Associated Press 26 noviembre 2016

Trump critica gestiones para recontar votos

WEST PALM BEACH, Florida, EE.UU. (AP) — El presidente electo Donald Trump condenó el sábado la campaña para recontar votos en tres estados que fueron cruciales para su victoria en las elecciones del 8 de noviembre, la primera vez que enfrenta al Partido Verde mientras realiza gestiones para formar su gabinete.

El magnate neoyorquino, quien durante la campaña aseveró a diario que la elección estaba "amañada", dijo en un comunicado difundido por su equipo de transición que el plan para el recuento es "un timo".

Trump había hecho poco caso a la lucha de la candidata presidencial de los verdes Jill Stein para revisar los totales de votación en Wisconsin, Michigan y Pennsylvania. Las autoridades de Wisconsin anunciaron el viernes que realizarían el primer recuento de elección presidencial en la historia del estado.

"El pueblo ha hablado y la elección terminó", declaró el sábado. "Debemos aceptar este resultado y mirar hacia el futuro".

Al mismo tiempo, Trump se apresura a cubrir puestos en su gabinete, pues apenas ha arañado la superficie de la tarea de crear el enorme equipo necesario para operar su gobierno antes de la investidura del 20 de enero.

Los expertos dicen que las transiciones presidenciales son de gran vulnerabilidad para la nación, y entre las vacantes están los titulares de los departamentos de Defensa, Estado y Seguridad Nacional.

Trump, quien prácticamente no tiene experiencia en relaciones internacionales, publicó el sábado un tuit referente a la muerte del líder cubano Fidel Castro —"Fidel Castro ha muerto"— y después emitió un comunicado más detallado.

"Aunque Cuba sigue siendo una isla totalitaria, espero que hoy sea un punto de partida de los horrores sufridos por tanto tiempo, y hacia un futuro en el que el maravilloso pueblo cubano finalmente viva en la libertad que tanto se merece", dijo Trump.

Su equipo de transición no respondió solicitudes para aclarar su política sobre Cuba, la cual no fue congruente durante su campaña.

Trump insinuó primero que apoyaba las órdenes del presidente Barack Obama que relajaban el embargo comercial contra Cuba. Luego se retractó menos de un mes antes de los comicios, y prometió derogar la orden de Obama a menos que el gobierno de la isla cumpliera ciertas demandas, como garantizar "libertad religiosa y política para el pueblo cubano y la excarcelación de presos políticos".

Por su parte, la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton se unió el sábado formalmente al esfuerzo para el recuento de votos. Stein, quien recibió el 1% de los sufragios a nivel nacional, ha recaudado millones de dólares para cubrir el costo del recuento.

"Debido a que no habíamos descubierto ninguna evidencia justificable de hackeo o de intentos externos de alterar la tecnología de votación, no habíamos planeado ejercer esta opción por nuestra cuenta", escribió el sábado en un blog el abogado de la campaña de Clinton, Marc Elias. "Pero ahora que comenzó un recuento en Wisconsin, tenemos la intención de participar con el fin de asegurarnos de que el proceso se realice de una manera justa para todas las partes".

Elias dijo que Clinton tomaría el mismo curso de acción en Pennsylvania y Michigan si Stein hace solicitudes de recuento en esos estados, aun cuando resulta poco probable que ello cambie el resultado de las elecciones.

"Sin importar el potencial para cambiar el resultado en alguno de los estados, creemos que es importante, en principio, asegurarnos de que nuestra campaña esté representada legalmente en cualquier proceso judicial y representada en el lugar de los hechos para vigilar el proceso de recuento", escribió Elias.

Clinton obtuvo cerca de 2 millones de votos más que Trump, pero el magnate ganó 290 votos electorales por 232 de Clinton. Se requieren 270 votos electorales para ganar la presidencia.

Trump, quien reiteradamente puso en entredicho la integridad del sistema electoral de Estados Unidos antes de su victoria, dijo que el intento de hacer recuento es "un timo del Partido Verde para una elección que ya ha sido reconocida".

"Los resultados de esta elección deben ser respetados, no impugnados ni maltratados, que es exactamente lo que está haciendo Jill Stein", dijo Trump en el comunicado, que no hace referencia a una participación de Clinton.

Trump pasó el fin de semana largo por el Día de Acción de Gracias con su familia en su residencia Mar-a-Lago en Palm Beach. Tenía planeado dedicarse a buscar los prospectos que ocuparán los cargos cruciales de su gobierno durante estas vacaciones de trabajo.

El viernes, Trump nombró a la analista de Fox News, Kathleen Troia "KT" McFarland como asesora adjunta de seguridad nacional y nombró a su abogado de campaña Donald McGahn como asesor de la Casa Blanca.

Trump tenía previsto regresar el domingo a su domicilio en Nueva York con vistas a sus reuniones del lunes con prospectos para ocupar los cargos de su gobierno, entre ellos el jefe policial David Clarke, del condado Milwaukee en Wisconsin.

Clarke es considerado posible titular para la Seguridad Nacional. La abierta oposición de Clarke al movimiento "Las vidas de los negros importan" lo hizo popular entre muchos sectores conservadores.

Trump y el vicepresidente electo Mike Pence también tienen programadas para el lunes reuniones con el procurador de Oklahoma, Scott Pruitt, el representante republicano Lou Barletta, de Pennsylvania, el exdirector de la Comisión de Valores y Cambio, Paul Atkins, el presidente de la empresa World Wide Technology, David Steward, y el director general de la firma General Growth, Sandeep Mathrani.

Debido a divisiones internas se ha retrasado la crítica decisión del nombramiento del secretario de Estado.

Las opciones incluyen al exalcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, quien carece de experiencia en política exterior, pero fue muy leal a Trump, y el candidato presidencial republicano de 2012, Mitt Romney, quien se opuso enérgicamente a la candidatura del multimillonario pero es considerado más apto para el cargo. El senador de Tennessee, Bob Corker, también es posible aspirante al puesto.

Por su parte, el rector de la Universidad Liberty, Jerry Falwell Jr., dijo que el magnate le ofreció el cargo de secretario de Educación, pero lo rechazó por razones personales.

Falwell afirmó el sábado a The Associated Press que Trump quería que se comprometiera en el cargo durante cuatro o seis años. Falwell señaló que no podía dejar Liberty por más de dos años.

Trump anunció el miércoles que ha escogido para el puesto a la defensora de las escuelas subvencionadas, Betsy DeVos.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario