Associated Press 18 noviembre 2016

Trump hereda sistema de inmigración desbordado

SAN DIEGO (AP) — El presidente electo Donald Trump, que ha prometido mano dura hacia la inmigración ilegal, heredará un sistema desbordado por la continua llegada de grandes cantidades de centroamericanos y haitianos que ingresan al país a través de la frontera con México.

El país ya casi no da abasto para detener a los inmigrantes, alojarlos y deportarlos, si así lo dispone un juez.

Las autoridades han dicho que liberarán a los haitianos que han estado ingresando al país en grandes números, dando marcha atrás con su promesa de encarcelarlos hasta que fuesen deportados.

Un funcionario del gobierno dijo a la Associated Press que la decisión de liberar a los haitianos que llegan a Arizona y California obedece a que no hay donde alojarlos. Agregó que se los liberará con la orden de que se presenten a tribunales de inmigración, un recurso al que se apela cuando no hay espacio en los centros de detención, por razones humanitarias o como parte de esfuerzos por mantener las familiar unidas.

Antes de ser liberados, se investiga si los haitianos tienen antecedentes penales. El informante no estaba autorizado a hablar del tema en público, por lo que insistió en no ser identificado.

Las autoridades de inmigración anunciaron el jueves que la semana que viene abrirán un gran centro para procesar inmigrantes que ingresaron al país ilegalmente, en un esfuerzo por hacer frente a la gran cantidad de familias y menores que cruzan la frontera. La instalación se encuentra en Tornillo, cerca de El Paso, y puede alojar hasta 500 personas.

La ola de inmigrantes irregulares y la falta de espacio en los centros de detención de la frontera será uno de los desafíos más inmediatos que tendrá Trump al asumir en enero.

Tropezará también con una creciente oposición a las condiciones imperantes en los centros de detención de la Patrulla de Fronteras y el ICE (Servicio de Control de Inmigración y Aduanas)-

Por ejemplo, la Patrulla de Fronteras de Arizona enfrenta una demanda de inmigrantes que dicen que sus celdas están atestadas, son sucias y no tienen calefacción. Un juez federal de Tucson dijo el martes que se inclina por ordenar a la Patrulla que mejore las condiciones, aunque todavía no emitió la directiva.

Inmigrantes que ingresan por Texas dicen que cuesta dormir en las cárceles de la Patrulla de Fronteras porque son demasiado frías, al punto de que se las conoce como "hieleras". La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza asegura velar por "la seguridad y el bienestar de las personas bajo custodia, especialmente las más vulnerables".

En California miles de haitianos llegaron desde México en los últimos meses, algunos vía Brasil, tras recorrer más de 11.000 kilómetros (7.000 millas) por tierra. Se presentan generalmente en el puesto fronterizo de San Ysidro, en San Diego, el cruce más transitado del país.

Entre octubre del 2015 y septiembre del año en curso se presentaron unos 5.000 haitianos en San Ysidro, abrumando la capacidad de procesamiento de los inspectores. Y las autoridades dicen que hay otros 40.000 en camino.

El Departamento de Seguridad Nacional dijo la semana pasada que hay unas 41.000 personas en centros de detención del servicio de inmigración, comparado con una población típica de entre 31.000 y 34.000.

No está claro cuántos haitianos han sido excarcelados desde este cambio de política, aunque el ICE dice que deportó a 230 y que unos 4.400 siguen detenidos.

La portavoz del ICE Jennifer Elzea dijo en un comunicado que se expulsa a los haitianos siguiendo un orden de prioridades, empezando con quienes cometieron delitos o representan una amenaza para la seguridad nacional.

La decisión de excarcelar a los haitianos seguramente no hará sino abrumar más todavía los tribunales de inmigración, donde hay más de medio millón de casos pendientes. La demora en procesar los casos es tal que los inmigrantes generalmente pasan años en el país antes de que un juez decida si hay que expulsarlos o no.

En una estación de buses de Phoenix, varias mujeres centroamericanas dijeron el jueves que las autoridades las liberaron con la condición de que se presenten a un tribunal de inmigración. La guatemalteca Yarley Cobón lucía un monitor electrónico en su tobillo y estaba acompañada por su hija de cuatro años.

La mujer, de 22 años, dijo que se fue de Guatemala hace unas tres semanas e ingresó al país por Texas. Se entregó a la Patrulla de Fronteras y estuvo detenida seis días. Su familia le pagó un pasaje de autobús para que viajase a Los Angeles, donde tiene programada una vista la semana que viene.

Cobón dijo que el centro de detención de la Patrulla de Fronteras donde fue retenida estaba lleno de mujeres con niños.

"Me sentaba y me paraba todo el tiempo. Estaba desesperada. Había niños llorando y suciedad", manifestó.

Ana Lidia Dubón Martínez está en el octavo mes de embarazo con mellizos. Se fue de Honduras con su hermano de 11 años hace casi un mes. Cruzaron el río a nado por Matamoros, México, y se entregaron a las autoridades en Estados Unidos.

Se dirige a Los Angeles en autobús.

Estados Unidos anunció en septiembre que suspendía las protecciones especiales que había concedido a los haitianos tras el terremoto del 2010 y que los trata ahora como a cualquier otro inmigrante. Los centroamericanos, sobre todos los hombres adultos, son generalmente detenidos hasta su deportación. Los mexicanos tienden a ser devueltos a su país inmediatamente.

Las mujeres con niños como Cobón y Dubón Martínez generalmente son liberadas y se les da una citación judicial, igual que a los haitianos.

___

Spagat informó desde San Diego, Caldwell desde Washington y Galván desde Phoenix.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario