará escala en las casas de algunos famosos como los actores Justin Timberlake y Jessica Biel en Los Angeles; pronunciará discursos ante donantes acompañada del miembro del salón de la Fama de la NBA, el basquetbolista Magic Johnson, en Beverly Hills, y se entrevistará con el director general de Apple Tim Cook y otros líderes empresariales en Silicon Valley.

Sin embargo, el escándalo de los emails la sigue persiguiendo. En las más recientes revelaciones, el Departamento de Estado informó el lunes que revisará casi 15.000 correos que no se han dado a conocer. Los emails fueron recuperados por el FBI durante una investigación —ahora cerrada— sobre el manejo de información delicada que pasó por el servidor particular que estaba en la casa de Clinton cuando ella era secretaria de Estado.

Abogados del departamento anticipan que se difundirá la primera tanda de estos nuevos correos a mediados de octubre, lo que eleva la posibilidad de que nuevos emails enviados o recibidos por la candidata presidencial demócrata puedan ser del dominio público justo antes del día de las elecciones.

___

Colvin informó desde Nueva York. La periodista de The Associated Press, Lisa Lerer, en Los Angeles, contribuyó a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario