Associated Press 01 noviembre 2016

Trump ataca a Clinton en Michigan, un estado demócrata

GRAND RAPIDS, Michigan, EE.UU. (AP) — En el último tramo de su campaña con vistas a los comicios, Donald Trump insistió el lunes en su estrategia y arremetió contra su contrincante demócrata Hillary Clinton en Michigan, un estado que no ha favorecido a un candidato presidencial republicano en casi tres décadas.

El mensaje de Trump fue acogido por sus simpatizantes, pero la posición del magnate entre el electorado frustraba y preocupaba a los republicanos, que temen que se haya quedado encasillado mucho tiempo en su estilo político poco convencional, incluso cuando el más reciente giro sobre los problemas de la correspondencia electrónica de Clinton representa una nueva oportunidad en la campaña.

"Elegirla haría que nuestro gobierno y país se hundieran en una crisis constitucional que no podemos darnos el lujo de tener", declaró Trump en Grand Rapids, donde afirmó que la nueva revisión dispuesta por el FBI sobre la correspondencia electrónica de Clinton era prueba de que la ex secretaria de Estado podría afrontar un juicio penal como presidenta.

Según diversas encuestas a nivel nacional, la contienda por la Casa Blanca se está volviendo más reñida.

Sin embargo, cuando ya se han emitido más de 23 millones de sufragios en la votación anticipada, se desconoce si Trump tendrá el tiempo o la capacidad para mejorar considerablemente su posición entre el electorado en la próxima semana en estados como Michigan, donde pocos expertos políticos de ambos partidos prevén una victoria republicana en los comicios del 8 de noviembre.

Clinton, al defenderse de la nueva investigación del FBI, concentró sus actividades el lunes en Ohio, un estado en el que ningún candidato tiene la ventaja y que el equipo de campaña de Trump reconoce que el magnate necesita ganar.

"No existen méritos para un proceso", insistió Clinton. "La mayoría de la gente decidió hace bastante tiempo lo que piensa sobre todo este asunto".

Horas después, el director de campaña de Clinton, Robby Mook, censuró lo que describió como una "flagrante doble moral" después de que la cadena NBC difundiera que el director del FBI, James Comey, se opuso a difundir detalles sobre una posible intromisión rusa en los comicios estadounidenses porque estaba muy cerca el día de las elecciones.

Comey envió el viernes una carta a los líderes del Congreso en la que explicaba el nuevo interés del FBI en los correos electrónicos de Clinton.

The Associated Press no ha corroborado la versión de la CNBC, y el FBI declinó el lunes hacer declaraciones sobre el particular.

En medio de las ofensivas y contraofensivas, la contienda por la Casa Blanca se reduce a una simple pregunta: ¿Son aplicables los convencionalismos de las campañas modernas a la contienda electoral de 2016 que ha sido todo menos convencional?

Gran parte del año, Clinton ha inundado las ondas de radio con propaganda, ha reunido un archivo de datos de electores que va en aumento y ha construido una organización política a nivel nacional que empequeñece la de su contrincante.

Clinton y sus aliados en una docena de estados en los que ningún candidato es favorito tienen más de 4.800 personas tocando puertas, haciendo llamadas y en términos generales apoyando la candidatura de la ex secretaria de Estado.

Las estadísticas de Clinton, según recientes documentos de campaña, triplican las de Trump y las del Partido Republicano a nivel nacional y estatal.

En el último año, el empresario neoyorquino ha ignorado bastante los factores cruciales de las recientes campañas victoriosas, al depender de actos políticos multitudinarios y cobertura de prensa gratuita para impulsar su candidatura como personalidad externa al Partido Republicano.

Esta semana, Trump ha dedicado su recurso más valioso, su tiempo, a estados donde las encuestas dejan entrever que Clinton lo supera por márgenes considerables.

___

Peoples informó desde Washington. Los periodistas de The Associated Press Julie Pace, en Kent, Ohio; Lisa Lerer, Hope Yen y Sam Hananel, en Washington; Nicholas Riccardi, en Denver, y Thomas Beaumont, en Des Moines, Iowa, contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario