EEUU 17 noviembre 2016

Trump podría debilitar la regulación financiera

WASHINGTON (AP) — Cuando fue candidato, Donald Trump prometió reiteradamente eliminar regulaciones financieras que consideró engorrosas, entre ellas las normas aprobadas por el Congreso para evitar que la economía se desplome como ocurrió hace menos de una década.

Ahora —en medio de los preparativos de su equipo de transición para ascender a la presidencia— parece poco probable que la Ley Dodd-Frank sea derogada por completo, aunque el mismo Trump cuando era candidato la tildaba de "una vergüenza" y "un desastre". Los expertos temen que habrá un debilitamiento gradual pero significativo de esa legislación aprobada en 2010.

"No creo que la estrategia del nuevo equipo sea la de incapacitar por completo a la ley Dodd-Frank, pero sí creo que quieren eliminar algunas partes", dijo James Cox, experto en economía en la Universidad Duke.

La meta declarada del equipo de transición es bastante clara: "Desmantelar la Ley Dodd-Frank y reemplazarla con políticas que estimulen el crecimiento económico y la creación de empleos".

Los republicanos desde siempre se han quejado de la Ley Dodd-Frank y particularmente de la creación de la Agencia de Protección al Consumidor. Esa agencia amplió pronunciadamente la capacidad del gobierno de vigilar la comercialización de productos financieros ya sea hipotecas, tarjetas de crédito o préstamos estudiantiles. Los críticos dicen que la ley Dodd-Frank se excedió en sus facultades y que ahora los bancos no pueden otorgar créditos que son requeridos para empresas y negocios.

Sin embargo, muchos expertos dicen que un relajamiento de la Dodd-Frank —que fue la reforma más radical del sistema financiero estadounidense desde la Gran Depresión— podría llevar a un resurgimiento de los préstamos desenfrenados que causaron la crisis financiera. Dodd-Frank limita muchas de las prácticas riesgosas que provocaron la crisis y que llevaron a la grave recesión subsiguiente. Al final el erario público tuvo que financiar el rescate de compañías de Wall Street que estaban al borde del colapso.

Aparte de la agencia de protección al consumidor, hay otras partes de la Dodd-Frank que podrían estar en peligro bajo una presidencia de Trump:

- El Consejo de Supervisión para la Estabilidad Financiera. Es un grupo de reguladores que monitorea el sistema bancario a fin de detectar cualquier vulnerabilidad que pueda provocar otra crisis. Por ejemplo, puede declarar que una empresa es demasiado grande y demasiado dependiente del sistema financiero a tal punto que su colapso podría llevar al derrumbe del sistema entero. En ese caso la empresa es colocada bajo un sistema de vigilancia más rígido. Los críticos dicen que el consejo tiene facultades excesivas.

- Las normas que según los críticos, afectan desproporcionadamente a bancos pequeños y regionales que no tenían nada que ver con la crisis financiera. Para esos bancos, dicen los detractores, es tan difícil cumplir con las normas que se ven incapacitados de otorgar créditos o de impulsar el crecimiento económico.

Con todo, la realidad es que nadie sabe qué hará el gobierno de Trump con las regulaciones financieras. Aunque los republicanos controlan la Cámara de Representantes, tiene solo 52 de los 100 escaños del Senado y necesitarían 60 para vencer una medida de obstrucción. La senadora Elizabeth Warren, una demócrata liberal y férrea crítica de los excesos de Wall Street, probablemente será la organizadora de muchas votaciones de resistencia conocidas como filibusterismo".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario