EEUU 13 noviembre 2016

Trump nombra a Priebus y a Bannon a cargos en la Casa Blanca

WASHINGTON (AP) — El presidente electo Donald Trump nombró secretario general de la Casa Blanca al jefe del Partido Republicano, Reince Priebus, y como su principal estratega presidencial al dueño de un medio digital conservador Stephen Bannon, dos hombres que representan polos opuestos al interior de esa fuerza política.

Con su decisión de nombrar a Priebus y Bannon a cargos de alto rango en la Casa Blanca, Trump está haciendo tentativas de acercamiento a los círculos tradicionales republicanos y al ala contraria a la corriente principal del partido, la cual contribuyó al ascenso político del empresario.

Priebus tiene profundos vínculos con los líderes legislativos republicanos, en particular con el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan. Bannon dirigió antes el sitio de internet Breitbart, que era un crítico implacable del liderazgo republicano, incluido Ryan.

Bannon ocupó un lugar notablemente importante en el comunicado en el que se anunciaron los nombramientos, una disposición curiosa, dado que el secretario general de la Casa Blanca suele ser considerado el cargo más importante del Ala Oeste de la mansión presidencial.

Cuando Bannon dirigió Brietbart, el cibersitio impulsó una agenda nacionalista y opuesta a la clase dirigente, y se convirtió en uno de los principales medios de prensa de la llamada derecha alternativa, un movimiento a menudo asociado con la supremacía blanca y la defensa de los "valores occidentales".

Ni Priebus ni Bannon aportan experiencia política importante a sus nuevos puestos en la Casa Blanca. El secretario general desempeña un papel importante en particular en la elaboración de políticas, ya que funge como enlace con las agencias del gabinete y decide la información que llega al escritorio del presidente.

Con frecuencia, el secretario general de la Casa Blanca es uno de los funcionarios que permanece al final en la sala con el mandatario cuando se adoptan decisiones de gran envergadura.

Junto con el vicepresidente electo Mike Pence, el triunvirato encabezará la transición de Trump rumbo a la Casa Blanca y contribuirá a guiar la presidencia del magnate, dijo el mandatario electo en un comunicado.

"Estoy encantado de que mi equipo altamente exitoso continúe conmigo en encabezar a nuestro país", señaló Trump. El multimillonario se refirió a Priebus y Bannon como "líderes altamente calificados que trabajaron bien juntos en nuestra campaña y nos dirigieron hacia una victoria histórica".

Priebus describió su nombramiento como "un honor" y auguró que el multimillonario "será un gran mandatario para todos los estadounidenses".

Los nombramientos tuvieron lugar después de una jornada en la que el plan al que Trump se refirió sin rodeos con el fin de controlar la inmigración no autorizada mostrara indicios de fracturas el domingo: el presidente electo se retractó de su compromiso de construir un muro a lo largo de la frontera sur de Estados Unidos, y Ryan expresó su rechazo a que se forme una "fuerza de deportación" dirigida contra las personas que viven sin permiso en el país.

Después de que Trump dijera al programa "60 minutos" de la CBS que su muro fronterizo podría parecer más una valla en algunos tramos, el combativo multimillonario recurrió a Twitter para cobrarse algunas afrentas.

Durante una andanada de cuatro horas, Trump criticó con severidad al periódico The New York Times, presumió la lista de incondicionales del Partido Republicano que lo felicitaron, y alardeó que sus firmes detractores y rivales de esa fuerza política como John Kasich, Mitt Romney y Jeb Bush le habían enviado sus parabienes.

Los expresidentes George W. Bush y George H.W. Bush también le "desearon lo mejor por la victoria. ¡Muy bien!" The New York Times es "deshonesto" y "altamente impreciso", escribió Trump a sus 14 millones de seguidores.

Mientras el magnate emitía sus tuits de venganza, los personajes influyentes intercambiaban amenazas y las protestas continuaban en todo el país.

El presidente electo se retractó de su compromiso de campaña que había inspirado a sus partidarios a corear "¡Construye el muro!" durante los actos políticos multitudinarios del multimillonario.

¿Aceptaría una valla en algunos lugares de la frontera? En una entrevista que sería transmitida el domingo, Trump dijo a "60 Minutos": "En ciertas áreas, sí, pero también en ciertas áreas un muro es más adecuado. Podría haber una valla en algunos tramos".

Extractos de esa entrevista fueron difundidos por adelantado.

Trump también se había comprometido a deportar de inmediato a los 11 millones de personas que viven sin permiso en el país.

Pero en la entrevista señaló que se concentrará primero en expulsar o encarcelar a entre dos millones y tres millones "que son delincuentes y tienen antecedentes delictivos, a los miembros de pandillas, a los vendedores de drogas".

Trump hizo énfasis en que la seguridad en la frontera es su mayor prioridad en asuntos de inmigración.

En ese punto, Ryan estuvo de acuerdo. Pero en el programa "State of the Union" de la CNN, el presidente de la Cámara de Representantes rechazó el tipo de "deportaciones masivas" que el magnate había propuesto durante la campaña.

"No estamos planeando erigir una fuerza de deportación", declaró Ryan.

Surgieron nuevas tensiones el domingo cuando la directora de campaña de Trump, Kellyanne Conway, dijo que el líder demócrata del Senado, Harry Reid, debía cuidarse en un "sentido legal" por haber caracterizado a Trump como un depredador sexual. Cuando le preguntaron si el magnate estaba amenazando con demandar judicialmente a Reid, Conway respondió que no.

Pero Adam Jenleson, subjefe de personal de Reid, dijo que Trump "se está escondiendo detrás de su cuenta de Twitter y enviando a su gente a la televisión para que amenace a sus detractores".

___

Los periodistas de The Associated Press Julie Pace, Jonathan Lemire, en Nueva York, y Jill Colvin, contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario