Associated Press 19 noviembre 2016

Trump acepta zanjar demandas contra su universidad falsa

SAN DIEGO (AP) — Durante más de seis años, Donald Trump luchó contra demandas con las que antiguos clientes de su ahora desaparecida Trump University lo acusaron de fraude. Menos de dos semanas después de ser elegido presidente, aceptó zanjar las disputas mediante un acuerdo por el que pagará 25 millones de dólares.

"Definitivamente detectamos un cambio de tono y un cambio de enfoque" después de la elección, dijo el abogado de los demandantes, Jason Forge, al anunciar el acuerdo el viernes.

Aproximadamente 7.000 estudiantes serían elegibles para recibir reembolsos si el juez de distrito Gonzalo Curiel aprueba el pacto extrajudicial. Bajo los términos del acuerdo, el presidente electo republicano no admite haber incurrido en delito alguno en la resolución de dos demandas federales de acción colectiva entabladas en San Diego y una demanda presentada por el fiscal general de Nueva York, Eric Schneiderman, un demócrata. El acuerdo para el arreglo extrajudicial fue anunciado por el propio Schneiderman.

El acuerdo se anunció 10 días antes del programado inicio de la selección del jurado en el caso más antiguo, que se presentó en San Diego en abril de 2010. La denuncia acusó a Trump University, que no era una escuela acreditada, de defraudar a los estudiantes que pagaron hasta 35.000 dólares anuales para inscribirse en diversos cursos en los que se prometía revelar los secretos del magnate para los negocios de bienes raíces.

El magnate siempre rechazó las acusaciones y durante la campaña dijo que no llegaría a ningún acuerdo extrajudicial. Durante un mitin en mayo declaró ante sus partidarios que acudiría a San Diego para dar su testimonio después de que ganara la presidencia.

"Yo pude haber solucionado extrajudicialmente este caso muchas veces, pero no quiero este tipo de arreglos cuando tenemos la razón. No creo en ellos. Y cuando uno comienza a zanjar casos extrajudicialmente, ¿saben qué sucede? Todo mundo lo demanda a uno porque llega a ser conocido como propenso a los arreglos extrajudiciales. Un detalle mío es que no me conocen como alguien que acceda a acuerdos extrajudiciales", había dicho Trump en aquella fecha.

Dos días después de las elecciones, el principal abogado de Trump en los casos de San Diego, Daniel Petrocelli, dijo que estaba "atento" a las conversaciones sobre posibles arreglos extrajudiciales y aceptó una oferta de mediación del juez federal de distrito Jeffrey Miller.

Forge dijo que el acuerdo fue alcanzado una hora antes de una audiencia para Curiel donde se sopesaría la petición más reciente de Trump de retrasar el juicio hasta después de la toma del poder el 20 de enero próximo. El abogado de los demandantes dijo que el papel de Miller como mediador era "muy crítico". El juicio fue cancelado tras el anuncio del acuerdo extrajudicial.

"Estuvimos trenzados de la garganta del otro durante seis años y medio y pudimos encontrar el terreno común con ellos", dijo Forge a los periodistas.

Con el acuerdo, el presidente electo evitó un juicio en un caso potencialmente embarazoso que había prometido pelear. En las demandas se argumentaba que la escuela incumplió su promesa de enseñar a ser una persona exitosa en bienes raíces, que engañó a los estudiantes por llevar el nombre de universidad cuando ni siquiera era una escuela acreditada, y por decir que Trump elegía "personalmente" a los profesores.

En un comunicado, los abogados de Trump dijeron que no tenían "ninguna duda" de que la Trump University hubiera prevalecido en un juicio, pero la "resolución de estos asuntos le permite al presidente electo Trump a dedicar toda su atención a los asuntos importantes que enfrenta nuestra gran nación".

Schneiderman dijo que los 25 millones de dólares que pagará Trump o una de sus entidades empresariales incluyen indemnizaciones a las víctimas y un millón de dólares en sanciones al Estado.

Trump "nos refutó en todo el proceso: presentaba acusaciones infundadas y apelaciones inútiles, y se rehusaba a aceptar un acuerdo extrajudicial incluso por cantidades modestas de indemnización para las víctimas de su universidad falsa. Hoy, todo eso cambia", declaró Schneiderman en un comunicado

Hace seis meses, cuando la defensa buscó infructuosamente un aplazamiento para después de la asunción presidencial, el principal abogado de Trump, Petrocelli, señaló que el periodo entre la elección y la juramentación en el cargo es muy ajetreado para cualquier presidente electo, pero eso era preferible a un juicio durante la campaña.

"La tarea es trascendental, excesivamente compleja, y requiere cuidadosa coordinación que implica al personal y equipos respectivos tanto del presidente (Barack) Obama como del presidente electo Trump", escribieron los abogados del magnate.

"En poco menos de tres meses, el presidente electo debe prepararse para dirigir y administrar 15 departamentos ejecutivos, más de 100 agencias federales, dos millones de empleados civiles y un presupuesto de casi cuatro billones de dólares".

Los abogados de Trump también habían propuesto que el presidente electo testificara mediante un video grabado antes del comienzo del juicio colectivo previsto para el 28 de noviembre.

___

Klepper contribuyó a este despacho desde Albany, Nueva York. El periodista de The Associated Press Bernard Condon en Nueva York contribuyó para este despacho

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario