Associated Press 22 julio 2016

Trump promete proteger a la comunidad LGBTQ

CLEVELAND, Ohio, EE.UU. (AP) — Con cinco letras, Donald Trump acabó con décadas de reparos republicanos a la hora de apoyar abiertamente los derechos de los homosexuales, al menos por una noche.

La petición de Trump, en su discurso ante la Convención Nacional Republicana, de que se proteja a la "comunidad LGBTQ" fue un punto de inflexión para el Partido Republicano: la primera vez que se ha planteado el tema en un discurso para aceptar la candidatura republicana a la presidencia.

Hace cuatro años, Mitt Romney no pronunció la palabra "gay", ni mucho menos el acrónimo completo — que engloba a lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, y personas con otras identidades sexuales y de género o están en proceso de determinarlas.

Sin embargo, Trump, como si quisiera asegurarse de que envía el mensaje, lo empleó no una sino dos veces.

"Haré todo lo que esté en mi poder para proteger a nuestros ciudadanos LGBTQ de la violencia y la opresión de una odiosa ideología extranjera", dijo Trump, añadiendo para más énfasis: "Créanme".

Si los delegados republicanos reunidos en Cleveland para nominar a Trump se vieron sorprendidos por la declaración, no lo demostraron. Vitorearon, con gran volumen.

Incluso el candidato pareció sorprendido por su reacción.

"Debo decir que como republicano es genial escucharles celebrar lo que acabo de decir", comentó Trump, desviándose del discurso preparado. "Gracias".

Es probable que el atractivo inequívoco de adoptar un tono más inclusivo permita a los republicanos tocar un tema crucial para una generación de votantes más jóvenes en ambos lados del espectro político. También enfrenta directamente a Trump con la plataforma del partido.

De hecho, el partido republicano ha hecho más gestos para alejarse de los derechos homosexuales que en los años anteriores, por ejemplo con una nueva crítica a la paternidad homosexual al afirmar que los niños criados por un padre y una madre tienden a ser "más sanos física y emocionalmente". El partido mantiene su oposición al matrimonio homosexual y a que las personas transgénero puedan elegir qué baños utilizan en edificios públicos.

Desde luego, Trump está muy lejos de ser el candidato que habrían escogido los defensores de los derechos homosexuales. A diferencia de Hillary Clinton, que respalda el matrimonio entre personas del mismo sexo, Trump ha dicho que nominaría a jueces para el Supremo que pudieran revocar la decisión que lo legalizó en todo el país. Una vez describió ese fallo como "una conmoción" y dijo que los estados deberían poder decidir al respecto, una posición alineada con la ortodoxia del partido republicano.

Sin embargo, el magnate neoyorquino ha hablado a menudo con entusiasmo sobre su amistad con personas homosexuales y ha evitado la retórica anti homosexuales que han abrazado muchos otros aspirantes republicanos. Después de que un hombre armado que dijo rendir lealtad al grupo Estado Islámico matara a 49 personas en un club nocturno gay de Orlando, en Florida, Trump dijo que él sería mejor que Clinton porque no permitiría la entrada de inmigrantes musulmanes que quieren "asesinar gays".

En otra novedad para los republicanos, un orador abiertamente gay admitió su sexualidad el jueves desde el escenario, y puso a otros republicanos en un compromiso al decir que discrepa con algunas partes del ideario. Peter Thiel, cofundador de PayPal, dijo que sólo Trump ha sido franco sobre cómo "las falsas guerras culturales" distraen del declive económico de Estados Unidos.

"Estoy orgulloso de ser gay", declaró Thiel. "Estoy orgulloso de ser republicano. Pero, sobre todo, estoy orgulloso de ser estadounidense".

Su discurso fue recibido con vítores y una larga ovación, con algunas delegaciones en pie, en otro momento llamativo para un congreso republicano.

Salvo por los momentos en la noche de clausura, la convención para nominar a Trump incluyó silencios incómodos en las infrecuentes ocasiones en las que salió el tema de los derechos homosexuales. En la última tarde de actos hubo discursos del presidente del Family Research Council, Tony Perkins, y el líder evangélico Jerry Falwell Jr., dos férreos enemigos de los derechos homosexuales.

Para los que confíen en que la candidatura de Trump mejor la reputación del partido entre los defensores de los derechos homosexuales, hay otro desafío: los principales grupos de esa causa han criticado a Trump alegando que la tolerancia hacia una minoría no excusa los prejuicios hacia otros —como hispanos o musulmanes— ni las declaraciones poco halagadoras sobre las mujeres.

"Su odio hacia cualquiera es una gran preocupación", dijo Jay Brown, de la Human Rights Campaign. "Cuando ataca a las mujeres, nos ataca a nosotros. Cuando ataca a los musulmanes, nos ataca a nosotros".

Los republicanos homosexuales afirman que ese argumento es un intento de grupos de izquierdas por confundir temas distintos para ayudar a los demócratas a ganar elecciones y recaudar dinero.

"Están decididos a mantener esto como un tema político", afirmó el estratega republicano Richard Grenell.

Grenell, que es gay, renunció en 2012 a su cargo de portavoz de política exterior del entonces candidato republicano Mitt Romney, entre presiones de los conservadores que cuestionaron los valores conservadores de Romney por el nombramiento.

___

Josh Lederman está en Twitter como http://twitter.com/joshledermanAP

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario